Ágatha Ruiz de la Prada se sincera en 'Mi casa es la vuestra'

La diseñadora ha sido una de las primeras invitadas de Bertín Osborne en la nueva temporada de 'Mi casa es la vuestra' y no ha dudado en hablar de cómo ha cambiado su vida en unos años.

Ágatha Ruiz de la Prada
Telecinco.es

Ágatha Ruiz de la Prada no quiso faltar al estreno de la nueva temporada de 'Mi casa es la vuestra'. La diseñadora pasó una divertida velada con Bertín Osborne y Mariló Montero en la que no dudó en hablar sin tapujos. Ambas hablaron de sus divorcios, asegurando que ahora están mejor, aunque Ágatha quiso confesar que desde que se separó, ha adelgazado muchísimo por el 'shock', de hecho asegura que lo llama "shock diet"; "Quiere decir que cuando tienes un shock adelgazas de verdad". Sin embargo, tanto ella como Mariló, han recuperado sus sonrisas tras sus separaciones. "Para que un matrimonio dure hay que estar separados", confesaba Mariló, a lo que Ágatha añadía; "Y ni así dura".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero hay algo que no le gustaba nada a la diseñadora en su vida de casada, y eran esas típicas "cenas de matrimonios". Sí, lo de juntarse varias parejas de casados y compartir mesa era algo que no soportaba. Y hay algo más... Tampoco le gustan, en absoluto, las cenas de mujeres; "Puedo comer con mujeres, pero cenar no, prefiero irme a dormir", confesaba.

Telecinco.es

En el programa también abordaron la polémica que creó la diseñadora con su vestido de la bandera de España. Ella considera que las tiendas tienen una obligación con lo que comunican, porque es más importante que lo que venden; "Es necesario que la gente te quiera" y por esa razón colocó una bandera en su tienda de Serrano, hasta que un día se propuso hacer un traje bandera y tal fue el éxito del traje que fue trendic topic mundial. "Es la primera vez en la moda española en que se saca una bandera de España", comentaba orgullosa.

Pronto se unió a la cena Julio Iglesias Jr., que también dejó alguna que otra confesión para la memoria de todos... Desde la vida con su padre hasta cómo le sentó que su hermano Enrique no fuera a su boda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo