Samantha Vallejo Nágera protagoniza el momento más tenso de 'MasterChef'

La concursante rusa de 52 años lloró amargamente después de que la jueza de 'MasterChef' le regañara por elaborar mal el postre que los concursantes de la sexta edición debían elaborar en la prueba grupal. Samantha la regañó sin piedad y provocó el llanto de la empleada del hogar, que se rompió. Menos mal que Pepe Rodríguez acudió en su ayuda para aplacar los ánimos.

image
TVE

La culpa fue del... ¡praliné! y no del cha cha chá que diría Gabinete Galigari. Pero Samantha Vallejo Nágera se quedó a gusto tras la reprimenda que le echó a Oxana, la concursante rusa de la sexta edición de 'MasterChef'. Ella ejercía de capitana en la prueba grupal y, como quiere ser repostera cuando salga del concurso, se encargaba de elaborar el postre, un praliné (una pasta muy utilizada en pastelería que se realiza mezclando almendras y avellanas). Pero con tan mala fortuna que la rusa patinó en su elaboración y la jueza, a priori más tranquila del concurso, estalló contra ella.

TVE

Cuando Samantha vio semejante mejunje, la recriminó duramente: "Esto es un praliné malo, mal hecho. No has pelado las avellanas. Las cosas se hacen con prisas pero bien hechas. Y el resultado tiene que ser excelente".

TVE

No contenta con ello, siguió con su perorata y le recordó que a estas alturas del concurso, estas cosas no podían pasar: "Ya estamos en la semifinal. Y estas avellanas tienen que tener un color dorado, no quemado. Si no están bien hechas, el praliné es una porquería".

TVE

La rusa, muy afectada por la bronca, trató de justificarse diciendo: "Samantha, yo no soy una superespecialista en hacer praliné". Algo que la irritó aún más. "Tostar unas avellanas es de primero de pastelería", la respondió duramente la jueza.

Esta acusación cayó como una losa sobre la aspirante que rompió a llorar amargamente. Y aunque sus compañeros trataron de animarla, fue en vano porque la empleada del hogar rusa entró en bucle y no daba pie con bola. Hasta que llegó Pepe Rodríguez para aplacar los ánimos.

TVE

Entre lágrimas, intentó explicarle por qué lloraba y por qué le había salido mal la receta: "No me salen las cosas. Yo quiero ser repostera pero no me sé todas las recetas". Pepe, comprensivo, trató de consolarla: "Tranquila Oxana. No te bloquees que tienes talento de sobra. Tranquila que lo vas a hacer muy bien".

TVE

Y sus palabras fueron mano de santo, porque la rusa se tranquilizó, le dió un beso de agradecimiento y pudo continuar la prueba. Lástima que al final Oxana tuvo que ir a la prueba de eliminación de la que se salvó. Y ya forma parte de los cuatro finalistas de la sexta edición de 'MasterChef'. ¡Felicidades!

Publicidad - Sigue leyendo debajo