Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Kiko Hernández nos presenta a sus hijas Abril y Jimena

Sus mellizas nacieron mediante gestación subrogada y está tan feliz que nos las presenta y cuenta cómo vive el día a día de su reciente paternidad.

Kiko Hernández posa con sus hijas en exclusiva para Diez Minutos

ENTREVISTA Y FOTOS EXCLUSIVAS Hace casi seis meses que nacieron sus mellizas mediante gestación subrogada, y está tan feliz que ha decidido presentárnoslas y contarnos cómo vive el día a día de su reciente paternidad.

1 de 19
"He pasado un calvario"

Cuatro años luchando por hacer realidad su sueño de convertirse en padre. Cuatro años de desvelos, de ilusiones frustradas, de idas y venidas, de invertir mucho dinero y también de recibir críticas porque no todos le creían. Hasta que el pasado 19 de enero nacieron, por gestación subrogada, Abril y Jimena, sus hijas mellizas. Hoy nos reencontramos con Kiko Hernández para que nos cuente cómo se encuentran sus niñas y cómo se le está dando el papel de padre.

Han pasado cuatro años desde que dijiste que querías ser padre. Ahora que ya lo eres, ¿qué sientes cuando las ves cada mañana, no te parece increíble?

Es increíble y maravilloso, desde luego, pero también pienso que cuando lo dije hace cuatro años la gente pensaba que me lo estaba inventando, que lo hacía por conseguir audiencia. Lo que no saben es el calvario que he pasado, primero con un proceso de adopción, luego con uno de gestación subrogada que me engañaron y así hasta que di con la agencia definitiva. Hubo un momento en que perdí la ilusión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 19
"Es lo más grande que he hecho y haré en mi vida"

¿De verdad que la gente te decía que lo hacías por regresar a la tele con un bombazo?

Sí, sobre todo por redes sociales. Hay que ser miserable… Cómo iba a jugar con una cosa así. El que más he sufrido con esto he sido yo. Ha sido muy duro todo el proceso, con casi 40 años ver que mis ilusiones se truncaban, luego ver cómo los embriones al descongelarse, muchos no estaban en condiciones de ser gestados, sólo recibía noticias negativas… Quizá fue culpa mía por contarlo antes de tiempo. En mi caso ha sido un proceso muy largo y tenía que haber esperado. Pero tenía tangas ganas e ilusiones, que no me pude aguantar. Recuerdo incluso lo que dijo Mercedes Milá: algo así como que cuando llegaran, iban a tener ya la Comunión hecha. Por eso digo que la culpa ha sido mía por anunciarlo tan pronto.

Todo eso ya pasó. Cuéntanos ahora qué sientes cuando ves sus caritas cada mañana…

Casi siento más emoción por las noches, cuando me tengo que despedir de ellas, les doy un beso de buenas noches. Pero cada mirada, cada sonrisa, cada cosa nueva que voy descubriendo con ellas y ellas conmigo, es maravilloso. Sé que es lo más grande que he hecho y haré en mi vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 19
"Tengo mucha ayuda"

Ha sido un proceso largo y duro, pero las niñas ya tienen 5 meses y no paran de crecer. ¿Cómo están?

Sí, bueno, también dijeron que me había inventado las fechas. El nacimiento estaba previsto para marzo y nacieron el 19 de enero. Fue durísimo. Ya lo conté. Jimena nació con parada cardio-respiratoria, Abril nació bien, hubo desplazamiento de placenta y nacieron muy mal. Allí, en San Diego, me despedía de ella todos los días porque no sabía si iba a salir adelante. Pero día a día se agarraba a la vida. Ha cogido una fuerza tremenda. De hecho, es Jimena la que siempre se despierta sonriendo, apenas llora durante el día, siempre feliz, como si supiera que tiene que dar gracias todos los días a la vida… Sin embargo, Abril, que lo tuvo más fácil, es todo lo contrario: llorar, gruñir, patalear. Y Jimena parece que dice: Qué maravilla despertarme y que me den mi biberón y me cambien el pañal… ¡Ya pesan cinco kilos! Cada vez que suben 100 gr es una fiesta en mi casa. Ya están en su percentil. Los médicos me dijeron que al ser prematuras van dos meses por debajo de la media. Luego, cuando cumplan dos años, los baremos ya son los mismos. 

Kiko, ser padre no es fácil, pero en tu caso hay que añadir que eres primerizo, soltero y ellas son dos. ¿Cómo te las arreglas?

A ver, tengo mucha ayuda. Reconozco que al principio quería hacerlo yo todo solo, pero era imposible. Tenía que volver a trabajar y necesitaba encontrar una persona de total confianza. Me costó mucho, pero las personas que me ayudan quieren a mis hijas como si fueran suyas. Son dos cuidadoras que se turnan para cubrir las 24 h del día conmigo, claro. Yo apenas salgo. En estos seis meses sólo he salido dos veces. Ya no hay nada que me llene más que vivir cada segundo con mis hijas. Mis amigos ya saben que aquí estoy encantado de recibirles, pero salir yo… ¿a qué? ¿a tomar copas? Ni de broma. Tengo mucha ayuda, a mis padres cerca, a mi hermana, pero yo también soy muy apañado, ¿eh? 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 19
"Al principio me daba miedo tocarlas"

¿Cómo fue ese viaje con ellas hacia España?

Volvíamos con mi madre y volamos en business por ellas, no por mí, que me da igual, pero la compañía Delta olvidó las cunas. Total, que las tuvimos que llevar en brazos. Yo llevaba 4 días sin dormir y nos esperaban 16 horas de vuelo. Pensé: Me voy a quedar dormido y mi hija se me va a caer de los brazos. ¡Qué agobio! Y qué hicimos?, cambiar de bebé cada hora. Así que, como ves, he tenido un buen entrenamiento desde el primer día.

A estas alturas seguro que das biberones y cambias pañales con los ojos cerrados pero, ¿cómo fue esa primera vez?

Nunca había cambiado un pañal, ni a mi sobrino. Pero en el hospital me debieron ver tan desvalido, que me lo explicaban pasito a pasito… Al principio me daba miedo tocarlas. Nacieron con menos de un kilo y, además, estaban llenas de tubos. Yo comenté que prefería no cambiar pañales hasta que les quitaran las sondas y demás, pero me dijeron que no, que tenía que empezar ya. Y lo hice. Me dieron mucha confianza. Han sido maravillosos. Y los biberones, venían preparados y yo sólo les ponía la boquilla. El primer mes los alternaban con leche de la gestante, muy importante para ellas, para ellas es oro, me decían los médicos. De todas formas, leí y sigo leyendo de todo sobre el mundo del bebé. Y veo miles de vídeos en You Tube. Es más, ya no veo Netflix ni HBO.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 19
Piel con piel

¿Cuál es el momento del día que más disfrutas con ellas?

La mañana, porque es cuando están más despiertas. Me levanto pronto, voy a verlas y cojo a la primera que está despierta. Todavía no ven, bueno, bultos me dice el pediatra, pero yo creo que sí, porque cuando yo las cojo se tronchan conmigo. Mientras que si las cogen otros, miran muy serias y con los ojos muy abiertos como diciendo quién es ésta. La voz también es muy importante, como la piel con piel que me aconsejaron en EE UU.

¿Y cómo es eso?

Yo me tumbo sin camisa y me pongo a mi hija sin ropa sobre mi pecho. Dicen que se crean unos vínculos más estrechos. Yo no sé si será verdad, pero lo hago porque me encanta y nos tronchamos de la risa. Un día se me hizo pis encima… no veas, es quitarles el pañal y chorros por aquí, chorros por allá (risas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 19
Sus primeros baños

Y la hora del baño, ¿te apañas bien?

Al principio les daba miedo. El médico me dijo que era porque eran prematuras y necesitaban mucha protección, que les acariciara mucho la cabecita, que se sintieran protegidas… Y en el agua se veían indefensas y lloraban mucho. Por eso al principio las bañábamos por parroquias. Ahora les encanta!!! Y no paran de chapotear.

¿Y jugar con ellas?

Son muy pequeñas todavía. El otro les di un sonajero y una lo enganchó. Y dice mi madre: anda, pero ya lo coge! Y le dije: no, es que ahora no sabe soltarlo (risas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 19
"Me han diagnosticado artritis soriásica"

¿Qué es lo que te está resultando más complicado en estos primeros meses de crianza?

