Pedro García Aguado te ayudará a cumplir tus retos de este año

La vida le ha enseñado a Pedro García Aguado cómo salir del pozo de las drogas, siendo como era el mejor jugador de la liga española de Waterpolo, Medalla de Oro en Atlanta. Un deportista de élite que no dudó en dar un vuelco a su vida y aceptar el reto de presentar programas tan novedosos cómo "Hermano Mayor", o "Cazadores de Trolls", en los que se implicó profesional y emocionalmente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El resultado no ha podido ser más gratificante, ya que se ha convertido en un referente para jóvenes y mayores. Lo cuenta en su nuevo libro "¡Consíguelo!", en el que enseña a afrontar algunos de los retos que cada año nos ponemos en estas fechas.

Pedro, ¿qué hacer para llevar a término esos propósitos?

Salir de nuestra zona de confort, para ello tenemos que saber si lo que nos atenaza es el miedo, y una vez que sepamos cuáles son nuestros propósitos, emplear nuestras propias estrategias porque no todas sirven para todo el mundo.

¿No conseguirlo lleva a la frustración?

Sí, porque es un sentimiento del que todos huimos y, sin embargo, es la mejor herramienta para seguir adelante. Hay un libro de José Antonio Marina que explica muy bien cómo recuperar la autoridad ante los hijos.

¿Cómo se consigue eso?

Hablando y explicándoles que por mucho que les quieras, las cosas no van a ser siempre como ellos quieren que sean. Por eso, cuando fallas es cuando hay que cambiar de rumbo.

¿No deberían enseñarlo en las escuelas?

Es una asignatura que hay que enseñar en casa, utilizando el "no" como respuesta. Tiene que haber un equilibrio entre el sí y el no. Fallar no es el final, es algo que tienen muy claro los americanos.

¿Qué hacen que no hagamos nosotros?

Cuando vas a solicitar un trabajo miran el curriculum porque les interesa saber si has montado una empresa, si has fracasado, para ver tu capacidad de resistencia, y si has sabido dar la vuelta a una mala situación convirtiéndola en algo positivo.

¿Se protege demasiado a los jóvenes?

Es malo en la medida en que cuando tu hijo crezca no sea capaz de valerse por sí mismo. A los hijos hay que educarles para que el día de mañana sean capaces de superar la adversidad. Para conseguirlo tienen que ir entrenándose. Hay hijos que están super protegidos y salen adelante, pero la estadística demuestra que la mayoría tiene miedo al fracaso y se sienten frustrados si no consiguen lo que quieren.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

"De la súper protección pueden salir hijos tiránicos"

¿Qué aprendió en "Hermano mayor"?

Que hay padres que no sabían que de esa súper protección saldrían hijos tiránicos, porque en la sociedad actual, en la que los padres trabajan los dos, al llegar a casa ninguno quiere pelearse con sus hijos, y la mejor manera de conseguirlo es que hagan lo que quieran. Esos hijos, a la mínima adversidad se vendrán abajo. Unos utilizarán la violencia, otros no sabrán salir adelante.

Dibuja un panorama muy sombrío.

Hay que enseñarles a controlar los impulsos porque si lo consiguen van a ser más felices. A los niños en las escuelas hay que llevarles educados de casa.

¿Por qué no se hace más por la educación?

Porque es más fácil mandar a un rebaño, sin criterio propio, que a personas capaces de pensar.

Los rebaños no siempre se controlan.

Pero pagan impuestos, y si les engañas diciéndoles que van a cobrar subsidios de por vida, te pueden dar problemas, claro que sí, pero la realidad es que cada día hay más problemas para emprender pero no para trabajar por un sueldo mínimo.

Critica el consumo sin freno.

También digo que ante ese afán está nuestra capacidad de enseñar a nuestros hijos a pararse a pensar. ¿Te acuerdas de aquellas cámaras de fotos en las que tenías que esperar a que las revelaran?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Dónde quiere ir a parar?

Ahora, en un segundo la ves, la retocas, y las compartes, y en un abrir y cerrar de ojos sabes si han gustado o no. Nuestros hijos no son culpables de que la sociedad funcione de esta manera, y eso lo saben las empresas que conocen que en la satisfacción inmediata estará siempre su negocio.

¿Las emociones están relacionadas con los antidepresivos?

