Santiago Segura estrena 'Padre no hay más que uno'

El actor es un auténtico rey Midas del cine porque película que toca, existazo asegurado. Ahora, con los nervios previos al estreno de 'Padre no hay más que uno', que dirige y protagoniza junto a sus hijas, nos abre su corazón y nos revela algunos secretillos del rodaje y descubrimos su faceta más secreta, la de padre.

Santiago Segura y Rosa Villacastín
Fernando Roi

De Santiago Segura me gusta que es inquieto, inteligente, que no le importa arriesgar si con ello hace realidad sus sueños. Un actor, director, guionista, trabajador empedernido, amante del cine desde que era un adolescente, que ha logrado el éxito y el calor del público con películas tan estridentes como 'Torrente', que pronto se convirtieron en las más taquilleras del cine español. Eso no significa que no sea capaz de cambiar de registros con los que sorprender a sus seguidores. Un buen ejemplo de ello es su última película, 'Padre no hay más que uno', en la que comparte protagonismo con Tony Acosta, Silvia Abril y cinco criaturas, que son la salsa de una comedia destinada a los jóvenes, pero también a sus padres, ya que trata aspectos tan de actualidad como la conciliación o el papel de las mujeres en la sociedad y en la familia actual.

Santiago, por fin una comedia...

¿Lo dices porque de las siete películas que he dirigido, cinco son de 'Torrente', casi todas con la misma temática y el mismo protagonista...?

Así es.

A mí del cine me gusta todo. Recuerdo que cuando se estrenó 'El día de la bestia' y dije que mi género favorito eran los musicales americanos me miraron un poco raro porque esperaban que dijera que me gustaba más el de terror.

¿Le incomoda que le etiqueten?

Sí, porque desde que sales de casa ya te etiquetan por la ropa que llevas, por la forma de hablar; incluso, hay gente que relaciona partidos políticos con equipos de fútbol, y a mí, perdóname, no me gusta que me encasillen, aunque tiene sus ventajas...

¿Cuáles?

Que al encasillarte en un determinado papel te llamen más y trabajes más.

¿Por qué?

Porque al fin y al cabo es lo que te ayuda a pagar las facturas de la luz, de la casa... Te ayuda a vivir. Hace unos días estuve viendo a Paul Anka en el Teatro Real de Madrid, y no sabes lo que disfruté. Tiene 77 años y se metió a la gente en el bolsillo porque sigue teniendo una voz estupenda,y eso que es del tamaño de El Fari. Cantó 'Diana' y todas las canciones que le hicieron famoso, pero sobre todo las de Frank Sinatra. Y dijo una cosa que me encantó.

¿Sobre su vida?

Dijo que seguía cantando porque es su gran pasión, no porque lo necesite económicamente.

También usted hace lo que le gusta.

A ti te puede gustar mucho cocinar, pero si lo que cocinas no le gusta a la gente no sirve de nada; en cambio, si piensan que tus guisos están para chuparse los dedos, eso sí es un lujo. Y para mí lo es que las tonterías que hago las disfrute la gente.

Santiago Segura
Fernando Roi

No se estará quejando.

Al contrario. No he querido que mis hijas vean mis películas, porque no quiero que se deformen sus jóvenes cerebros. Pero 'Padre no hay más que uno', es una comedia para todos los públicos.

Deliciosa y entretenida.

Una comedia que siempre pensé que debería hacer ya que, como espectador, me gusta verla. Recuerdo que de pequeño veía cada Navidad 'La gran familia', que hoy sigo viendo. Es lo que me gustaría que sintiera la gente cuando dentro de 20 años vea 'Padre no hay más que uno'.

¿Pueden aprender muchas cosas los padres viéndola?

Y los niños, porque no sabes en el pase que hicimos para los más pequeños cómo se reían, aunque curiosamente reían donde yo no pensaba que lo harían.

¿Cómo ha sido dirigir y trabajar con cinco criaturas?

Una auténtica bendición, y eso que yo estaba atemorizado porque, como decía Hitchcock, animales y niños son impredecibles. Y es cierto. Un actor mayor me comentaba: "Mira, Santiago, como te pongan un mono al lado estás perdido, porque la gente sólo mirará al mono". No quiero decir que los niños sean como monos, pero son tan naturales que siempre te superan.

"Me decidí porque les hacía ilusión, sabía que se lo iban a pasar bien y que dentro de x años cuando se vean les va a hacer gracia"

¿Ha sido difícil la elección?

No, no. Luna Fulgencio es una actriz de primera, que ha trabajado en muchas series. Carlos González lo borda, y Martina D'Antiochia tiene más de tres millones de suscriptores en Youtube. Cuando les dije a los de mi equipo que la había escogido, se asombraban porque ha publicado varios libros, es un fenómeno.

¿Qué me dice de Calma y Sirena, sus hijas?

También las he metido, pero qué puedo decir de mis hijas, más que las vean. No quiero pecar de padre de artistas, porque ya sabes que soy muy discreto; no por nada especial, sino porque no me gusta hablar de aspectos de mi vida privada. Le di muchas vueltas al asunto y al final me decidí porque les hacía ilusión, sabía que se lo iban a pasar bien y que dentro de x años cuando se vean les va a hacer gracia. Es un regalo, lo que no ha impedido que les hiciéramos un casting porque no quería que Sony me echara un rapapolvo por haberlas elegido.

¿Tienen madera de artistas?

Sabes lo que ocurre, que a la mayor su madre le dijo: “"Si gusta la película, lo mismo te salen otros papeles".

Santiago Segura
Fernando Roi

¿Qué le contestó?

Que no, que solo querían trabajar conmigo. Son muy niñas, vete a saber cuántas veces cambiarán de parecer. Aunque la mayor, que tiene 11 años, ya es muy responsable y lo de perder el colegio no le gusta nada, en esto no se parece en nada a mí.

¿Y la pequeña?

Tiene cinco años y cuando se cansaba, le decía: "Oye, si ves que esto no te gusta, mañana vuelves al colegio y no pasa nada". Dijo que no, que quería seguir.

¿Por qué trata el tema de la conciliación en tono de humor?

Hay que tener en cuenta que los arquetipos que se han manejado siempre ahora están cambiando. En mi casa, por ejemplo, no tuvimos esos problemas que tienen ahora las parejas jóvenes, porque mi padre trabajaba fuera y mi madre era la que se encargaba de nuestra educación. Yo no recuerdo a mi padre hablando con los profesores, ni ir a buscarnos a la salida del colegio; en eso, mi madre era muy progresista en el sentido de que cuando le preguntábamos algo, trataba de explicárnoslo, mientras que mi padre era más de ordeno y mando.

Así eran antes las relaciones entre padres e hijos.

Yo no digo que fueran malas o buenas, simplemente eran diferentes. Ahora leo que al estar tan pendientes de los niños, cuando son mayores son incapaces de enfrentarse a los problemas de la vida.

"Estaba convencido desde niño de que iba a ser famoso. Para mí era un sueño loco, pero factible de que se hiciera realidad"

¿Se les protege demasiado?

Creo que sí. Ni lo de mi padre ni lo de ahora. En el término medio está la virtud pero, como padres, hay que intentar ir sorteando los problemas que surjan.

Hay jóvenes que reclaman que las madres se queden en casa.

Eso nos lleva a que la mujer no pueda realizarse como profesional. Ser madre es muy bonito pero hay otras parcelas para las que se han preparado que no quieren ni tienen por qué abandonar. De ahí la necesidad de que los dos participen en la educación de los hijos.

¿En su casa se reparten las funciones?

Mi mujer se queja de que al vivir en el centro no hay parques donde las niñas puedan jugar pero, por otra parte, vivir aquí tiene sus ventajas. Yo soy un ejemplo de que no pasa nada por no vivir en una urbanización con piscina y he tenido una infancia súper feliz. Creo que las frustraciones de los padres las sufren los hijos.

¿Por ejemplo?

Tú no puedes forzar a tu hijo a que toque el piano si no le gusta, porque a ti te hubiera gustado ser pianista. Ahora se ha puesto de moda que los hijos estudien chino, para qué, si lo importante es que aprendan el castellano y el inglés.

Santiago Segura
Fernando Roi

¿La sociedad española está demasiado crispada?

El humor es un arma que nos debería hacer reflexionar sobre determinados temas, siempre lo he pensado. Hay que reírse. La risa es curativa, maravillosa, te enseña a mirar con otros ojos los problemas. En el espectáculo que hago con José Mota y Florentino Pérez, decimos que la risa te ayuda a olvidar los problemas. Eso mismo ocurre en 'Padre no hay más que uno', es una comedia relajante.

A usted parece que le protege un ángel, todo lo que toca lo convierte en éxito.

Porque los fracasos que he podido tener han pasado desapercibidos, pero ahí están. Yo lo que intento es hacer las cosas con ganas, luchando a muerte y lo mejor posible.

¿De dónde saca tanta energía?

Cada vez tengo menos porque ya voy siendo mayor.

"No me da miedo envejecer, me da pena, porque cada año que pasa vamos perdiendo cosas"

¿54 le parecen muchos?

No, pero ahora cualquier tontería se hace viral. En cambio, si quieres hacer publicidad de una película, no encuentras dónde. Antes funcionaba el boca a boca, ahora no, la estrenas y, si no lo petas los primeros días, fuera. Eso me produce mucha angustia porque es el trabajo de un año.

¿Sabe que tiene algo de visionario?

¿A qué te refieres?

En 'Torrente' rescató a Jesús Gil, que ahora tiene su propia serie.

A mí lo que me gusta es observar y tengo la suerte de que lo que a mí me hace gracia, le hace gracia a la gente. Las cosas que me daban vergüenza ajena de España me daban risa, y a mucha otra gente también. En el caso de Jesús Gil, yo veía que era muy gracioso, pero maldita la gracia que tenía.

¿Con lo que está pasando, haría un 'Torrente' actualizado?

