El Cordobés: "La gente como mi padre prefiere creerse sus propias mentiras"

El torero se sincera con nuetra colaboradora, Rosa Villacastín, y nos abre su corazón para hablarnos de su vida, su familia, su padre el toreo Manuel Benítez 'El Cordobés', de sus éxitos profesionales y proyectos de futuro.

image

El torero se sincera con nuetra colaboradora, Rosa Villacastín, y nos abre su corazón para hablarnos de su vida, su familia, su padre el toreo Manuel Benítez 'El Cordobés', de sus éxitos profesionales y proyectos de futuro.

1 de 18
Su entrevista más sincera

Manuel Díaz 'El Cordobés' es un torero sin dobleces, feliz por lo que ha conseguido, tanto en lo personal como en lo profesional, pese a la  ausencia del padre, Manuel Benítez, que no ha querido conocerlo, aun a sabiendas de que es su vivo retrato: mismos ojos, misma boca, misma sonrisa, mismo flequillo, idéntica simpatía.

Una imagen que le ha abierto puertas pero le ha cerrado lo más importante para él, el cariño y el reconocimiento de quien tenía la obligación de protegerlo. Afectos y desafectos que cuenta sin reservas en el libro 'De frente y por derecho', que dedica a su madre, y a todas las que como ella tuvieron que luchar para sacar a sus hijos adelante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 18
La entrevista

-¿Es cierto que le dijo a su mujer: “No quiero dar pena”?
-Más que pena lo que pretendes es que la gente te respete y te quiera, ya que lo más bonito de la vida es que esté llena de emociones y de aprendizajes.

-¿Lo dice usted, que es la simpatía personificada?
-Porque siempre he intentado no molestar a nadie, no hacer daño a nadie, y creo que hasta ahora lo he conseguido. Fundamentalmente lo hago por mis hijos, para que se den cuenta de que nadie te regala nada, y que yo he luchado mucho para llegar hasta donde he llegado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 18
La entrevista

-El libro está dedicado a las madres que como la suya han vivido el calvario de la incomprensión social.
-Hay muchas madres como la mía, que han luchado porque resplandezca su verdad, que es el legado más grande que se le puede dejar a un hijo. Yo a mi madre no tengo nada que reprocharle, todo lo contrario, la respeto y la quiero. Desde el minuto uno le dije que mientras yo pudiera trabajar a ella no le iba a faltar de nada, y de eso hace 20 años.

-Algo de lo que se enorgullece, ¿no es así?
-Por supuesto, porque a ella le han hecho muchas ofertas muy sustanciosas para que fuera a contar su vida a la televisión, y no lo ha hecho porque ése no es su mundo. Sólo ahora se ha animado a contar lo enamorada que estuvo de mi padre y que yo soy el resultado de ese amor.

-¿Es la excusa para que sus hijos sepan cuáles son sus orígenes?
-Es una oportunidad de contarles lo que he sentido y lo que siento, ya que cada día tengo menos posibilidades de acercarme a ese hombre, a mi padre, al que admiro tanto, y al que no he tenido oportunidad de decirle lo que siento, cómo fueron mis inicios, y lo mucho que he luchado para llegar hasta donde estoy.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 18
La entrevista

-¿Cree que él no lo sabe?
-Imagino que sí porque todo el mundo me conoce por “El Cordobés”, pero tener esa identidad me ha costado sangre, sudor y lágrimas.

-¿Intuye las razones por las que no le ha reconocido?
-No, pero pienso que a veces la gente como mi padre tiene miedo a afrontar la verdad y prefiere creerse sus propias mentiras, sin darse cuenta de que la vida sólo se vive una vez, y que son muchas las cosas que se está perdiendo con esa actitud tan cicatera.

-¿Usted por qué no ha tomado la iniciativa?
-Cuando hice el programa “Padres lejanos” quería vivir esa experiencia desde fuera, y te juro que hubo veces que me habría gustado tenerlo físicamente a mi lado para preguntarle: “¿Por qué no quieres saber nada de mí?”.

-Pero no lo hizo.
-No lo hice por miedo al rechazo, un miedo a que no quisiera escuchar lo que tenía que decirle. Si hubiera pasado eso, el mundo se me habría caído encima y eso habría sido muy difícil de soportar para mí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 18
La entrevista

-Tampoco ha querido hablar con sus hermanos paternos.
-Nunca, solamente en una ocasión quisieron que toreásemos juntos, yo dije que no tenía ningún inconveniente, que para mí todos los toreros son iguales. Cada uno con sus historias y sus circunstancias. Yo no quiero convertirme en juez, porque soy parte, y pienso que a lo mejor ellos están pagando su condena en silencio. Una condena de la que todos se librarían con una sola palabra. Tan fácil y tan sencillo como eso.

-También se está perdiendo disfrutar de sus nietos.
-También. El otro día llamó el padre de Virginia y mi hijo Manuel le preguntó: “¿Tú quién eres, mi abuelo de Venezuela o mi abuelo el torero?”. Mis hijos son muy listos y captan todo lo que ocurre a su alrededor, y mi obligación como padre es contarles la historia de mi vida según vayan creciendo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 18
La entrevista

-Sorprende oírle hablar sin rencor de un tema que tanto le hace sufrir.
-Para mí más importante que el dinero es haber podido pasear con mi madre por un parque, que es lo que intento que hagan mis hijos conmigo.

-Su vida está marcada por tres mujeres: su madre, Vicky y Virginia.
-Mi madre es la más importante, la que más me ha marcado, la que me ha obligado a luchar. La que me ha hecho rebelarme contra mi destino y contra la historia de mi vida ha sido ella.

-¿Cómo aceptó la presencia de otras mujeres en su vida?
-Bien. Porque ella sabe que tiene una parte mía que ninguna mujer le podrá arrebatar, porque lo hemos vivido todo muy intensamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 18
La entrevista

-¿Qué influencia tuvo Vicky en su vida?
-Cuando yo conocí a Vicky me enamoré perdidamente de ella, vivimos dos años escondidos, sin que nadie supiera nada de nuestro romance, y eso nos ayudó a que todo fuera viento en popa, porque ni siquiera nuestros seres más allegados lo sabían. Por eso cuando dimos la noticia y se enteraron todos, se me vino un poco el mundo encima.

-¿Tanto se agobió?
-Pasar de ser famoso a ser muy famoso me influyó bastante. Por eso intentamos que nuestra separación fuera muy honesta.

-Prueba de ello es la buena relación que tienen.
-Nos teníamos cariño, respeto..., pero se había apagado la chispa del amor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 18
La entrevista

-Y tomaron la decisión de separarse.
-Sí, lo mejor era que cada uno siguiera su camino. Al principio fue un “shock”. Yo me quedé hecho polvo y tuve que refugiarme en mis amigos y ella en los suyos y en su familia para superar la separación. No hubo culpables, la relación había llegado a su fin y lo mejor era aceptarlo, por el bien de los dos.

-Y de la hija que tienen en común.
-Que es la que más nos ha unido y que mantiene una gran amistad con Virginia, mi mujer actual, con la que se lleva estupendamente bien. Cuando Virginia conoció a Alba era más chica de lo que es Triana ahora, y comprendió lo importante que era mi hija para mí.

-¿Tendrán más hijos?
-Estamos felices así, con tres hijos maravillosos. Ahora bien, si Dios nos da alguno más, pues para adelante.

-¿Qué le da Virginia?
-Mucha estabilidad, porque llegó en un momento crucial de mi vida, quizá por eso le pedí que se viniera a España y viera cómo era mi vida, dónde vivía, y después que decidiera lo que quería hacer, si quedarse conmigo o volverse a Venezuela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 18
La entrevista

-Y aquí se quedó con usted.
-Demostró ser valiente.

-¿Le gustaría que Manuel, su hijo, siguiera sus pasos?
-El sólo quiere torear en sus cumpleaños, cuando están todas las niñas del cole y los amigos.

