Isabel Jiménez: "Me sorprende que me pregunten constantemente que cuándo me cojo la baja maternal"

La periodista se sincera sobre su embarazo, sus comienzos en el mundo de la televisión y su amistad con Sara Carbonero.

La periodista Isabel Jiménez habla con Rosa Villacastín sobre su embarazo, sus comienzos en el mundo de la televisión y su amistad con Sara Carbonero.
Fotos: Ana Ruiz.

No quedar atrapada en las redes de los entrevistados es una máxima en esta profesión, que procuro cumplir salvo, como en esta ocasión, si quien tengo delante es Isabel Jiménez, periodista, una de las presentadoras estrella de la cadena de Fuencarral, a donde llegó con la mochila cargada de las experiencias que ha ido acumulando a través de los años, desde que terminó la carrera de Periodismo, su pasión.

Embajadora de Almería, lugar donde nació, sólo recupera el acento de su tierra cuando se encuentra en familia, con los amigos de siempre. Amante de los toros y el flamenco, se encuentra a la espera de que nazca su primer hijo, fruto de la relación que mantiene con Alejandro Cruz, su marido y compañero de vida.

La periodista Isabel Jiménez habla con Rosa Villacastín sobre su embarazo, sus comienzos en el mundo de la televisión y su amistad con Sara Carbonero.
Fotos: Ana Ruiz.

Está en capilla, como quien dice, esperando el nacimiento de su primer hijo.
Estoy a punto, todo previsto para mediados de abril, aunque sin agobios, quizá porque soy muy tranquila y todo me lo tomo intentando que me afecte lo menos posible, para que el embarazo y el parto, sean lo más natural posible. Imagino, eso sí, que los días previos estaré atacada, pero en estos momentos no, porque conozco a los médicos que me tratan y me dicen que he respondido bien a todo, he procurado engordar lo justo, y el resto va bien porque sigo haciendo pilates y ejercicios para embarazadas.

El embarazo es algo natural, no una enfermedad y como tal hay que vivirlo.
Así lo veo yo, por eso me sorprende que la gente me pregunte constantemente que cuándo me cojo la baja maternal. Agradezco que intenten protegerme y que se preocupen por mí, pero intento explicarles que no me pasa nada, que estoy fenomenal.

Si no fuera por la tripa nadie diría que está embarazada.
Ni en la cara ni en nada se me nota, debe de ser genético. Yo sigo haciendo una vida normal, voy a trabajar todos los días, al menos hasta que llegue el momento de dar a luz.

Es niño y le van a poner Hugo, ¿por qué?
Si hubiera sido niña lo teníamos más claro, pero al ser niño era complicado, el padre quería que se llamase Álex, como él, pero a mí no me parecía, de manera que buscamos un nombre corto: nos gustó Hugo y así se llamará.

Su prueba de fuego en televisión fue la retransmisión de la muerte del Papa Juan Pablo II. ¿Cómo la vivió?
Al terminar la carrera me marché a Italia, porque a los 22 años tenía muchas cosas por hacer. Me fui un año para aprender italiano y conocer otro mundo.

La periodista Isabel Jiménez habla con Rosa Villacastín sobre su embarazo, sus comienzos en el mundo de la televisión y su amistad con Sara Carbonero.
Fotos: Ana Ruiz.

¿Por qué Roma y no Londres?
Porque me enamoré del idioma, ya conocía Florencia gracias a una beca y porque siento pasión por ese país. Fue allí, estudiando un máster, cuando me llamaron de Tele 5 para que cubriera la muerte de Juan Pablo II.

Vaya marrón, porque conseguir información del Vaticano no es fácil.
Fue muy difícil porque tenía que abrir todos los días el informativo nacional, ya que desde que enfermó el Papa hasta la elección del nuevo, pasó tiempo. La información la obtenía escuchando la Radio Vaticana, y después se la iba retransmitiendo a la redacción de Madrid.

Una prueba de fuego para una principiante.
Lo fue, pero no era consciente de ello. ¿Te acuerdas de una periodista italiana que secuestraron en Irak los de Al Qaeda, que puso en alerta a la inteligencia italiana y que salvó la vida gracias al rescate que pagaron por ella?

