Juan Peña y Sonia González revelan las claves para ser una pareja perfecta

Llevan seis años de amor, por eso quieren celebrar el día de San Valentín con nosotros. Padres de un hijo, Tristán, nos confiesan que nadie creía que iban a durar tanto. Cuando les conoces, te das cuenta de que son la pareja perfecta.

Juan Peña y Sonia González
Diego Puerta

No hay mejor pareja para celebrar el día de San Valentín que la formada por Sonia González y Juan Peña. El cantante y la periodista se conocieron hace seis años y se han convertido en la pareja perfecta. Padres de un hijo, Tristán, de cuatro años, reconocen que no se han casado porque esa ceremonia no está hecha para ellos, aunque pertenecen a dos familias muy conservadoras.

Ambos posan con las nuevas propuestas de moda de El Corte Inglés. Y nos cuentan sus proyectos profesionales. Juan está grabando su quinto disco. Sonia, por su parte, está centrada en su productora, Infinito Producciones, y está preparando una serie documental sobre las plazas de toros de España, mundo que conoce bastante bien siendo hija del gran Dámaso González.

Vamos a hablar de amor. ¿Cómo celebráis San Valentín?

Juan: El primer año fuimos a Venecia, luego hemos estado también en París y Nueva York. Intentó regalarle siempre un viaje, pero este año no va a poder ser porque tengo que cantar en Sevilla el día 15 de febrero, que además es mi cumpleaños.

Sonia: Yo tengo que reconocer que a mí me gusta mucho el día de San Valentín y más con Juan, que es muy romántico. No hace falta viajar.

¿Quién es más romántico de los dos?

S: Juan es muy romántico y detallista. A mí desde pequeña me han gustado mucho las tartas de corazón y siempre cogía mis ahorros para encargarles a mis padres una tarta de corazón con sus nombres. Juan siempre me ha regalado flores. Una de las cosas más bonitas que me hizo una vez, fue que llenó de pétalos de rosa desde la entrada a casa hasta la cama y luego me cantó.

¿Recordáis quién se declaró a quién?

J: La conocí un día que fui a presentar mi tercer disco al Canal Castilla La Mancha, donde ella era presentadora. Y yo le dije a mi manager: “Esa chica va a ser la madre de mis hijos”. Nos hicimos amigos y el 8 de marzo de 2013 cantaba en Madrid y Sonia fue. Ese día empezamos a salir.

Efectivamente, se convirtió en la madre de tu hijo, ¿queréis aumentar la familia?

J: A mí me da un poco de miedo. Pero si viene, pues bien. Porque Tristán no lo esperábamos.

S: Juan es muy miedoso e igual cuando tienes hijos ya con más años, piensas determinadas cosas.

¿Cómo es Juan como padre?

S: Es un padrazo. Juan tiene un punto, que deseo que no lo pierda nunca, y es que es un poco infantil. Es un padre que juega mucho con él. Y los viajes que hacemos a Disney casi los disfruta más él que nuestro hijo.

J: Sonia también es una madraza. Por la noche a mí Tristán no me puede ver porque sólo quiere estar con su madre. A mí me manda a cantar. (Risas)

¿Quién es el poli bueno y el poli malo con Tristán?

J: Yo soy el poli malo. Sobre todo a la hora de despertarse para ir al cole, y su madre dice: “Déjale un poquito más, que es muy chiquitito”.

S: Yo soy extremadamente sensible. Y mi hijo es igual que yo. Y cuando llora, lo hace con un sentimiento que no me atrevo a reñirle. Pero Juan tiene razón, hay que educarle.

Seis años juntos, ¿cuál es el secreto?

S: El secreto es que te dé calma y felicidad. El amor es como la vida, tiene momentos de un enamoramiento increíble y la vida te da otras etapas, como cuando falleció mi padre y necesitas ese apoyo incondicional de la persona que tienes al lado.

J: Yo soy más lineal y ella tiene más altibajos. Yo soy como un psicólogo.

La boda, ¿para cuándo?

J: Como canto en tantas bodas, me da miedo, porque no duran. Muchas se separan a los dos años.

S: Me encantan las bodas, pero nunca me han gustado para mí. Me decían que sería “novia a la fuga”, porque es algo que me angustia. El amor es el día a día. Y eso es lo que realmente importa.

¿Discutís mucho?

J: Igual nos hemos ido a la cama enfadados, pero al día siguiente lo arreglamos.

S: Cedemos los dos. Lo arregla todo con los viajes y yo soy muy hogareña y hasta de pocos amigos. Juan es todo lo contrario. La gente pensaba que no íbamos a durar porque somos muy diferentes. Nos hemos ido adaptando. A mí me encanta el campo y a él las fiestas.

J: Ella es como Heidi.

Sonia, ¿qué reacción tuvo tu padre cuando le presentaste a Juan?

J: No le hizo ninguna gracia.

S: Como cualquier padre, quería para sus hijas lo que cree que se amolda a ellas. Yo soy muy hogareña y para “su Sonia” pensaba que un cantante no era lo mejor porque no me gusta el mundo de la noche.

Pero tu padre conocía ese mundo.

S: Mi padre, en el mundo del toro era atípico totalmente. Mi padre no salía de noche. Era un hombre de su familia y del toro.

Juan, ¿te impuso cuando conociste a Dámaso González?

J: Claro, pero a la semana ya estaba integrado y me quería como un hijo. A mí me impuso el día que le contamos que íbamos a ser padres. Le dijimos que le teníamos que contar una noticia y cuando le dijimos que Sonia estaba embarazada...

S: Pero se puso feliz porque vio cómo era Juan.

J: Sí, pero tanto tus padres como los míos querían boda.

Juan trabaja mucho por las noches. ¿No eres celosa?

S: No, si la persona que tienes al lado te hace feliz, no tienes que pensar más allá. Ahora ya ni le pregunto a la hora que llega al hotel. Confío plenamente.

Texto: Daniel I. Carande. Fotos: Diego Puerta. Ayudante de Foto: Ainoha Juan Etiennemare. Estilista: María Álvarez. Maquillaje y peluquería: Javier Reyes. Agradecimientos: Hotel Wellington. Calle Velázquez, 8. Madrid. Teléfono: 915 75 44 00.


Publicidad - Sigue leyendo debajo