Por supuesto, al crear insatisfacción porque no tienes todo lo que quieres, te medicas para combatir la ansiedad. Y esto es muy peligroso.

¿No aprendemos nada del pasado?

No, cuando empezó la crisis desaparecieron todos los anuncios de créditos rápidos y llegaron los desahucios. Al final, todo es cuestión de educación, de pedagogía y de conseguir los objetivos con esfuerzo.

¿Con estos sentimientos juegan los empresarios?

Ellos tienen su hoja de ruta, y aunque la mayoría busca triunfar de forma inmediata, otros muchos trabajan la cultura y los valores de hacerlo en equipo.

¿Por qué cotiza tanto el éxito?

En eso los medios de comunicación estamos dando modelos educativos y de comportamiento erróneos.

¿En qué sentido?

Te pongo un ejemplo: estaban viendo mis hijas un programa en el que se divulgaba que salir en la tele equivale a hacer bolos, tener miles de seguidores en las redes, etc. Si en vez de eso les inculcásemos que el triunfo es estar a gusto consigo mismas, no tendrían esta obsesión por el éxito rápido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Lo dice con conocimiento de causa.

Eso me lo enseñó perder la Medalla de Oro en las Olimpiadas del 92. Ganamos la plata pero no el oro, y fue una frustración muy grande.

¿Cómo canalizan los deportistas de élite el fracaso?

Con buenos equipos y analizando las causas del fracaso, no culpando a los otros. Nosotros aprendimos y estuvimos cuatro años preparándonos para las siguientes olimpiadas.

¿Qué consejos le daría a Ronaldo?

Voy a romper una lanza por Ronaldo, porque creo que de cara a los chavales la imagen que da no es buena porque es muy individualista y tiene un ego excesivo, pero por otro lado hay que reconocer que es muy profesional, ya que nunca se le ve de fiesta, y tiene claro lo que quiere conseguir y lo consigue.

¿Qué falla para que caiga tan mal?

No tiene una estrategia de comunicación buena. Cuando él dijo que la gente le envidiaba porque era el más guapo y el más rico, era un crío. En Estados Unidos estas confesiones son un valor, aquí no, porque valoramos la falsa humildad.

A Messi, ¿qué le diría?

A mí me gusta más Cristiano porque cuando pierde se le nota el cabreo, pero Messi es un crack, más plano pero un crack.

¿Usted tuvo hambre de triunfo?

Éramos animales del deporte. Mariano García Barguilla nos inculcó que el disfrute del deporte cuando eres pequeño está en la formación, pero cuando alcanzas un cierto nivel, es ganar. Nosotros siempre teníamos los ojos puestos en Alemania del Este, porque además de ser bueno tienes que jugar para el equipo y con el equipo.

"Se apela a la intimidad de los hijos para no vigilarles"

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Rafa Nadal es tan humilde como parece?

Yo, que he coincidido con Toni, su tío y entrenador durante muchos años, sé cómo le ha inculcado la humildad. Me contaba que a los 16 años, Rafa ganó un torneo muy prestigioso y se fue con su preparador físico y alguien más a comer una mariscada.

¿No les sentaría mal?

No, qué va, pero Toni le aconsejó no volver a ese tipo de restaurantes aunque pudiera permitírselo, sino a otros más sencillos. Fue una lección de humildad.

¿Usted no tuvo quien le diera esos consejos?

No, cuando yo llegué a Barcelona me compré la moto más grande. Es lo que le falta a Cristiano, buenos asesores de comunicación, porque en el campo tiene una seguridad que le falta en otros aspectos de la vida.

¿Todo se puede aprender?

Sí, Messi no va diciendo que es el mejor del mundo, no lo necesita.

Ahí entra la educación de nuevo.

Lo han demostrado los padres de Rafa Nadal. Yo recuerdo que mis padres me llevaban a los partidos pero nunca se quedaban a los entrenamientos, hay otros que hacen lo contrario, se enfrentan al entrenador, y eso hace que muchos niños abandonen el deporte.

¿Por qué los españoles nos valoramos tan poco?

Ocurre desde hace siglos, por eso mucha gente sobrevive haciéndose trampas así mismos. Lo primero que deberíamos aprender es a no destrozar España, que tantas cosas buenas tiene.

