Jaime Peñafiel: "La monarquía no tiene futuro"

Es el periodista que más sabe sobre la Familia Real española, ya que durante muchos años fue su cronista y le ha servido para acumular un sinfín de anécdotas e historias fascinantes. Ahora se las revela a su amiga Rosa Villacastín en esta extensa entrevista donde Jaime Peñafiel lo cuenta todo.

Jaime Peñafiel y Rosa Villacastín en la Entrevista 10.
Guillermo Jimenez

A sus 88 años, Jaime Peñafiel sigue en la brecha, escribiendo artículos, asistiendo a debates o dando conferencias, además de publicar libros en los que cuenta y no acaba sobre su relación con la Familia Real Española, tras muchos años como cronista social. Un icono para quienes intentan abrirse camino en el difícil mundo del Periodismo rosa. Nos recibe en su casa, donde vive con Carmen, la mujer de su vida, rodeado de recuerdos, de fotografías en las que se le puede ver con un jovencísimo príncipe Felipe, con la emperatriz Farah Diva, con Carlos de Inglaterra o con la reina Sofía, a quien dedica su último libro, con motivo de su 80 cumpleaños y de la que hace un exhaustivo análisis, como esposa, madre y abuela que es.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Jaime, me sorprende que en el último capítulo aborde el tema de la muerte de su propia hija.

Alguien puede pensar que es un ajuste de cuentas: no lo es porque yo no soy vengativo, entre otras razones porque me va muy bien y soy muy feliz, y tampoco rencoroso porque sé perdonar. En cuanto a la muerte de mi hija si he querido abordar este tema es porque es un capítulo de mi vida muy doloroso.

¿Qué tuvo que ver la Reina Sofía en esa tragedia familiar?

Cuando yo acudo a la reina Sofía con la intención de desahogarme, lo hago porque entonces ella presidía una Fundación contra la droga. Si le pedí audiencia fue porque, como padre, yo estaba muy desestabilizado por la situación en la que se encontraba mi hija. Pensé que podíamos intercambiar puntos de vista sobre un asunto tan penoso. Me costaba entender que una chica que lo tenía todo, era joven, era bonita, inteligente y políglota, se hubiera enganchado a la droga.

¿Qué ocurrió entonces?

En mi desesperación, le escribí una carta a Doña Sofía que no contestó y que pasó al rey Juan Carlos, que sí me llamó para preguntarme en qué podía ayudarme. A los dos meses de morir mi hija, recibí noticias de la Reina a través del secretario de la Casa Real. Una carta que en modo alguno podía consolarme. Fue entonces cuando escribí: usted será la Reina de España, pero jamás será mi Reina.

Una espina que tiene clavada en su corazón.

Sí, en realidad el libro es un homenaje a mi hija, a nadie más, porque este es un tema que a los únicos que importa es a su madre y a mí. El libro no es un alegato contra la Reina: es un repaso en su faceta de esposa, madre y abuela. Un análisis honesto, leal y legal.

¿Ha sido una gran profesional como dijo el rey Juan Carlos?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sí, porque ha ejercido el oficio de Reina con mucha dignidad. Bien es cierto que es hija de reyes reinantes y de emperadores pero, si tuviera que definirla, diría que ha sido una gran Reina, que se acostaba como Reina, se levantaba como Reina y ha ejercido como Reina, incluso después de la abdicación del Rey.

La educaron para eso, ¿no es así?

Pero sus primeros años en España fueron muy duros: yo lo sé porque entonces teníamos muy buena relación. Cuando a mí me contratan en la revista '¡Hola!', se publicó que era un gran fichaje y, para mi sorpresa, me llamó el rey Juan Carlos para preguntarme cuánto cobraba.

"Nadie como Letizia se había atrevido a hablarle a Felipe como hizo ella el día de su petición de mano. No debe olvidar que ella es la consorte del Rey", reconoce Jaime Peñafiel.
Guillermo Jimenez


¿Se lo dijo?

Y me respondió: "¿Sabes cuánto me pagan a mí?: 75.000 pesetas". De ahí tenía que pagarlo todo, el servicio, la comida, en fin, una miseria. Les controlaban las coca colas que tomaban: aquello les hizo sufrir mucho, les marcó y les humilló. Situaciones que no ha vivido afortunadamente su hijo, el rey Felipe. Fueron años muy difíciles pero, aun así, la reina Sofía se mantuvo al lado de Juan Carlos.

Cuando se casó, ¿ignoraba la situación de don Juan Carlos en España?

El mayor error de doña Sofía es que estaba muy enamorada. Ella se enamoró de Juan Carlos, que tenía un encanto especial, y él ni sí ni no. Prueba de ello es que se acostó con la condesa Olghina de Robilant, cuando iba a pedir su mano. No es algo inventado: ella misma lo contó en un libro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Está de acuerdo con la reina Victoria cuando dice: los Borbones se casan enamorados, pero inmediatamente se convierten en maridos infieles?

Totalmente, me lo dijo en una entrevista que le hice, pero aceptarlo fue un aprendizaje duro. Recuerdo que el día 22 de noviembre de 1975, día de su coronación, pasaron toda la tarde a solas, siendo como era lo más importante de su vida. Lo pude comprobar en persona porque me llamaron para que fuera al Palacio de la Zarzuela. Cuando llegué vi que no había nadie en los alrededores y cuando me pasaron al despacho del ya Rey, lo que vi retrata muy bien la situación.

Estoy en ascuas.

El Rey estaba sentado junto a su mesa de despacho, donde solo había una serie de cámaras fotográficas que estaba limpiando, mientras la reina Sofía, sentada en un silloncito, leía telegramas. Allí estuve con ellos dos horas y media y, en ese tiempo, ni una vez sonó el teléfono.

¿Por qué no fue la reina Federica a la proclamación?

Le prohibieron ir. Tampoco asistieron sus familiares más cercanos que estaban en Estoril con Don Juan, que era el gran perdedor, mientras la derecha rendía honores a Franco, que estaba de cuerpo presente en el Palacio de Oriente, y la izquierda celebraba su muerte.

¿Por qué tenía tan mala fama Federica?

Los altos cargos del Régimen no la querían porque no querían que influyera en su yerno como había influido en su hijo, el rey Constantino. No hay que olvidar que, siendo Príncipes, les tiraban tomates cuando iban a los desfiles.

Suele decir que vale más por lo que calla que por lo que cuenta. ¿Qué sabe que no quiere contar?

Muchas cosas. Hubo momentos muy duros, por ejemplo, cuando Juan Carlos le dice a Sofía que va a cazar a una finca próxima a Madrid, y a ella no se le ocurre otra cosa que coger a sus hijos e ir a verle, sin avisar. Cuando llega, ve que no hay guardias civiles, ni coches: se extraña y entra en la casa, le explican que el Rey no está, pero ella va habitación por habitación, hasta que le encuentra en una situación en la que no cabe escudarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Guillermo Jimenez

¿Por eso se va a la India con sus hijos?

Sí, se fue a la India con su madre y su hermana, que vivían en Madrás. Y se monta un gran lío porque se ha llevado a los tres hijos. No es algo que preocupara a los españoles pero se había llevado al Príncipe Heredero. Recuerdo que Joaquín Puig de la Bellacasa, gran amigo, me llamó para que yo fuera a Madrás.

¿Le proponían hacer de celestino?

No acepté, no podía prestarme a esa farsa, porque la Reina se fue para no volver, pero las presiones fueron tantas que al final regresó, tardó mucho pero volvió, porque, como decía la reina Victoria, Juan Carlos como todos los Borbones no pueden evitar ser infieles, porque ellos a ese capítulo de sus vidas no le dan importancia.

Amar es perdonar también.

Pero cuando la ofensa es pública la reparación tendría que serlo, lo que ocurre es que en este caso es imposible, no se iba a poner el Rey de rodillas para pedir perdón al país entero: por eso Sofía ha aguantado el tipo, de ahí que Juan Carlos diga que es una gran profesional.

¿Se deberían haber divorciado?

Sin lugar a dudas, porque convivir con un matrimonio roto es muy difícil. Hoy tenemos una Reina que es divorciada, en cambio cuando se descubre el romance de Carlos de Inglaterra con Camila Parker, todo el mundo sabía que Camila no sería Reina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Doña Sofía ha llorado mucho.

Muchísimo, pero de su madre ha heredado la pasión por la monarquía. En un momento llegó a decir: "Yo soy muy política, como mi madre". Cuando la famosa Marcha Verde, el Rey se reunió en Zarzuela con el marqués de Mondéjar, el ministro de Defensa de la época y algunos otros militares, la mayoría de los cuales opinaban que el entonces Príncipe no debía ir al Sahara.

¿Por qué?

Porque suponía un peligro para el Ejército. Fue doña Sofía quien dijo que debía ir, fue, y el éxito fue rotundo.

Se ha publicado que Alfonso Díaz y la reina Sofía, eran amigos fuertes.

¡Uff! Yo se lo pregunté a Alfonso y me dijo que cuando leyó la noticia tuvo un derrame en un ojo del disgusto. Tú, que eres mujer, entenderás lo que es estar locamente enamorada de un hombre y la reina Sofía lo estaba de don Juan Carlos. Ha sido Reina, esposa y sufridora.

Jaime Peñafiel repasa la vida de la reina emérita en su libro ’Los 80 años de Sofái: esposa, madre y abuela’.
Guillermo Jimenez

Les critica que no impidieran el matrimonio de sus hijas con Urdangarín y con Marichalar, ¿por qué?

Porque el resultado está a la vista. Sus matrimonios han sido una locura, han sido tres fracasos.

¿Cree que el de Felipe también lo es?

Felipe, que ha visto sufrir a su madre, siempre ha estado a su lado, porque las Infantas se largan en cuanto pueden, mientras que él se queda en La Zarzuela con un matrimonio que se lleva fatal. Por eso cuando él dice que se va a casar con una presentadora de televisión, su padre monta en cólera, y su madre le apoya.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Felipe ya había renunciado a Eva Sannum, lógico que quisiera luchar por Letizia.

A mí me gustaría saber si se le pagó a Eva Sannum o no para que desapareciera. Eso sólo lo sabe Fernando Almansa, a quien le tocó lidiar con este asunto, porque don Juan Carlos no tuvo el valor de enfrentarse a su hijo. Entre otras razones, porque moralmente no podía impedirle que se casara con quien él quisiera.

El amor se impuso a la razón.

Sí, evidentemente, es cuando el príncipe les dice a sus padres, esto es lo que hay, o lo tomáis o renuncio al trono. ¿Recuerdas aquel 12 de octubre que Felipe estaba en Nueva York con Letizia, y se negó a venir para estar en la Fiesta Nacional?

Estaba indispuesto, según dijeron.

Ese día se dan cuenta de que se ha enamorado, y que no hay vuelta atrás. Tiran la toalla y aprueban el matrimonio.

Soy firme defensora de Letizia porque creo que está desempeñando muy bien su papel.

Ese es el tema, quien decide que el rey Juan Carlos debe abdicar, no fue ni Rubalcaba ni Felipe González, fueron doña Sofía, cargada de razones, y Felipe, que quería ser Rey. Te voy a decir más: el día de la abdicación fue el más amargo de la vida de don Juan Carlos. Y un final terrible para el hombre que hizo posible la democracia en nuestro país.

Felipe asumió el pasado de Letizia y Letizia el pasado de Felipe.

El amor lo perdona todo, porque el pasado de todo el mundo es sagrado, y nadie tiene derecho a inmiscuirse en su vida; ahora bien, si te conviertes en la Reina de España, tenemos derecho a saberlo todo. Es lo que ocurrió cuando se anunció el noviazgo de Elena con Marichalar, dijeron que era banquero y sólo era un empleado. Inventarse biografías tiene esos problemas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Doña Sofía pierde la dignidad cuando días después del episodio de la catedral de Palma, se presta al paripé de aparecer junto a Letizia y sus nietas", dice el periodista.
Guillermo Jimenez

¿Molesta que Letizia no pertenezca a la aristocracia?

No, nadie como Letizia se había atrevido a hablarle a Felipe como hizo ella el día de su petición de mano. No debe olvidar que ella es la consorte del Rey. Un episodio desagradable fue el que tuvo lugar en la catedral de Palma el verano pasado.

En eso le doy la razón.

Eso venía de antes, no ocurre por casualidad, pero cuando Doña Sofía pierde la dignidad es cuando días después se presta al paripé de aparecer junto a Letizia y sus nietas. O cuando obligan a Letizia a visitar al Rey emérito en el hospital. Esas cosas no pueden pasar porque los españoles no somos tontos.

¿Tiene futuro la monarquía?

No, en eso don Juan Carlos fue muy listo porque sabía que para que sobreviviera la monarquía tenía que acercarse a la izquierda y lo hizo; en cambio, el rey Felipe no se ha dado cuenta de que no es su padre, aunque pretende hacer lo mismo que hizo él. Vivimos un momento muy complejo política y socialmente.

Mi foto favorita

Cedida

"Es una foto simpática, por eso me gusta tanto".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Quién es Jaime Peñafiel?

Nació. En Granada, el 13 de junio de 1932. Nieto de un magistrado e hijo de un ingeniero, se licencia en Derecho por la Universidad de Granada.

Trayectoria. Trabajó varios años en la agencia Europa Press, donde cubrió el viaje de Pablo VI a Tierra Santa, además de la guerra de Vietnam y la guerra de los Seis Días en Israel. En la revista '¡Hola!' pasa casi veinte años cubriendo acontecimientos de la vida social, con especial dedicación a la Familia Real española, además de otras casas reales europeas. Durante un largo tiempo acompañó a los Reyes de España en sus viajes oficiales. Fundó el diario 'El Independiente' y 'La Revista'. Desde 1994 es columnista del diario 'El Mundo'. En radio colaboró con Encarna Sánchez y con Carlos Herrera. En televisión dirigió 'Mis bodas reales', en Antena 3 TV, además de colaborar con Teresa Campos, en Tele 5 y Antena 3, con Ana Rosa Quintana, 'Hormigas Blancas', 'La Noria', y 'Sálvame'. Ha escrito numerosos libros, el último 'Los 80 años de Sofia, esposa, madre y abuela', de la editorial Grijalbo.

Familia. Casado con Carmen Alonso. Tuvo una hija de su primer matrimonio, que falleció a causa de la droga.


Publicidad - Sigue leyendo debajo