Tengo una idea buenísima, pero con tal de no engordar me lo pienso, porque a partir de los 50, cada kilo que coges aquí se queda. Estaba en 70 y, en cuanto me he despistado, he cogido un par de kilos más.

¿Le da miedo envejecer?

Miedo no, me da pena, porque cada año que pasa vamos perdiendo cosas. Sé que a partir de ahora voy a tener menos fuerza, menos memoria; menos pelo no creo, porque se me ha caído casi todo.

Ha ganado en experiencia.

Experiencia tengo mucha, pero regalo toda la experiencia a cambio de más energía y vitalidad. Y eso que ahora mismo me encuentro bien y voy a intentar seguir así.

"A partir de los 50, cada kilo que coges aquí se queda"

¿Cómo logra desconectar?

Hacer cosas diferentes me ayuda a cargar las pilas. Para mí, 'MasterChef' fue una experiencia distinta a todas las demás, disfruté muchísimo porque era algo novedoso; también me gusta mucho escribir sobre cosas que se me ocurren.

¿No va a la playa?

Qué va, iba con mis padres cuando era niño. Íbamos a Cabo de Palos y estábamos un mes a remojo, pero eso se acabó. Me da pena porque me gusta, pero tampoco lo echo de menos porque cuando me llaman para colaborar en el programa de Maxim Huerta, me cuesta decir que no.

Santiago Segura
Fernando Roi

¿Teme que no le llamen más?

Sí, yo creo que para que te llamen tienes que estar ahí, porque en estos trabajos nuestros es muy fácil estar de moda cinco o seis años y después desaparecer.

¿Cuando inició su carrera pensó que llegaría tan lejos?

Decía Eddie Murphy que, pese a que había nacido en un barrio negro muy humilde, estaba convencido desde niño de que iba a ser famoso. Para mí era un sueño loco, pero factible de que se hiciera realidad.

Lo consiguió.

Incluso he llegado a hacer una peli en Hollywood con Guillermo del Toro y, hace 4 años, otra en Mallorca con Shirley MacLaine, y eso que me dijeron que era un poquito especial, que no debía de hablar con ella.

No les hizo caso.

Por supuesto que no. Creo que pensó que era un friki cuando le hablé de Dean Martin y Frank Sinatra. Lo más divertido fue cuando me pidió que me arrodillase para darme un beso en la calva. Recuerdo lo que me dijo: "Esto es lo más parecido al sexo que he tenido en muchos años". Estaba muy obsesionada con el más allá.

¿Y usted con el más acá?

Para mí el más allá es aparecer en la página de un libro escrito por Shirley MacLaine en la que pone que soy un tío majísimo e inteligente. Fue la bomba, un sueño que nunca pensé que se hiciera realidad.

"No he querido que mis hijas vean mis películas, porque no quiero que se deformen sus jóvenes cerebros"

¿Nocturno o diurno?

Cuando estoy rodando, el rodaje me absorbe todo el tiempo, pero si no, antes de las tres de la madrugada no me acuesto y, claro, antes de las 10 no hay manera de levantarme. Esas horas, de 12 de la noche a 3 de la madrugada, en las que no suena el teléfono, ni hay ruidos, son mi momento de mayor paz y tranquilidad. Bueno, tengo el problema del acúfeno, que es ese pitido en el oído que me da mucho la tabarra porque lo tengo las 24 horas del día.

¿No tiene cura?

No. El hombre ha llegado a la luna y sin embargo a mí no pueden curar un pitido.

¿Quién es Santiago Segura?

Nació. En Madrid el 17 de julio de 1965.

Familia. Está casado con María Amaro. Tienen dos hijas: Calma y Sirena.

Formación. A los 12 años comenzó a rodar películas con una cámara súper-8. Estudió Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid.

Inicios: Trabajó como actor de doblaje, camarero y vendedor de libros a domicilio, hasta que Álex de la Iglesia le ofreció 'El día de la bestia'. La fama le llega con 'Torrente, el brazo tonto de la ley'.

Otros trabajos. Ha participado en 73 películas, entre ellas 'El día de la bestia', 'La chica de Río', 'Astérix en los juegos olímpicos', junto a Guillermo del Toro, y como guionista en 'El laberinto del fauno'. En televisión le hemos visto en 'El Hormiguero' o 'Tu cara me suena'...

Premios. Mejor Actor Revelación por 'El día de la Bestia'; Mejor Director Novel, por 'Torrente, el brazo tonto de la ley'; Mejor Actor, por 'Muertos de Risa', en el Festival de Peñíscola, además de Premio Jameson del público al Mejor Actor Europeo por 'Torrente 2, misión en Marbella'.

Actualidad. Su último trabajo como director y protagonista es 'Padre no hay más que uno', una comedia de humor.

La foto favorita de Santiago Segura

Santiago Segura
Fernando Roi

"Esta foto me gusta porque estoy con todos los intérpretes jóvenes que trabajan en la película, a quienes he cogido mucho cariño".

Publicidad - Sigue leyendo debajo