¿Qué cambiaría de las redes sociales?

Las redes exigen educación para hacer buen uso de ellas, de no hacerlo así, la deshumanización, el odio, el insulto, se habrán instalado en sus vidas. Porque las redes lo que dan es un altavoz a todo el mundo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tiene dos hijas, ¿qué consejos les daría para no caer en las trampas que ofrecen las redes?

Hay un artículo en el Código Civil que dice: los padres con hijos no emancipados deben protegerles, darles alimentos, cobijo y estudios hasta que sepan valerse por sí mismos. Eso es prioritario al derecho a la intimidad de los menores. ¿Por qué digo esto?

¿Por qué?

Porque cuando mis hijas bajaban al parque o lo hacía yo cuando era menor, mis padres no bajaban para ver con quién estaba. Antes se habían informado de quiénes eran mis amigos, qué hacían sus padres... Ahora, con las redes, todo eso se ha olvidado, y apelan a la intimidad de sus hijos para no vigilarles.

¿A qué edad se les debe regalar móvil a los niños?

Dice Francisco Castaño que a los 30 y que se lo paguen ellos. Pero la presión empieza a los 10 años. Lo importante es darle un manual de cómo deben usarlo, porque hay que aprender a convivir con todos los peligros de las sociedades modernas.

En España no conseguimos la igualdad entre chicos y chicas, ¿por qué?

Falta tiempo para que la igualdad en el trato, en los salarios, en la educación, se instale en la sociedad. Ha habido un repunte del machismo debido a muchos factores, hace falta tiempo para erradicar todas esas cosas que tanto daño están causando.

Usted tiene dos hijas.

Sí, Claudia y Natalia. A mí me daría miedo si yo no estuviera pendiente de ellas y de lo que hacen, he tenido la suerte de aprender mucho de los adolescentes presentando "Hermano mayor" y otros del mismo corte.

¿Qué les prohíbe?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Prohibir nada, sí les aconsejé que no subieran determinadas fotos a Instagram, o la relación con las amigas a través de los chats, por el riesgo que conlleva, pero no tengo problemas con ellas.

Un triunfo sin duda.

Hay una frase que oí a una monjita y que decía: chicas, cuando volváis a la residencia esta noche, que no hayáis hecho nada de lo que podáis arrepentiros. Es lo que he intentado inculcarles. Además de aconsejarles que no se droguen y que no beban para gustarse.

¿Quién es él?

Nació en Madrid, el 9 de diciembre de 1968.

Inicios: Comenzó en la escuela de waterpolo de Mariano García.

Trayectoria: A los 18 se fue a Barcelona, a la Residencia de deportistas Joaquín Blume en Esplugas de Llobregat. Fue expulsado de la misma al confesar que compaginó los duros entrenamientos con el mundo de la noche y las drogas.

Títulos: Fue internacional con la Selección Nacional de waterpolo en 565 ocasiones, proclamándose Campeón olímpico en 1996 y mundial en 1998. Fue elegido Mejor jugador de la liga española en 2001. Ha recibido la Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo.

Televisión: De 2009 a 2015 ha presentado "Hermano Mayor", en Cuatro. Fue jurado en "Levántate", en Telecinco. En 2015 le ficha Atresmedia para presentar "Cazadores de Trolls", "La Isla", y próximamente "De hoy en un año" (A3).

Libros: En 2008 escribió "Mañana lo dejo, confidencias de un campeón olímpico que venció las drogas y el alcohol". Su último libro, "Consíguelo", en colaboración con Jaume Serrat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Familia: Tiene dos hijas.

En pocas palabras

¿Por qué se drogaba?

Para gustar. Para superarlo tuve que trabajar mi autoestima.

¿Qué le pide al año 2018?

Para mí nada porque tengo trabajo y salud. Pido para mis hijas, para que sean felices.

¿Le preocupa la edad?

Nada, voy a cumplir 50 y quiero disfrutar lo que me queda.

Mi foto favorita

"Esta foto me encanta porque estoy con mis hijas, y al fondo se ve la Almudena, y les expliqué lo que era para los madrileños y que fue ahí donde se casó el Rey Felipe VI".

Entrevista realizada en el Hotel Wellington, calle de Velázquez, 8. Madrid. Teléfono: 915 75 44 00

Publicidad - Sigue leyendo debajo