Lo recuerdo perfectamente.
Pues bien, todo el mundo quería hacerle una entrevista y a mí me lo pidieron desde Madrid. Me puse manos a la obra, conseguí hablar con su pareja, que me advirtió que me la concedía pero que no podía ir con cámara porque se encontraba en el hospital. Yo cogí una pequeña que tenía, la metí en mi bolso y le hice la entrevista en la habitación donde se encontraba hospitalizada. Nunca pensé que se trataba de una entrevista importante hasta que me llamó el editor de Tele 5 para que le preguntase a su pareja si habían concedido alguna otra entrevista.

¿Se la habían hecho?
No, según su marido, la mía era la primera a nivel mundial. Imagínate, yo era la única que le había entrevistado personalmente en un momento en el que todos estaban pendientes de ella. Esa entrevista se vendió en Japón y en todas partes porque era una primicia informativa.

"Mi madre me dice que tengo mucha suerte, pero es verdad que todo fue fruto de la inconsciencia"

¿Su madre le ha contado si usted nació de pie?
Mi madre me dice que tengo mucha suerte, pero es verdad que todo fue fruto de la inconsciencia y de mi tesón, porque otra persona en mi lugar no se hubiera arriesgado tanto.

Es lo que diferencia a los buenos reporteros de los mediocres.
Nunca pensé en los riesgos que corría al entrar en aquel hospital con una cámara escondida en el bolso, pero bueno, me salió bien.

¿Cómo ve el futuro de los periodistas que empiezan?
Verás, Rosa, a mí cuando me hablan de crisis en el periodismo, les digo que, desde que tengo uso de razón, siempre he querido ser periodista y siempre he oído hablar de la crisis en los medios: es complicado, pero soy de las que creo que ahora hay más oportunidades gracias a las redes sociales, donde se genera mucha información, donde puedes contar las cosas que ocurren. Es otra forma de trabajar.

¿Por qué a los que empiezan les interesa más la fama que el reconocimiento profesional?
Es una de las cosas que más me horrorizan. La diferencia es que yo con 7 años ya quería ser periodista y nunca, jamás, mi objetivo fue ponerme al lado de David Cantero para ser famosa. Yo era feliz de reportera, trabajando en la calle, buscando noticias.

Cuando llega a Madrid, enseguida la contratan en Antena 3 TV.
Yo no he tenido padrinos, por eso les digo a los estu

"Es un lujo trabajar junto a David Cantero"

diantes que las prácticas son la mejor manera de meter la cabeza en un medio y ver si vales o no.

¿Le temblaban las piernas la primera vez que presentó un informativo?
Fue el matinal de Antena 3 TV, hice el casting sin pruebas y sin nada, a cuerpo gentil: pasé la prueba y al lunes siguiente estaba sentada frente a la cámara, tiesa como un palo, incapaz de articular palabra. Al final hice lo que pude pensando que a las 7 de la mañana sólo me vería mi madre.

¿Qué ha supuesto para usted presentar el informativo estrella de Tele 5, junto a David Cantero?
Un lujo, tengo una inmensa suerte, porque si me pongo a analizar que se trata de un informativo a nivel nacional, no me puedo quejar.

¿Cuál es su secreto para conectar con el público que la ve a diario?
Que vivo tanto lo que hago, siento tanta pasión por la profesión y tanto respeto por el periodismo, que si a eso le unes la empatía que siento por el espectador, te da la clave de una relación que surge sin que sepas quién está al otro lado de la pantalla. Si yo pensara que me están viendo dos millones de personas entraría en pánico.

Para ser creíble no basta con tener un rostro bonito.
No, yo llego a la redacción a las 8,30, tenemos la reunión de escaleta, tanto David como yo nos escribimos nuestros guiones, leemos la prensa porque los temas a tratar son variados: política nacional e internacional, sucesos, deportes, y para eso hay que tener una información que te respalde.

Ha dado noticias importantes. ¿Cuál ha sido la más complicada?
El atentado de Barcelona, porque lo que iba a ser un avance se convirtió en un programa que duró desde las 16,30 hasta la 1 de la madrugada. Seis horas y media en directo, a pelo, sin guión, porque dábamos la información según nos iba llegando de los compañeros que estaban allí, a pie de calle, mientras yo estaba sola con los espectadores. Para hacer esos programas hay que tener un bagaje sobre qué es el yihadismo, el terrorismo, etc. Es la razón de que no puedas vivir de espaldas a la actualidad.

En esas ocasiones, ¿cómo logra contener la emoción?
Es difícil: en el atentado de Barcelona dio la casualidad de que mi hermana estaba en Las Ramblas. Yo aprovechaba los cortes de publicidad para pedir a mis compañeros que la llamaran para ver cómo estaba.

¿Y la más emotiva?
Con el suceso del niño Gabriel me rompí: nunca me había pasado. Es verdad que ahí se mezclaron muchas cosas: se trataba de un niño, en unas circunstancias especiales, y el suceso tenía lugar en Almería, donde nací. Ver a toda la gente volcada en la búsqueda de Gabriel, gente a la que yo reconocía, me provocó un choque de emociones. Me vine abajo cuando vi a esos padres destrozados.

¿Qué opina de las críticas a la manera de gestionar la información sobre el rescate de Julen?
Si la gente viera todos los vídeos que se han grabado, quienes critican se darían cuenta de que se ha tratado con mucho respeto la información que se ha dado y cómo se ha dado. Hay cosas que no han salido por respeto a la familia y a los investigadores. Si hubiéramos sido tan morbosos o sensacionalistas como dicen, toda esa información se hubiera hecho pública.

Las señales continuas, en directo, ¿eran necesarias?
Verás, incluso David y yo no podíamos apartar la vista de la señal que la mayoría de las veces no enseñaba más que una enorme grúa. ¿Morbo? No se veía nada. ¿Deberíamos haber quitado la señal? ¿Y si pasa algo en ese momento? Es complicado, lo importante es dar la información con respeto y eso hicimos.

La periodista Isabel Jiménez habla con Rosa Villacastín sobre su embarazo, sus comienzos en el mundo de la televisión y su amistad con Sara Carbonero.
Fotos: Ana Ruiz.

¿Qué noticia le gustaría dar antes de cogerse la baja?
Venezuela se merece tener unas elecciones libres, porque lo que está pasando en ese país es tremendo. Creo sinceramente que la comunidad internacional ha tardado mucho en tomar medidas, independientemente de que es un país soberano. A mí la política internacional me apasiona, pero reconozco que es muy compleja.

¿Cómo se desengancha de tanta información como maneja?
Intento dejar de mirar el móvil los fines de semana, pero es difícil. En cambio, en vacaciones me resulta más fácil desconectar, salvo que ocurra algo importante. En vacaciones sí lo consigo.

¿Qué hará durante la baja maternal?
Me cogeré una baja compartida con Álex, mi marido.

¿Álex está preparado para cambiar pañales y dar biberones a Hugo?
Está igual de preparado que yo, te diría que es más niñero que yo. Lo de la baja compartida es algo que tenemos hablado casi desde que nos conocemos, porque somos un equipo, pero si alguien piensa de forma diferente, yo lo respeto.

¿Les gustaría tener más hijos?
Sí, porque yo tengo tres hermanas y Alex tres hermanos. Más de dos no creo que tengamos, aunque a Alex le gustaría.

Tiene junto a Sara Carbonero y Mayra del Pilar, su propia marca de ropa.
Yo me dedico a la parte empresarial. Si hace años me dicen que iba a tener relación con el mundo de la moda, me río a carcajadas.

¿No le gusta?
No es que no me guste, pero al trabajar en la tele, rodeada de diseñadores, estilistas, sin darte cuenta te vas metiendo en un mundo que te atrapa. A mí lo de ir de compras no me gusta nada.

¿Quién convenció a quién, usted a Sara o Sara a usted?
No hizo falta, ya que las dos, al trabajar en tele 5, coincidíamos en el comedor y hablando de la posibilidad de hacer algo juntas, surgió la idea de crear Slow Love.