En este viaje me han diagnosticado artritis soriásica. No puedo mover bien la mano derecha, me dan pinchazos y tengo dos dedos casi inmóviles. Entonces reconozco que me da miedo que se me caiga una de mis hijas. Las cojo con la mano izquierda, les doy el biberón con la izquierda y, claro, es más de media hora entre que se lo toma, para, los eructos… Y a veces no puedo terminar porque con la derecha no puedo ni me atrevo.  

Llevabas años deseando ser padre. Ahora que lo eres, ¿echas de menos tu vida anterior?

Para nada. Mi vida anterior a mis hijas era la que era, seguro que mucho mejor que la de mucha otra gente, pero nada que ver con la maravilla que tengo ahora. No echo de menos nada. Mi vida, comparada con la que tengo ahora, era una mierda. Ahora no es que la tenga llena, la tengo a rebosar. Antes no estaban ellas, ahora sí están.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 19
Sin pareja

Pero echarse la siesta, ver series…

Bueno, afortunadamente eso lo puedo seguir haciendo porque tengo ayuda. Sé que dirán que así cualquiera, pero para eso he trabajado y trabajo tanto. Es cierto que ahora tengo la mitad de la mitad del tiempo para mí, pero algo sigo teniendo.

Aunque tienes ayuda, y por supuesto a tu madre, ¿no te gustaría a veces haber sido padre en pareja?

No, porque no puedo echar de menos algo que no he tenido. Tengo muchos amigos que han sido padres y que se han separado ¿y sabes lo que dicen?, que ojalá ellos hubieran hecho lo que yo para no tener problemas con la custodia, las visitas, las vacaciones… Si a mí me pasara eso ahora mismo, no sé lo que haría, de verdad. No se pueden utilizar los niños para tirarse los trastos a la cabeza. Ahora entiendo, y lo siento cuando me he metido con los hijos de alguien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 19
"Ahora entiendo los gritos de Belén Esteban"

Ahora haces tuyo el grito de guerra de Belén Esteban "por mi hija, mato".

Por supuesto, ahora entiendo los gritos de Belén Esteban y no entiendo los silencios de Rosa Benito cuando machacaban a Chayo. Me dicen a mí la mitad sobre mis hijas y el "te arrastro, te arrastro" no es ni la mitad de lo que yo haría por Fuencarral.

Pero hay muchas clases de padres…

No, para mí eres padre o no eres padre. Tengo amigos que me han contado que tardaron un tiempo en sentir ese apego. Yo no, en cuanto fui a las incubadoras, que estaba deseando, y sin poder tocarlas, sólo poniendo la mano sobre el cristal, sentí que eran mis hijas con una intensidad que no puedo explicar con palabras. En cuanto las vi, ya sentí que eran mis hijas. Y eso que en mi caso fue estar tomando un café y de repente recibir una llamada y que me dijeran que ya era padre. Yo flipé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 19
Unas niñas muy buenas

¿Habéis empezado ya con la etapa de papillas?

Nooo, quedan dos meses. Ahora están con los dientes y tienen mucho dolor. Jimena está la pobre muy molesta. Compré unas cositas que metes en la nevera y se lo pones en la encía y les calma. Y también una cremita. Pero mira qué curioso. A Abril le salió un diente al nacer. Pero uno grande, como los nuestros. Y cuando llegamos a España, ella con su diente, que te tronchabas al verla, nos dijeron que había que quitarlo. Y tres días antes de la intervención, se puso negro, se empezó a mover y se cayó. Nos dijeron que eso pasa mucho en prematuros. 

¿Son niñas buenas o te tienen en vela toda la noche?

No, son muy buenas, mucho, nunca han tenido fiebre ni un cólico ni una mala noche de esas de tener que salir corriendo a urgencias. Nada. Yo creo que en San Diego ya lo pasamos todos tan mal que aquí, en España, sólo son alegrías y crecer y crecer y crecer. Sólo lloran cuando quieren su biberón. Entonces se arma una buena. Y como una despierta a la otra, se lía la gorda. Pero nada más. La única urgencia es ¡¡¡traer el biberón ya!!!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 19
Se le cae la baba

Tu vida ha dado un giro de 180 grados. ¿Cómo ha afectado en tu rutina, en tus horarios, en tu rendimiento en el trabajo…?

