Anabel Alonso: "Dedico mucho tiempo a mi madre, mi pareja y a mis perros"

Cercana, simpática, Anabel Alonso ha conseguido no sólo que se le respete por su trayectoria como actriz, cómica y presentadora de televisión, sino por la forma en que ha sabido manejar su carrera y su vida personal. Hija única, después de la muerte de su padre, dedica la mayor parte de su tiempo a cuidar de su madre, y al rodaje de la serie 'Amar es para siempre'. Ahora ensaya de su nueva obra 'El trompo metálico'...

image

Cercana, simpática, Anabel Alonso ha conseguido no sólo que se le respete por su trayectoria como actriz, cómica y presentadora de televisión, sino por la forma en que ha sabido manejar su carrera y su vida personal. Hija única, después de la muerte de su padre, dedica la mayor parte de su tiempo a cuidar de su madre, y al rodaje de la serie 'Amar es para siempre'. Ahora ensaya de su nueva obra 'El trompo metálico'...

1 de 10
Anabel Alonso abre su corazón a Diez Minutos

Nos encontramos con la actriz Anabel Alonso en el Hotel Emperador de Madrid, donde nos abre su corazón para hablarnos de su trabajo y de su vida.

-¿De qué le sirve la experiencia?
-Para no equivocarme, sobre todo en el trabajo, en el que yo me guío por dos cosas: intentar que los papeles que interpreto me apasionen, y que económicamente me interesen, ya que en esta profesión nunca sabes si va a funcionar o no, por eso es tan importante creer en lo que estás haciendo.

-Los más asiduos al teatro, ¿qué buscan?
-La gente tiene más ganas de reírse, quizá porque lo necesita, por el momento que estamos atravesando. Ahora, como desde los griegos, el público se ríe de las mismas cosas, en eso no hemos cambiado tanto, sí en el envoltorio pero en la esencia no.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
Su nuevo proyecto

-¿Qué es lo más atractivo de su nuevo proyecto 'El trompo metálico'?   
-Que es una función de una autora y directora argentina que se estrenó en Buenos Aires, donde estuvo cinco años en cartel. Es una comedia cruel, con tres personajes: Ricardo, Magdalena y Catalina, que forman una familia peculiar que pretende conseguir la perfección de la hija.

-¿Lo consiguen?
-Yo diría que con muchos juegos florales y con el fin de que la niña vea otra realidad y se rebele. Va en la línea del uso y el abuso del poder en una familia que tiene sus jerarquías, con su opresor y oprimido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
Un personaje esperpéntico y ácido

-¿Cuál es su papel?
-El de Magdalena, la madre, una mujer bruta, zafia, ignorante, grotesca y soberbia, que ejerce el poder sobre Catalina, algo que no se atreve a hacer con su marido. Más o menos un estereotipo que se repite mucho en todas las sociedades. El abuso no es sólo físico, también es psicológico.

-¿Por qué esta obra y no otra?
-Me gusta apostar por gente nueva, hacer hueco a dramaturgos menos conocidos, sin olvidar lo interesante que resulta refritar éxitos que se ven en otros países.

-¿Se diferencia de lo que ha sido su trayectoria?
-Sí, sí, porque se trata de un personaje un poco esperpéntico, muy ácido, en el que se mezclan muchas cosas. La lección es que cada uno puede elegir su destino, saliendo de esa prisión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
Actriz por pura vocación

-¿Cómo convenció a su padre, siendo hija única, de que quería ser artista?
-Hablando mucho porque no quería que yo fuera actriz, ya que le parecía una profesión muy arriesgada y le daba miedo. Por eso yo siempre digo que la crisis nos ha cogido con la lección aprendida. Nadie de la gente que él conocía se interesaba por este mundo y, claro, eso le impactaba, pero afortunadamente tanto para él como para mí nos salió bien la jugada.

-¿Qué despertó su interés por un mundo muy alejado del suyo?
-La vocación existe, ya que nadie me había inculcado el amor por el cine o el teatro. Veía programas de la tele que me gustaban y yo los imitaba pero nada más, pura vocación, y que supe detectarlo y luchar por ello.

-¿Algún consejo para los que empiezan?
-Que hay que intentarlo siempre, el no ya lo tienes, pero hay que luchar por conseguir tus sueños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Ha trabajado con todos los grandes

-¿Usted pecó de osada o de aventurera?
-Un poco de todo, era inconsciente, atrevida, y con mucho morro. Cuando iba a un casting, aunque hubiera 300 para el mismo papel, siempre pensaba que como yo no había otra. Podían ser más altas, más guapas, pero me diferenciaba que la seguridad se transmite.