¿Ambas son conscientes de que son el espejo en el que se miran muchas jóvenes?
Sara agota todo lo que se pone, es increíble, en esto tienen que ver mucho las redes sociales, que yo no utilizo porque no me gusta polemizar, además de que creo que no debo hacerlo por mi trabajo.

En Instagram sí está.
Para eso hay que remontarse a cuando yo colgué mis tres primeras fotos, porque me encanta la fotografía, ya que mi abuelo era fotógrafo y creí que Instagram era un filtro.

La periodista Isabel Jiménez habla con Rosa Villacastín sobre su embarazo, sus comienzos en el mundo de la televisión y su amistad con Sara Carbonero.
Fotos: Ana Ruiz.

Su marido sí es muy activo.
Bueno, él ha publicado en su cuenta de Instagram algunas fotografías de nuestro tiempo libre, de algunos viajes, con amigos, que después la gente ha rescatado y da la sensación de que no hace otra cosa, cuando él es ingeniero y un personaje anónimo.

¿Algún proyecto para después de la maternidad?
He terminado Ciencias Políticas, gracias a Dios, una carrera que me tomé muy en serio; ahora tengo que entregar un trabajo, después de lo cual me dan el título.

¿De qué va el trabajo?
Sobre un campo de refugiados en Siria, de mujeres yazidíes, a las que vendieron en un mercado de esclavas. Después me he metido con unos amigos que tienen una patente mundial para acabar con las pajitas de plástico, por otras comestibles, que están arrasando porque no hay nada parecido en el mercado. Estamos muy ilusionados por lo bien que han acogido el proyecto, entre otros, en la UE.

Emprendedora, vitalista, ¿alguna vez descansa?
Mi problema es que no sé gestionar mi tiempo libre: si tengo una tarde libre, me siento extraña.

¿Qué le parece la incorporación de Sara a la tele después de tanto tiempo alejada de las cámaras?
Estoy muy contenta por ella. Tenía muchas ganas de que volviera y de tenerla más cerca, al menos, un día a la semana. Sé que le va a ir muy bien y que se va a sentir muy cómoda haciendo esta sección de entrevistas en Deportes Cuatro.

¿Quién es Isabel Jiménez?

Nació. En Almería, el 14 de febrero de 1982.

Inicios. Comenzó su carrera de Periodismo en prensa escrita hasta que, al finalizar sus estudios, se marcha a Italia, desde donde cubre para Tele 5 la muerte de Juan Pablo II.

Trayectoria. Posteriormente, ficha por Antena 3 TV, para el programa “A Fondo”, donde se dedica a hacer reportajes de investigación, hasta que le proponen presentar la edición matinal de Antena 3 Noticias. Durante las vacaciones estivales sustituye a Matías Prats. Después de seis años en Antena 3 TV, en junio del 2011, se incorpora a los servicios informativos de Tele 5, concretamente al frente de la edición de sobremesa, junto a David Cantero.

Emprendedora. Junto a Sara Carbonero y Mayra del Pilar, fundan la firma de moda Slow Love.

Familia. Está casada con el ingeniero Álex Cruz, del que espera su primer hijo para el mes de abril.

La periodista Isabel Jiménez habla con Rosa Villacastín sobre su embarazo, sus comienzos en el mundo de la televisión y su amistad con Sara Carbonero.
Fotos: Ana Ruiz.

La foto favorita de Isabel Jiménez

"Esta foto transmite una calma absoluta. Siempre que necesito reconectar, renovar energía y practica una slow life me voy a mi tierra y me meto en el agua con la tabla de paddle surf. Es un momento mío, de verdad".

La periodista Isabel Jiménez habla con Rosa Villacastín sobre su embarazo, sus comienzos en el mundo de la televisión y su amistad con Sara Carbonero.
Fotos: Ana Ruiz.

Agradecimientos:
Hotel AC Aitana
Paseo de la Castellana, 152.
Madrid

Publicidad - Sigue leyendo debajo