En el trabajo de ninguna manera, yo sigo estando al 100%, al pie de la noticia como siempre, pendiente de la actualidad y buscando y confirmando bombazos. Trabajo al mismo ritmo. Eso sí, cuando libro desconecto totalmente. Entonces mi tiempo es sólo para mis hijas. Supongo que así lo hacen todos los padres y madres del planeta, ¿no? Y en cuanto a horarios, sí. Hoy, por ejemplo, me levanté a las seis y media. Me desperté y me puse a escribir el blog. Desde que regresé de EE UU estoy todavía con los horarios un poco cambiados. Y, claro, luego ya me voy a ver a mis hijas. 

Se te cae la baba, no puedes negarlo…

Sí (risas), se me cae igual que a ellas cuando duermen (risas). Además, son unas santas. Apenas lloran, sólo comen, duermen y sonríen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 19
"A mis hijas no les va a faltar de nada"

Ya duermen del tirón toda la noche?

No, cada cuatro horas se despiertan para comer. Por eso tengo ayuda, porque yo solo sería imposible. Y ahí no escatimo en gastos. Mis hijas son lo primero y, mientras yo pueda, no les va a faltar de nada.

Los niños crecen tan rápido que ya estarás pensando en colegios, ¿las vas a llevar a guardería?

Por recomendación médica de momento no irán. Son tan pequeñas que podrían coger cualquier cosa y sería muy peligroso, sobre todo para una. Y luego se lo contagiarían, claro. Además, el médico me comentó que al ser dos no tienen problemas de socialización. Quizá cuando tengan un año sí, pero siempre según lo que me recomiende el médico. Ahí no me la juego. Cuanto más tiempo estén en casa, mejor crecerán. Pero mi casa es como la Puerta del Sol. No recuerdo un día sin que hayan venido amigos, familia, visitas…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 19
Mudanza en breve

Eso quiere decir que hay mucha gente que te quiere, ¿no?

Sí, y me da mucha alegría, pero también me estresa. Hay gente que no se da cuenta de que también descontrola a mis hijas, porque luego se quedan nerviosas, no quieren comer o dormir. Y ahora a ellas les engorda más dormir que comer. Es lo que necesitan, así que a veces restrinjo las visitas. 

¿Y a qué colegio te gustaría que fueran?

Mira, yo estoy enamorado de mi casa y de la zona, pero reconozco que tengo demasiadas escaleras. Es la casa donde he vivido desde que salí de "GH", hace 15 años, es mi refugio, pero ahora estoy viendo que es una casa muy complicada para tener dos bebés, muchas escaleras, una piscina grande… Por eso, en unos meses nos vamos a mudar a otra casa de una planta, por tema de seguridad y de colegios. Me da mucho miedo que les pase algo. Y de colegios aún no he pensado nada. Es muy pronto. Pero lo mismo que mis padres me dieron lo mejor que ellos podían, yo haré lo mismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 19
Vacaciones en casa

¿Serás un padre exigente con los estudios?

No creo, yo les pondré todo lo que tenga a su alcance. Si estudian o no, eso dependerá de ellas. Me gustaría que aprovecharan los medios que tengan, claro. Y si en lugar de hacer tres "Sálvames", tengo que hacer 14, y 100 bodas en la Quinta de Los Rosales y 40 Bingos Las Vegas para que cumplan sus sueños, lo haré.

¿Qué planes tienes para el verano, irás con las nenas a la playa o todavía es pronto?

Uf, no, es muy pronto. Pasaremos aquí el verano, que tenemos piscina y montaña y de todo. Este año ya hemos hecho las Américas, y nunca mejor dicho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 19
Sus miedos

Kiko, después de la odisea que has pasado, cuando te vas a la cama y apagas la luz, ¿cuáles son tus desvelos?

He tenido muchas pesadillas. He soñado que Matamoros se llevaba a mis hijas, que las secuestraba; he soñado que Jorge Javier se las llevaba también; todos los de Sálvame, que cuando venían a verme y me despistaba cuando me pedían un refresco, les veía irse corriendo con ellas por la cuesta. También soñé que se estrellaba el avión en el que viajábamos… Es absurdo, pero llevo tanto tiempo deseando ser padre… Y luego, ya despierto, pienso mucho en que yo, siendo solo, si me pasa algo se quedarían solas. Lo he hablado con mi familia, claro, y ellos me tranquilizan diciéndome que ellos siempre estarán ahí.

¿Ahora te cuidas más por ellas?

Sí, lo estoy pensando, pero no tengo tiempo. No voy a ponerme a hacer deporte en la cinta andadora si puedo estar mirando estas dos preciosidades.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 19
Parecidas a su hermana

Cuando les ves la carita, ¿a quién crees que se parecen?

Se parecen a mi hermana, sobre todo Jimena. Ves fotos de mi hermana de bebé y es igualita. Los ojos claros son de la familia de mi madre. Son guapísimas!!!

¿Y cómo se ha tomado tu sobrino la llegada de las niñas?

Al principio tenía muchos celos y no quería venir. Tiene ya 15 años y como me escuchaba decir a las visitas que si estás enfermo no puedes venir a verlas, él siempre me decía que tenía un poco de fiebre. Hasta el día que ya las vio y se enamoró de ellas. Ahora las cuida más que nadie. "Abuela, no tosas cerca de ellas" o "lávate bien las manos antes de cogerlas", dice. Está emocionado. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
17 de 19
Vestirán de forma diferente

Kiko, ¿cómo te gusta vestirlas?, ¿eliges tú su ropa...?

Bueno, me han regalado tanta ropa que ahora es la que les pongo. Pero el pediatra me ha dicho que no las vista igual porque pierden identidad y no se desarrollan como individuos. Es como si se vieran todo el rato en un espejo. Ahora son pequeñas y eso da igual. Pero con uno o dos años irán vestidas distintas. Pero el tema de la ropa no me interesa nada, la verdad (risas). Sólo me enfadé un día no sé si con mi hermana o una amiga, que les habían puesto una cinta en la cabeza con una flor. Por ahí sí que no paso (risas). Tampoco les he hecho agujeros en las orejas. .

¿Cuál es la visita que más ilusión te ha hecho?

La de mi abuela Teresa, sin duda, que vino desde Soria. Ver cómo mis hijas miraban a su bisabuela y ver cómo ella se deshacía con ellas fue maravilloso. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
18 de 19
Muchos regalos

¿Y qué regalos te han hecho más ilusión?

Todos, la verdad, pero tengo que agradecer desde aquí a las muchísimas personas anónimas que no sé cómo han averiguado mi dirección y me han mandados patucos, baberos con sus nombres y hasta ropita con dos barras de chorizos para cuando me desvele por las noches por mis hijas (risas). La gente es genial. Muchísimas gracias a todos desde aquí!!!

Ahora que ya eres padre, ¿te gustaría repetir la experiencia?

Sí, rotundamente sí. Ahora quiero ir a por el niño. Y no es una broma lo que digo. Se lo dije el otro día a mi hermana y a mi cuñado. Es la experiencia más bonita de mi vida. Si Dios me da salud y dinero, lo voy a llevar a cabo. Todavía no me he marcado plazos, pero no puedo dejar pasar mucho tiempo, sobre todo por mí. Esta vez ya lo he hecho mayor, así que imagínate… Cuando mis hijas tengan 20 años, yo tendré 60 y, aunque esté bien de salud, la mentalidad será muy distinta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
19 de 19
Tener más hijos

¿Y cuándo irías a por el niño, en año y medio o dos?

Sí, más o menos. Ahora me tengo que poner al día con Hacienda, porque me llegó una inspección de 2011 (todos lo hacíamos de una manera y por lo visto estaba mal) y tengo que cuadrar medio ejercicio. Un subordinado de Montoro le preguntó a mi gestor que por qué no había ingresado nada en los últimos meses. Le contestó que yo había sido padre y ese señor dijo que primero era Hacienda y después los hijos. ¡¡¡Menudo lumbreras!!! Así que ahora me pondré al día con Hacienda y luego les pediré permiso para ver si puedo tener a mi otro hijo. Espero que me autoricen (risas).

Kiko, ¿te gustaría que tu próximo hijo lo gestara la misma mujer que trajo al mundo a tus hijas?

Ojalá. Ella es una mujer increíble con la que sigo manteniendo una relación estupenda. Seguimos hablando casi todas las semanas. Quiero mucho a toda su familia. De hecho, les he invitado a mi casa. Ellos siempre van a tener las puertas abiertas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo