María Jesús Ruiz se rapa el pelo a cambio de comida

Raquel Mosquera ha sido la encargada de hacerle un nuevo y atrevido look a la modelo después de que esta aceptara raparse a cambio de tres pollos y una tarta de chocolate.

image
Telecinco

Los supervivientes se han enfrentado al ‘juego de las tentaciones’, una prueba en la que tenían la oportunidad de renunciar a algo con tal de poder conseguir una suculenta recompensa. Por ejemplo, Raquel Mosquera renunció a comerse un pollo asado con Sergio Carvajal con tal de conseguir un dibujo de sus hijos, Francisco prefirió un kit de buceo a quedarse con una ecografía de su nieto y Hugo se comió una pizza familiar con Logan y Sergio a cambio de no escuchar la opinión de su madre acerca del último enfrentamiento con Sofía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Las recompensas más personales se pagaban a un precio más alto. Sofía aceptó estar toda una semana siendo la única persona que puede cuidar el fuego a cambio de poder hablar con su madre, mientras que el Maestro Joao se autocastigó junto a Francisco y Hugo con no poder participar en la próxima prueba de recompensa a cambio de recibir una visita sorpresa en la isla.

Telecinco

Sin embargo, fueron dos los supervivientes que lo tuvieron más difícil. A Sergio Carvajal le propusieron cortarse ‘bastante’ el pelo con tal de poder hablar vía telefónica con su novia. Aunque el ‘influencer’ lleve semanas lamentándose de echar mucho de menos a su pareja, declinó la oferta porque no le parecía justo que tuviera que renunciar a algo tan importante para él por algo que sus compañeros han recibido sin dar nada a cambio.

Quiero verla, no me vale una llamada. El pelo es mi imagen y trabajo con marcas que requieren que tenga el pelo largo. No voy a renunciar a una buena temporada de curro por una llamada”, sentenció visiblemente molesto. Ante su negativa, Lara Álvarez decidió ofrecerle hablar con ella medio minuto con tal de quedarse con el pañuelo con el que se recoge el pelo, proposición que acabó aceptando.

Telecinco
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una vez volvió a la bancada junto a sus compañeros, arrancó a llorar sin consuelo. “Lo que me duele es que yo tenía esperanzas de verla pronto”, afirmó. Jorge Javier, al ver su disgusto, quiso explicarle el motivo de por qué su novia no había visitado todavía la isla. “El programa ha intentado por todos los medios que tu novia pueda ir a visitarte a Honduras. Lo que pasa es que Natalia, que para quien no lo sepa es gimnasta, no ha obtenido permiso del centro de alto rendimiento en el que está”, aseguró. Además, aumentó la cantidad de tiempo que podrá hablar con su novia hasta los dos minutos.

Telecinco

La última en jugar al juego de las tentaciones fue María Jesús Ruiz. A la modelo le ofrecieron la posibilidad de disfrutar de una sorpresa muy grande que le esperaba en la playa si se rapaba el pelo. Sin embargo, ella tan solo quería comida y no hacía más que decir que se pensaría cambiar de look a cambio de una buena cantidad de alimento: tres pollos con patatas fritas y una tarta de chocolate grande.

Además, la ex Miss España puso un par de cláusulas más: la comida se la servirían en diferentes días y no tendría que compartirla con nadie. Jorge Javier, que pensaba que no se iba a atrever, aceptó la oferta, ¡y bien que se atrevió María Jesús! Entre lágrimas, Raquel Mosquera se dispuso a cortarle el pelo a la peluquera al tres. “Me caso en septiembre. ¡No me puedo casar sin pelo!”, se lamentaba la inesperada clienta de la peluquera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Telecinco

Antes de la sesión de peluquería, Jorge Javier permitió que la superviviente se despidiera tranquilamente de su pelo y le dedicara unas palabras. “Yo nunca he cortado el pelo a una persona que estuviera llorando”, apuntó Raquel Mosquera, quien puso todo su empeño en dejarla guapa. La mayor preocupación de María Jesús era no tener el pelo lo suficientemente largo de cara a su próxima boda, que espera sea en septiembre. “Julio, si no te quieres casar conmigo, lo entenderé”, afirmó.

Raquel decidió tranquilizarla y recordarle que siempre podría ponerse extensiones de cara a su gran día. “¡Y lo fresquita que vas a estar!”, le recordó. Cuando sus compañeros vieron lo que había hecho con su pelo, no pudieron más que admirar su osadía y reconocerle que estaba muy agraciada. “¡Ay, Dios! Que sepas que no te queda tan mal”, opinó Sofía. “Estás loca, pero muy guapa”, añadió el Maestro Joao.

Telecinco
Publicidad - Sigue leyendo debajo