Neus Sanz: "Quiero escribir sobre mi pareja, Francesco"

La actriz, a la que le cogimos una gran cariño por su papel de Rita en 'Los Hombres de Paco', nos abre su corazón y nos concede su entrevista más sincera. Neus triunfa en los escenarios con el monólogo 'Un pedacito de mí' y también en lo personal, junto al italiano que le ha robado el corazón.

En su sonrisa, en su manera de hablar y, sobre todo, en sus palabras, hay verdad, una palabra que ella defiende y que sobrevuela sobre nuestra charla. Neus Sanz, a la que acabamos de ver en 'Amar es para siempre', de Antena 3, es toda sinceridad, la misma con la que se 'desnuda' en el monólogo 'Un pedacito de mí'.

En este espectáculo repasas tu existencia. ¿Es por tus 45 años, porque has vivido mucho…?
No quiero dármelas de haber vivido más que nadie. La cuestión es cómo enfocas tú la vida, por lo que te ha pasado alrededor… Soy voluntaria en paliativos y daño cerebral, y eso me pone los pies en la tierra.

¿Por qué decides ayudar con ese tipo de enfermos?
Tengo tiempo y desde niña me ha gustado cuidar. Estoy en escucha y acompañamiento al familiar y al paciente. Todas las semanas hay ingresos en daño cerebral por ictus, aneurismas… La gente está muy sola y esto, además, es muy sano para el alma, te recoloca.

¿Cómo te acercaste al tema?
Hace muchos años que hago voluntariado: ahora en Madrid, donde empecé en oncología infantil del Hospital Niño Jesús, y antes en Igualada (la localidad barcelonesa donde nació).

¿Trabajar con niños enfermos y con mayores requiere ser de una pasta especial?
Eso dicen, no lo sé.

Con los ancianos has estado durante un tiempo en Uruguay.
Sí, estuve dos meses en Montevideo. Fui con las Hermanas Hospitalarias, del hospital Beata María Ana, donde soy voluntaria. Y escogía geriatría. Estuve allí dos meses y ha sido una de las épocas más felices de mi vida.

La actriz Neus Sanz posa para nuestras lectoras con los conjuntos de la temporada y nos concede su entrevista más sincera.
Diego Puerta

En América te quieren. Sólo hay que ver tu Instagram...
Es que también representé allí mi monólogo. Les prometí que volvería con un espectáculo para ellos, y ya lo tengo en mi cabeza; sé que me esperan. Yo digo, "madre mía, mis abuelitos, espero que no se me muera ninguno".

Un regalo después de llevar media existencia trabajando.
Sí, desde los 17 años, cuando empecé con La Cubana. Ahora tengo 45, y aquí seguimos. No ha sido fácil, ha habido de todo; necesitas tener la cabeza muy amueblada para no irte.

Así es la vida, ¿no?
Sí, eso es lo bonito, aprender también de las caídas.

Volviendo a Instagram. En tu cuenta, la palabra verdad está muy presente.
Es que no me gusta engañar, vas a ver muy pocas fotos mías que sean de mentira. Yo soy bastante de andar por casa.

¿Qué hay de la Neus Sanz que empezó con La Cubana, origen de tantos actores?
No está mal, ¡eh! Santi Millán, José Corbacho… De esa Neus espero que siga quedando la espontaneidad. Soy más seria, ¿quién me lo iba a decir?, y creo que tengo un poco más de personalidad.

Y a ti, ¿por qué te dio por la interpretación?
No es nada familiar. Yo estaba ahí, trabajando en el bar de los papis, y fue un peluquero el que creyó que tenía que conocer a La Cubana, concretó una entrevista y ya no me soltaron. De ahí salía uno resuelto, porque nos lo hacíamos todo nosotros.

"Fue un peluquero el que creyó que tenía que conocer a La Cubana"

Pues un bar también es una buena escuela.
Se es bastante psicólogo, sí. Te puede venir un cliente que te lo cuenta todo, y yo como soy capaz de hablar con el pomo de la puerta…

Experiencias que utilizas para actuar o escribir.
Sí, aunque 'Un pedacito de mí' ha sido lo primero que he escrito. Está creado a partir de fotografías mías y con cada imagen cuento una historia, una anécdota. Es una comedia, pero es una comedia dura. Luego, cuando terminas de ver el monólogo, te sientas a pensar.

¿Qué más escribes?
Cuando cumplí 35 años, decidí escribir unas cartas que les regalé a mis amigos. Las reuní en un libro titulado 'Gracias'.

¿Seguirás escribiendo?
Sí, quiero escribir sobre mi pareja, Francesco. Tiene una vida muy interesante, se lo he dicho, y la escribiré. La suya es una historia potente, desde que nació.

¿Cómo llega a tu vida?
Fue en Madrid. Él, que es napolitano, estaba con unos amigos y me gustó tanto que me paré delante de él, ¡menuda soy yo! Tengo algo de cazadora. Si volviera a nacer, sería hombre. Y no sé si sería actriz.

¿Eres ya medio italiana?
Bueno. Esperemos que él se venga a España, que la ama. A mí no me importaría irme a Italia, ¡eh!, y venir aquí sólo para trabajar, pero estamos cómodos, él pasa temporadas en Madrid.

¿Tú estás sola aquí?
No tengo peques. Mi perrita 'Ruchi' se murió en mayo del año pasado, pero Francesco y yo ya tendremos otra.

Antes decías que no sabías si volverías a ser actriz, ¿entonces?
Sería enfermera o psicóloga familiar.

"Si volviese a nacer sería enfermera o psicóloga familiar"

¿Pero estás orgullosa de tu trabajo de actriz?
Claro. De elegir, me quedo con el papel de Rita en 'Los hombres de Paco'; a Salomé, de 'El barco', le tengo cariño; con Soledad, de 'Águila Roja', demostré que podía hacer un papel serio; y le estoy muy agradecida a Romi, de 'Amar es para siempre'.

También has hecho cine.
Participé en la película 'Volver', de Pedro Almodóvar, y en dos cortos. Uno, con 14 premios.

¿Qué esperas de 2019?
Tener trabajo en una serie.

Belén Alonso.
Fotos: Diego Puerta.
A
yudante de fotografía: Julián Calvo.
E
stilista: María Álvarez.
M
aquillaje y peluquería: Álvaro Sanper/The Lab Make Up Studio para i.c.on.
A
gradecimientos: Restaurante Limbo y Bastardo Hostel. Ambos en la c/San Mateo, 3. Madrid. Telefóno: 910 741 495.

Publicidad - Sigue leyendo debajo