Carmen Lomana, en su mejor momento

La socialité aprovechó unos días de vacaciones para instalarse en la localidad malagueña, donde disfrutó de la playa y del relax con un buen amigo.

Carmen Lomana en Marbella
Agencias

Carmen Lomana parece que se encuentra en su mejor momento profesional –es una de la concursantes de la tercera edición de 'Masterchef Celebrity'– y personal. Hace unos días, la archiconocida millonaria desveló su verdadera edad, 70 años, y lo puede decir con orgullo, ya que luce una figura envidiable. Así lo pudimos ver durante la jornada playera que disfrutó con uno de los muchos amigos que tiene en Marbella, donde posee un lujoso ático. Para Carmen este quizá sea un verano muy especial, ya que su corazón tiene dueño, Gigi Barón Biaggio, al que ella se refiere como su “amor”. ¿Será el italiano el definitivo? Ella misma fue la encargada de confirmarlo en instagram: "Con mi amor Gigi Barón Biagio de Bruccoleri", comentó la celebrity.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

No sería de extrañar que haya sucumbido a los encantos de Carmen. ¡Vaya tipazo que tiene la empresaria! Enfundada en un bañador de dos piezas azul cielo, con un top de estilo 'bandeau', presumió de abdomen y de moreno. ¿Qué hay que hacer para llegar así a los 70?

Agencias

Su Gigi no le acompañó en la jornada playera, aunque sí estuvo con un buen amigo suyo, con el que incluso se dio un abrazo, pues Lomana ha sido siempre muy cariñosa con sus amigos.

Agencias

Además de su edad, Lomana ha desvelado más cosas sobre su vida este verano. La televisiva acudió a 'Chester', el programa de Risto Mejide, en el mes de junio, donde contó cómo fue la muerte de su marido, Guillermo Capdevilla, que falleció en un accidente de tráfico de 1999. Asegura que lo suyo fue un flechazo, pero el día de su muerte fue uno de los más duros de su vida. "Nos fuimos a pasear por la playa y hablábamos lo felices que éramos. Recuerdo que al día siguiente se despidió de mí y le dije que a dónde iba tan guapo. Yo me fui a la peluquería y cuando regresé, me extrañó que no estuviera el coche. Estaba sonando el teléfono y era la policía foral. Fue horrible. Ni siquiera pude articular palabra", contó Carmen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo