Ágatha Ruiz de la Prada cuenta qué es lo peor de Luis Miguel Rodríguez

La diseñadora y el empresario han recogido el premio 'La extraña pareja', concedido por la peña periodística Cuarto Poder, en Madrid. La complicidad entre ellos es tal que no dudan revelar a la prensa qué piensa el uno del otro.

Ni Ágatha Ruiz de la Prada ni Luis Miguel Rodríguez quieren ponerle nombre a su relación, pero lo cierto es que la complicidad entre ellos no puede ser mayor. La pareja recogió' el premio 'Extraña Pareja', concedido por la peña periodística Cuarto Poder, en un almuerzo celebrado en el madrileño restaurante Casa Lucio. La diseñadora y el empresario llegaban juntos y felices y remataban su presencia con un beso con el que ponían fin a los rumores de distanciamiento entre ellos. "Nos ha gustado mucho ser la extraña pareja", confirmaba la diseñadora que llevó la voz cantante durante la entrega del premio. Ante las preguntas de los periodista de si se podía decir que seguían juntos, ambos daban largas. "Conocí a Luismi un lunes y el martes ya estaba en todos los periódicos. No queremos perder la libertad y tener que estar cada cinco minutos diciendo cómo estamos", contestaba la homenajeada zanjando cualquier tipo de pregunta al respecto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ágatha y Luis Miguel posaron felices con su premio, una escultura realizada por el artista d’Emo.

Ágatha ya había confesado qué lo que más le gusta de Luis Miguel es "como recicla", pero hasta ahora no había dicho qué es lo que peor llevaba de su 'pareja'. "Que tiene mucho encanto", apuntaba la diseñadora. Por su parte, el empresario, mucho más comedido durante el almuerzo, no dudó en destacar que de Ágatha lo que más le gusta es que "es una crack y hay pocas mujeres como ella".

La diseñadora y el empresario aún no saben cómo pasarán las fiestas navideñas. "A luismi no le gusta hacer planes. Me preocupan las navidades. Es una obsesión que tengo en la vida. Los dos somos muy navideños, pero no hemos hecho planes".

Por eso cuando le preguntan si tienen planes de boda, ella contesta: "¿Para que me voy a casar? ¿Qué gano yo casándome? y él añade: "Se verá sobre la marcha".

Lo cierto es que boda o no, la 'extraña pareja' pasa mucho tiempo junta, tanto que Luis Miguel contó que se está "bebiendo toda la bodega de Pedro J. He empezado por los Vega Sicilia y también la Ginebra no vaya a ser que Ágatha me deje". El empresario confesó que se ducha "con el champú" del periodista y que "con su batín he hecho trapos para la cocina".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y hablando del exmarido de la diseñadora, Ágatha no se arrepiente de "haberme portado bien" y perdonarle una infidelidad hace años. Sobre la relación de sus hijos con la nueva mujer del periodista, lo tiene claro: "Cuando más se conozca a esta señora mejor para mí". La diseñadora se deshace en halagos con su hija, Cósima, de la que destaca el "sentido comercial extraordinario que tiene desde pequeña".

Ágatha también reveló que ya conoce a la nieta de Luis Miguel Rodríguez. "Es una niña ideal. Se parece mucho a su abuela. La ves y es Luismi acostadita".

Sobre los problemas legales del empresario, en concurso de acreedores, Luismi se muestra esperanzador. "Vamos a ser positivo, vamos a acabar con beneficios. Fue una mala gestión mía porque quise hacer más cosas de las que podía", afirmó.

Aunque su boda está descartada, de momento, a la que sí espera ir la diseñadora es a la de Belén Esteban. "Espero que me invite, el vestido no se lo estoy haciendo yo, en caso contrario, lo diría". Tampoco sabe "cuándo veré a la Reina con un vestido mío".

E igual que llegaron. Se fueron. Juntos y felices después de que pidieran, para compartir, un helado de chocolate de postre que Ágatha le daba con su cuchara.

Publicidad - Sigue leyendo debajo