-¿Qué lección saca de cada cornada que ha recibido?
-Experiencia y aprendizaje. Cuando el toro te pega una cornada es porque tú te has equivocado y has tenido que pagar el tributo de la sangre, nadie se va de rositas en esto.

-¿La edad no le ha vuelto más cauto?
-Siempre tienes que estar dispuesto a tirar la moneda al aire, porque no sabes lo que puede ocurrir en la plaza. Un torero tiene que estar dispuesto siempre a jugarse la vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 18
La foto favorita de Manuel Díaz 'El Cordobés'

"Ésta, de mis hijos, Alba, Triana y Manuel, porque son mi fuerza, mi ilusión y la razón de mi vida", nos ha desvelado el torero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 18
La ficha de Manuel Díaz 'El Cordobés'

Nació: El 30 de junio de 1968. Su madre, María Dolores, lo crió sola porque su padre, Manuel Benítez, El Cordobés, nunca lo ha reconocido.

Familia: Se casó con Vicky Martín Berrocal en 1997 y son padres de Alba. Se separaron en 2001. Se unió a la venezolana Virgina Troconis, con la que se casó en 2004, y son padres de dos hijos: Manuel y Triana.

Debut: Se vistió de luces por primera vez a los 15 años e hizo su debut con picadores en Córdoba, el 7 de abril de 1985. Curro Romero le dio la alternativa en Sevilla en 1993 y la confirmó meses después en Las Ventas. Sigue en activo.

Actualmente: Acaba de publicar sus memorias. “Manuel Díaz, El Cordobés. De frente y por derecho”, en las que se sincera por primera vez a corazón abierto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 18
Orgullo y pena

Cuenta Manuel que se moriría si su padre lo rechazara y que por eso no se ha puesto en contacto con él. Al parecer han coincidido dos veces, una recientemente en el AVE, donde se cruzaron las miradas, pero no palabras. Y la primera, que recoge la imagen que aparece junto a estas líneas, cuando se lanzó de espontáneo a una corrida en la que toreaba Manuel Benítez, un gesto que a punto estuvo de inhabilitarlo para la profesión. Padre e hijo, aunque no reconocido, no sólo se parecen físicamente sino que tienen el mismo arte.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 18
“A ti, Virginia, por estar siempre conmigo”

Manuel Díaz dedica estas cariñosas palabras a su mujer, Virginia Troconis, en los agradecimientos de su libro, en el que también le brinda frases como: “Dos vidas no serían suficientes para agradecerte todo lo que me das”. La venezolana, con la que se casó en 2004 y es madre de sus dos hijos pequeños, además de belleza tiene simpatía, estilo, elegancia... Virginia, siempre impecable, como muestran estas imágenes, es ejemplo de discreción y de dedicación incondicional a su marido.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 18
El Cordobés: Imágenes de una vida

En su biografía, 'De frente y por derecho', editada por Ediciones Martínez Roca, Manuel también hace un repaso a su vida a través de una selección de preciosas fotos familiares. Casi todas son personales porque el diestro, por encima de un maestro en el ruedo, es un auténtico maestro en la vida. Excelente hijo que da la vida por su madre, María Dolores.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 18
El Cordobés: Imágenes de una vida

Siempre ha demostrado ser un maravilloso marido tanto para su exmujer, Vicky Martín Berrocal, como para su actual esposa, Virginia Troconis; y el padre más cariñoso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 18
El Cordobés: Imágenes de una vida

El diestro, un enamorado de su profesión, los toros, parece que comparte su pasión con su hijo Manuel. Quién sabe si un día seguirá sus pasos...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
17 de 18
El Cordobés: Imágenes de una vida

Su hija pequeña, Triana, de cinco años, es su auténtica debilidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
18 de 18
El Cordobés: Imágenes de una vida

El Cordobés en una imagen junto a su hija mayor, Alba, el día de su primera comunión; su esposa, Virginia Troconis y sus hijos Manuel y Triana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo