Isabel Coixet: "Las mujeres tenemos que trabajar el triple para hacer cualquier cosa"

Isabel Coixet sabe sacarle jugo a la vida. Directora de cine, escritora, guionista, tiene una hija que ronda los 20 y una relación sentimental con el activista Reed Brody. Isabel, como tantas otras mujeres, reivindica sus derechos con pasión, el de las mujeres y el de su lugar en el cine, pero también la labor que llevan a cabo organizaciones no gubernamentales como Médicos Sin Fronteras, o la grave situación que se vive en Cataluña.

En la noche de los Goya, Isabel se puso el traje de los éxitos y el abanico rojo de la denuncia feminista para recoger dos de los premios más importantes, el de Mejor película y Mejor dirección por "La librería", que se ha convertido en la película española del año. Una más en su larga trayectoria vital y profesional.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Usted sabe relajarse en medio de tanta vorágine?Sí, porque esto, Rosa, va como va, hay épocas en las que las fiestas del cine son continuas, y otras más tranquilas. El tiempo hace que te lo tomes de diferente forma, por eso me parece imprescindible vivir un poco al margen de lo que puedan decir de mí.

¿Satisfecha con los dos Goya que ha obtenido por "La librería"?Mucho, porque al fin y al cabo nos los dan los compañeros de la Academia. Hay algunos premios que guardo en casa de mi madre, pero la mayoría en la mía, donde los tengo todos juntos.

¿Quién le pone los pies en el suelo a Isabel Coixet?Todos me los ponen, quizá porque hay una idea de cómo somos los directores de cine que nada que tiene que ver con la realidad. La gente piensa que estamos aislados, que vivimos en una burbuja, y no es así. Yo voy al Lidl y a Mercadona, y sé lo que vale un kilo de clementinas, porque tengo una hija de 20 años que vive conmigo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Le agrada sentirse agasajada?Por supuesto, si yo voy a un súper hotel y me ofrecen una copa de champagne, estupendo, pero si tengo que ir a una pensión, y dormir en el suelo porque estoy rodando un documental en una zona donde no hay nada, tampoco me importa.

Parte de su éxito es poner el foco en cosas que pasan desapercibidas, como ocurre con "La librería".La novela en la que se basa era muy dura. Una mujer a la que rompen su sueño, la echan del pueblo. Cuando la leí me di cuenta de que era una historia bonita pero le faltaba cariño.

Sin embargo, tiene un final feliz.Porque en la pantalla yo no quiero mostrar que todo se acaba, que no hay esperanza. Al contrario, hay amor y hay esperanza.

"Las mujeres tenemos que trabajar el triple para hacer cualquier cosa"

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Por qué tardó 10 años en llevarla al cine?Porque, y te lo digo por experiencia, cualquier proyecto sobre una mujer de mediana edad, resta puntos. A mí no es que no me gusten los finales felices, pero hay historias que te llevan por otros derroteros. Y "La librería" es uno de ellos.

Dice Marisa Paredes que el cine no puede prescindir de la mirada de la mujer.Y es cierto, pero lo que es indudable es que a partir de una edad no hay papeles para mujeres. Hay un término en Estados Unidos que es el "edaísmo", que significa que igual que a las actrices, a las directoras también nos miran como si estuviéramos en extinción a partir de cierta edad.

¿Cómo se puede revertir esta situación?En mi caso, porque soy muy cabezota y si me dicen que tengo que ir por donde ellos quieren, voy por el otro lado. El problema es que las mujeres tenemos que trabajar el triple para hacer cualquier cosa, además de aguantar la presión que la sociedad ejerce sobre nosotras en todos los campos. Te pongo un ejemplo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Adelante.Cuando mi hija era pequeña y yo me iba a rodar a Canadá o donde fuera, no había entrevista en la que no me preguntaran, qué iba a hacer con ella, si la iba a echar en falta... ¿Por qué no se lo preguntaban a Spilberg, que tiene 7 hijos, o a Georges Lucas, que tiene no sé cuántos?

¿Deberíamos cambiar el lenguaje?A veces se utilizan determinados términos por costumbre, por desidia, o por no inventar otros nuevos. Yo reconozco que soy una maniática con las palabras.

¿Con alguna en especial?

El sentido de empoderamiento es bueno, pero hay algo en la m y en la p, que me cuesta decir.

¿Cómo triunfar en un mundo de hombres?Al principio lo que yo quería era ser uno más, supongo que te habrá pasado a ti y a todas las mujeres de mi generación. Hacer lo que hacían los chicos, y nos hemos reído de chistes machistas, asistido a conductas terribles, pensando que mientras no nos pasara a nosotras, todo iba bien, aunque estuviéramos horrorizadas por dentro. Lo que no veo es cómo pasar de esas cosas espantosas, a centrarte en lo que tienes que hacer.

¿Cómo lo consiguió usted?El problema es que siempre nos obligan a reivindicar algo, lo que sea, y a mí esto me produce cansancio porque es algo que deberíamos haber solucionado ya.

Son siglos imponiendo los hombres sus leyes. Y eso es difícil de erradicar.Dímelo a mí. Yo empecé de creativa en una empresa de publicidad, la única mujer creativa que había, y que era como la crême de la crême en publicidad, y me tuve que hacer la fuerte para sobrevivir. Si quería llorar, me iba al baño, porque si mostraba el menor signo de debilidad, iban a por mí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Que en su Primera Comunión le regalaran una cámara de cine fue premonitorio?Mis padres amaban el cine y nos llevaban tanto a mi hermano como a mí a aquellas sesiones dobles, porque no había Circo del Sol ni espectáculos. Cuando alguien me preguntaba qué quería hacer, yo les decía que actriz no, quería ser el que hacía las películas.

¿Por qué?Porque pensaba que era el que más se divertía.

Con lo tímida que es...Pero yo no mostraba la timidez, era tímida y ya está. Es una época que recuerdo con cariño, porque era muy consciente de cualquier cosa que pasara en mi casa. Por ejemplo, cada vez que Franco salía en la tele mi padre tiraba lo que tuviera en la mano, llegó a romper la pantalla en alguna ocasión. Mercedes Sampietro en los Gaudí, recordaba lo que era la dictadura, yo también.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué recuerda de la muerte de Franco?Tenía quince años, y recuerdo aquella España gris, pero también la alegría del después, del despertar a tantas cosas. Ahora que todo el mundo critica la Transición, porque dicen que no se hizo bien, yo creo que se hizo lo que se pudo.

Fueron tiempos convulsos.A mí me pilló en la Facultad el 23 F, y nos mirábamos todos como diciendo: esto va en serio, y todo lo que hemos ganado en estos años lo podemos perder. ¿Que se podía haber hecho mejor?, seguro, pero se hizo lo que se pudo.

"Sobre el tema del acoso, yo cojo las cosas con pinzas"

¿Estamos dando pasos atrás?Mira lo que esta ocurriendo en Estados Unidos con Donald Trump. Yo he estado en países donde ser mujer es menos que nada. En el Chad, que es uno de los más pobres del mundo, el taxista más pobre tiene tres mujeres en el pueblo. Sobre el tema del acoso yo cojo las cosas con pinzas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿En qué sentido?No podemos olvidar que estamos hablando del acoso en un mundo privilegiado, y es horrible, pero vayamos a la situación de la mujer en países del Tercer mundo, o en India, o en China, donde una pobre chica por tener la regla la enviaron a un chamizo a varios grados bajo cero y cuando fueron a buscarla había muerto de frío. ¿Cómo conciliar todo esto?

Dígamelo usted.Yo creo que los desafíos que tenemos son: sentirnos parte de un colectivo concreto, por ejemplo España, Europa, y luego ser conscientes de que la mujer es la mitad del mundo. ¿Cómo conciliar todo esto para que la libertad sea real?

¿Cómo?Yo soy de la opinión de que si una mujer desde la libertad quiere ponerse un velo, que se lo ponga. Cuando hay una norma, ya no me parece bien. Tenemos una labor por delante para impedir que los adolescentes tengan comportamientos machistas.

¿No es sólo una cuestión de educación?Deberíamos tener el rigor de no dejarles pasar una. Yo hice un documental sobre mujeres maltratadas, y me di cuenta de que les estamos pidiendo que sean heroínas, que denuncien, y eso no siempre es factible.

¿No hay resquicio para la esperanza?Sí, yo conozco hombres que cuando dicen que son feministas lo son y tienen un gran respeto por las mujeres, pero no todos son así, y eso es lo que me preocupa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo vive el proceso catalán?Fatal, cómo lo voy a vivir... Así como los tres últimos meses del pasado año para mí fueron de tristeza, depresión, porque sufrí ataques personales, hoy sigo sin entender lo que nos ha pasado. Racionalmente es muy difícil explicar que a mucha gente se le ha despertado ese sentimiento de que los catalanes son superiores a los demás porque, al final, es lo que está detrás de todo esto.

¿Ha faltado diálogo?Llevamos muchos años sin dialogar, diciendo que esto no iba bien, y el gobierno de Rajoy no hizo nada por pereza. No hay políticos buenos o malos, los hay con voluntad de servicio, y otros que sólo quieren salir en la foto, entre estos últimos incluyo a Rajoy, a Puigdemont, y al partido que le apoya, sin excepción.

¿Qué siente cuando la llaman fascista?Si la gente llama fascista a Marsé o a Serrat, que son iconos en Cataluña, es que hay una parte de la sociedad catalana que está muy enferma.

¿No se anima a hacer un documental sobre este tema?No, no, porque no sería objetiva, creo que tienen que ser otras personas quienes lo hagan, yo no tengo la distancia necesaria.

¿Ha perdido amistades?Sí, pero también los amigos de toda la vida estamos más unidos que nunca, porque nos sentimos un poco como los cristianos de las catacumbas. Para todo lo que es oficialismo, nosotros no existimos, pero bueno, son ellos quienes se lo pierden.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tiene una hija, ¿cómo viven esto los jóvenes?Mi hija ha viajado mucho, ha estudiado arte, es muy buena fotógrafa, tiene un gran sentido del humor y eso le ayuda. Lo ve, como tanta gente, con estupor. Sabe de entrada que para abrirse camino tendrá que irse a trabajar a otro país. Es lo que le preocupa.

Y su madre, ¿qué piensa?Mi madre es súper catalanista, siendo como es de Salamanca, pero lo ve con mucha preocupación.

¿Quién es Isabel Coixet?

Nació en Barcelona, el 9 de abril de 1960. Comenzó a familiarizarse con el cine el día de su Primera Comunión, cuando le regalaron una cámara.

Estudios: Licenciada en Historia por la Universidad de Barcelona, se especializó en los siglos XVIII y XIX. Finalmente se inclinó por la publicidad y la redacción de anuncios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Inicios: Debutó como guionista y directora con "Demasiado viejo para morir joven", lo que le valió su primer Goya como Mejor directora novel. Su primera película en inglés la rodó en 1996, "Cosas que nunca te dije", fue nominada al Goya Mejor guión original.

Trayectoria: El éxito internacional le llegó con "Mi vida sin mí", protagonizada por Sarah Polley. Experiencia que repitió en "La vida secreta de las palabras", con Polley, Tim Robbins y Javier Cámara. La película fue premiada con cuatro Goyas. Ha dirigido 33 títulos (entre películas, documentales, cortos...). Por "La librería" ha recibido dos Goyas: Mejor película y Mejor dirección.

Familia: Tiene una hija de 20 años. Y mantiene una relación sentimental con el activista Reed Brody.

La foto favorita de Isabel Coixet

"Esta foto recibiendo el Goya a la Mejor película por "La librería", y a la Mejor dirección, ha sido una inmensa alegría para mí, porque no lo esperaba".

Entrevista realizada en el Hotel NH Collection Madrid Suecia. Calle del Marqués de Casa Riera, 4. Madrid. Teléfono.: 912 00 05 70. Reservas: 91 2665708

Publicidad - Sigue leyendo debajo