-Algo se le resistiría.
-Tuve la suerte de que cuando llegué a Madrid estaba “la movida”, la gente era muy creativa, sabías lo que se cocía porque todos coincidíamos en los mismos bares, y eso te permitía conocer gente muy diferente. 

-¿Fue ahí donde conoció a Pedro Almodovar?
-Sí, debía ser finales del 92, cuando presentábamos Antonia San Juan y yo “Sabor de chicas”, fue donde Pedro me echó el ojo. Pocos meses después recibí su llamada para trabajar en “Kika”. Fue un año glorioso porque en esa época también empecé a rodar “Los ladrones van a la oficina”.

-Con todos los grandes, ¿no es así?
-Imagínate, Fernán Gómez, Agustín González, Paco Rabal, Antonio Resines, Gracita Morales, Fernando Rey, todos. A veces, cuando les veía pensaba: ¿Cómo Tito Fernández pudo apostar por una actriz desconocida para coprotagonizar con todos los grandes? Lo hizo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
Chica Almodóvar

-¿Qué le aportó ser 'chica Almodóvar'?
-Me abrió las puertas del cine y me cambió la vida, porque a partir de esa película trabajé con Pilar Miró, Jaime Chávarri, todos dieron un gran espaldarazo a mi carrera.

-Supongo que aprendería de todos ellos.
-“Los ladrones...” fue un máster vital y profesional porque con ellos compartía plató y plato, porque comer a su lado era como asistir a una tertulia del Café Gijón. Sabían de política, economía, arte, y yo tratando de absorberlo todo. Tenían calidad humana y humildad, mucha humildad pese a ser tan grandes.

-¿Su profesión ha cambiado tanto como la sociedad?
-Notoriedad ha habido siempre, actores que se creen que han nacido de la pata del Cid también, pero la mayoría siguen igual. El éxito en televisión es más rápido, por eso es importante saber que igual que subes puedes desaparecer de pronto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
Nunca ha buscado la fama

-¿Entre sus metas estaba la fama?
-No, yo quería ser buena actriz y poder vivir de esto. La fama es un efecto colateral que puede llegar o no porque quien lo decide es el público. También se dan casos de grandísimos actores o actrices que no son famosos nunca.

-¿Qué le molesta de su profesión?
-No entiendo a la gente que pide respeto a su privacidad y después lo cuenta todo. Lo más maravilloso es disfrutar de tu libertad.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
Anabel Alonso, una cómica por dentro y por fuera

-¿Dónde se siente más cómoda, en el cine, en el teatro o en la tele?
-Tengo debilidad por la tele y el teatro, el cine me encanta pero trabajo menos. En la televisión me lo paso pipa, porque puedo improvisar, el contacto con el público es directo, y lo más importante: tenemos una industria potente. El teatro es un género muy distinto.

-¿Humorista o cómica?
-Cómica, que es como le gustaba definirnos a Fernando Fernán Gómez. Lo de ser cómica o cómico es como cantar flamenco, lo cantas o no. Después esta el “tempo”, que lo tienes o no.

-Hay más humoristas hombres que mujeres.
-Porque la mujer es más pudorosa. Ellos se encuentran más cómodos riéndose de sí mismos, en cambio a la mujer le da menos vergüenza desnudarse por fuera que por dentro.

-¿Alguna línea roja?
-El dolor, en cualquiera de sus manifestaciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
Firma de Anabel Alonso

-¿Cuáles son sus aficiones fuera de cámara?
-Me dedico mucho a mi madre, que ya está muy mayor y sólo me tiene a mí porque soy hija única. Razón por la que no viajo tanto como me gustaría, paso mucho tiempo con mi pareja y con mis perros, voy al cine, lo normal.

-No tiene hijos.
-Nunca he tenido esa necesidad, y al no tenerlos no les echo de menos. Alguna vez pensé la posibilidad de adoptar un hijo, pero te lo ponen muy difícil y es un proceso tan complicado que al final lo piensas y no lo haces.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
La foto favorita de Anabel Alonso

"Es la foto que nos tomamos el primer día de rodaje de “Amar es para siempre”, en el que estamos todos los compañeros y se ve el buen ambiente que hay. Algo que me satisface mucho”, comenta la actriz Anabel Alonso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo