Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Javier Sierra, confesiones tras ganar el Premio Planeta 2017

Hablamos con el escritor de su vida y exitosa carrera.

Javier Sierra ganador del Premio Planeta 2017

Nadie al ver a Javier Sierra, tan serio, tan joven, puede pensar que se trata del primer escritor español que ha entrado en el Top Ten de la lista de los más vendidos en Estados Unidos, elaborada por The New York Times. Lo consiguió con "La cena secreta", que le ha convertido en un buscador de esas grandes historias que tanto interesan al público de todas las edades. Un éxito que repite con "El fuego invisible", ganador del Premio Planeta 2017, en el que sus seguidores van a encontrar esos ingredientes que él maneja como nadie: misterio, la influencia de la palabra en las distintas civilizaciones o la convicción de que algo hay en el más allá.

1 de 15

Javier, ¿qué tiene de especial el Planeta que no tengan otros premios?

Lo primero que descubrí al día siguiente de ganarlo es que los porteros de mi barrio salían a saludarme y a felicitarme, cosa que me emocionó muchísimo, porque eso demuestra lo transversal que es el Premio Planeta, que llega al mundo de la cultura, a los medios, pero sobre todo a los lectores.

¿Esperaba ganarlo?

Llevaba diez años en las quinielas del Planeta sin presentarme, seguramente porque alguien lo dejaba caer para despistar. Durante ese tiempo he sentido la presión de los lectores y ahora de las redes sociales, gente que se sentían decepcionados cuando mi nombre no aparecía. Pero con esta novela llegó el momento de presentarme.

¿Qué tiene de especial "El fuego invisible"?

Un componente literario superior a los anteriores, ya que es una novela muy madura. También coincidió que la estaba terminando cuando se convocó el premio y vi la oportunidad de presentarme.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 15

¿Por qué bajo el pseudónimo de Victoria Goodman?

Es uno de los personajes de la novela, construida con la memoria de otros muchos, porque desde muy niño me han maravillado las personas mayores que yo.

¿Por alguna razón especial?

Por su experiencia y porque mi primer intento de escribir un libro fue con nueve o diez años. Yo me sentaba con mi abuela materna, Joaquina, en nuestra casa de Teruel, y me ponía a tomar notas de las cosas que ella me contaba, algunas de las cuales aparecen en este libro.

¿Sus conversaciones con Sánchez Drago son reales?

Sí, claro, Fernando y yo nos conocemos desde hace muchos años: yo era un pinche en la revista "Mas allá" y él un periodista conocido. Ahora de vez cuando me invita a su casa de Castilfrío, en Soria, donde organiza unas jornadas muy interesantes. En una de ellas me pidió que diera una charla sobre el Grial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 15

¿Es donde descubre que el Grial tiene raíces en Cataluña?.

En el Reino de Aragón, porque Cataluña no existía como tal en el Siglo XII. Pero es entonces cuando descubro que el Grial es una invención puramente literaria. No me estoy refiriendo a la copa de la última cena, sino a la palabra que lo define, que se inventa el autor de "El cuento de un trovador", y que provoca una oleada de entusiasmo en toda Europa.

¿Hay mucha leyenda sobre este tema?

Hay estudios que dicen que la descripción del Grial que aparece en ese cuento ya había sido pintada en unos frescos románicos sesenta años antes en Cataluña.

¿Qué tiene el Grial para entusiasmar a escritores y lectores?

El mito del Grial tiene un punto interesante: es el nudo de intercesión entre lo natural y lo sobrenatural, que hace que unos humanos estén conectados con lo divino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 15

¿Y usted se lo cree?

No es una cuestión de fe, pero sí me interesan las historias de las creencias. Y, por supuesto, quien se hace con el Grial no se hace con un objeto de la vajilla de la última cena, se hace con un objeto donde supuestamente Jesucristo convierte el vino en sangre y establece el nexo de unión entre Dios y los hombres.

El catecismo dice: fe es creer lo que no vemos.

La sociedad es un acto de fe, tú crees en la democracia o en otro sistema político, en un líder o no, todo es cuestión de fe.

En sus libros, hay referencias al más allá, ¿por qué?

Sabemos poco pero si te das cuenta, la literatura la utilizamos para tratar de explicarnos el más allá. La primera pieza literaria de la historia es el "Cuento de Girames". La aventura de un Rey sumerio que lo tenía todo menos la inmortalidad, y hace un viaje para entrevistarse con los dioses porque no quiere morir. Es la primera pieza de la historia que nos explica lo que no vemos, lo que no entendemos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 15

¿Hay vida después de la muerte?

Estoy seguro, no en la forma que lo conocemos, sino que todo se transforma y, en esto, la tecnología nos va a ayudar mucho.

¿En qué sentido?

¿Alguna vez te has preguntado si nosotros fuéramos simplemente información y el cuerpo fuera un soporte? ¿O si esto funcionara como la nube de los aparatos electrónicos?

La verdad es que no.

Podría ocurrir que tu alma, tu cuerpo, tu esencia, no está pegado a la materia sino que está ahí arriba y se ha descargado en tu cuerpo.

Visto así, no descarto nada.

Hay una frase que me fascina de un biólogo que se llama Haldani y que dice: el universo no sólo es más fantástico de lo que imaginamos sino mucho más fantástico de lo que nunca podremos imaginar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 15

¿Cuándo empiezan a interesarle los misterios de la vida?

Yo al colegio siempre iba andando porque en Teruel las distancias son cortas, tenía que pasar por una escalinata enorme que iba a dar al cementerio, que tiene unas grandes vistas de la ciudad. Una mañana no fui a clase y me pasé horas en ese cementerio.

¿Descubrió algo interesante?

No, pero tuve una sensación especial, porque me puse a leer las lápidas y ahí estaban los nombres de los antepasados de mis compañeros de clase y aquello me provocó una conmoción y me puse a hacer preguntas.

¿Se ha sentido niño prodigio?

No, no, yo sólo me hago preguntas, quizá porque mi madre es una mujer muy inteligente. Era profesora de Química por la Universidad de Barcelona y me inculcó el interés por descubrir lo que hay debajo de las apariencias, y otra cosa: ella es una géminis, con doble personalidad, la de madre y científica. No me daba respuestas, las tenía que buscar yo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 15

¡Qué inteligente!

El primer carné que yo tuve fue el de la Biblioteca Pública de Teruel. La acababan de abrir, tenía 9 años, fui el socio número 8. Había una sección para niños donde iba a leer.

¿Por eso da tanta importancia a la palabra?

Las palabras se construyen con mucha información, por eso tienen tanta carga. Cuando un escritor piensa en una novela lo hace poniendo nombres a los personajes, el país, la ciudad. A veces evocas lo que ya conoces y otras vas a lo desconocido y construyes las palabras. En "El fuego invisible", necesitaba explicar todo esto.

¿Es lo que ocurre con la independencia?

Sí, porque en este momento tiene más sentido que hace cinco años. Si esta palabra la hubiéramos empleado en 1812 tendría otro significado. Tan importante es la palabra que en el Génesis lo dice: Dios creó el verbo, dio nombre a las cosas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 15

La figura de su abuelo está presente en su obra.

No le conocí, quizá de ahí viene mi interés por escuchar a los mayores, porque es una carencia que he tenido.

¿Nacer en Teruel le ha marcado?

Para bien, porque al ser una ciudad pequeña, todos nos conocemos. Yo iba al Ayuntamiento para que me hicieran fotocopias de unos carteles, y me las hacían. Eso en las grandes ciudades no pasa. Mi madre, que durante un tiempo trabajó en el Catastro, tenía que trabajar los sábados y como no sabía qué hacer con nosotros, nos llevaba con ella.

¿Siempre quiso ser escritor?

No, yo quería ser periodista y lo soy. A mis padres les preocupaba, porque el único referente era el director de "El Diario de Teruel", que tenía otro trabajo para subsistir. Mis padres querían que hiciera una oposición para Radio Nacional, una forma de asegurarme las lentejas. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 15

¿Qué le dicen ahora?

Están felices, quizá una de las mejores cosas del Planeta es que lo he ganado con mis padres vivos, que lo pueden disfrutar, y que por fin se creen que soy escritor.

¿A usted le da tiempo a vivir?

Sí, claro, porque ahora estoy en una etapa maravillosa. Tengo dos niños, una de nueve y otro de diez, en los que me veo reflejado porque hacen cosas que ya me han pasado a mí. Mi hija ha empezado a escribir una novela.

¿Cómo les marca el camino a seguir?

Les enseño lo que a mí me hubiera gustado ver a su edad. Por ejemplo, visitar Egipto a su edad, por eso me los he llevado en mayo. Hemos recorrido el país entero y cumplí el sueño de entrar en las pirámides de pie, porque tú sabes que hay que entrar reptando. Recorrer todo eso con ellos ha sido increíble.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 15

Creo que nadie debería morirse sin conocer ese país.

Estoy de acuerdo, porque viendo tantas maravillas, te preguntas qué quedará de esta época que estamos viviendo. En Egipto ha quedado lo dedicado a la eternidad, en cambio de nuestra civilización quedarán pocas cosas. Los egipcios tenían claro que había que prepararse para el viaje final, en cambio nosotros pensamos en el más acá y eso nos hace muy mundanos y vulgares.

¿Se refiere a algo en concreto?

No, si te preguntas quiénes serán los héroes ahora, no son los filósofos, ni los grandes arquitectos, son los cocineros. Consagramos lo efímero, el plato que vas a comer, y que por bueno e imaginativo que sea, se acaba.

En la antigüedad eso no ocurría.

No, en la antigua Grecia el importante era el filosofo, que te inoculaba una idea que te acompañaba toda tu vida. Ésa es la diferencia y de eso va el libro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 15

¿Qué le gustaría que permaneciera de su obra?

-Desde hace años envío todas las ediciones de mis libros, parte de la correspondencia y el material de estudio, a la Biblioteca de Teruel para que quede algo. Uno de los grandes handicaps que tendrán los futuros investigadores de los siglos XX-XXI es precisamente la ausencia de la escritura. Por eso es tan importante el papel.

¿Tiene manías al escribir?

Antes de tener a mis hijos, sí, ahora no, porque me gusta ejercer de papá. Tenerlos me ha confirmado algo que intuía.

¿Puede compartirlo?

En la infancia está todo, por eso es tan importante cuidar y proteger a la infancia. Yo me enervo cuando leo que han abusado de un niño o una niña porque es el peor crimen de la humanidad. Al ser padre todas esas atrocidades se sienten más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 15

Nunca ha escrito para niños.

Pero entre mis proyectos está escribir algo para ellos. Mi hijo me definió muy bien cuando en el primer día de colegio, los profesores le preguntaron en qué trabajaba su papá.

¿Qué les contestó?

Dio la mejor definición que nadie ha hecho de mí: mi papá cuenta cuentos.

¿Qué les enseña especialmente?

Intento inculcarles lo importante que es la convivencia, que un niño de Madrid se relacione con uno de Barcelona, o viceversa. Que encuentren la manera de comunicarse uno del País Vasco con un andaluz, para que todos abran su mente.

¿A quién diría "te quiero" y no lo hizo?

A mi abuelo, porque todavía era muy niño y no alcanzaba a entender el alcance de las palabras. Y a un hermano que murió a los 34 años de parálisis cerebral, Siempre fue niño-niño, y yo tenía con él una relación de responsabilidad, a los dos les diría que les quiero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 15
¿Quién es él?

Nació en Teruel, el 11 de agosto de 1971.

Estudios: Estudió Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.

Inicios: A los doce años conducía su programa en Radio Heraldo. A los 16 colaboraba en la prensa de su ciudad.

Trayectoria: A los 18, fue uno de los fundadores de la revista "Año Cero". Y a los 27 dirigía la publicación mensual "Más allá de la Ciencia". Fue redactor de "Otra Dimensión", en Tele 5. En 2004 fue director del programa de televisión "Al otro lado de la realidad", en Telemadrid. Y en 2008 presentó en Antena 3TV, "El arca secreta". Ha colaborado en "Cuarto Milenio", que presenta Iker Jiménez.

Libros: Es autor de ocho novelas, todas de gran éxito, y de cuatro ensayos.

Premios: Ha recibido numerosos premios, entre otros el de Mejor Novela Histórica en inglés por "The Lady Blue". El de Mejor novela de Aventuras por el "Ángel perdido". Es Premio Planeta 2017, por "El Fuego invisible".

Familia: Casado con Eva Pastor, son padres de un hijo, de 10 años, y una hija de 9.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 15
En pocas palabras

¿Algún libro por leer?

"Imperio fobia", pero tengo una torre enorme sobre la carrera espacial.

¿Tanto le interesa?

Como periodista he entrevistado a los últimos astronautas vivos del Programa Apolo.

¿El hombre llegó a la luna?

Sí, porque dejamos mucha basura. Allí están los restos de todas las naves que hemos enviado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 15
Mi foto favorita

"Estoy en Nueva York con mi editora Joanna Castillo, mi mujer Eva Pastor y mi agente Tom Coechit, celebrando las primeras pruebas de "La cena secreta", que fue un best seller" .

Entrevista realizada en el Hotel Hospes Puerta de Alcalá. Plaza de la Independencia, 3. Madrid. Tel: 914 32 29 11.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo