Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Verónica Blume: "A mi hijo tengo que recordarle que no es mi maridito"

La modelo y profesora de yoga se sincera con nuestra colaboradora, Rosa Villacastín.

La modelo y profesora de yoga se sincera con nuestra colaboradora, Rosa Villacastín.

1 de 9
La entrevista

Verónica Blume ha sido una modelo de fama internacional, pero se comporta como cualquier mujer de su edad: preocupada por la educación de su hijo, la naturaleza, los cambios sociales... Todo ello sin apenas levantar la voz, ni mostrar la más mínima crítica hacia el mundo que la acogió como una reina. Hoy profesora de yoga, vive relajada y feliz en Barcelona, con su hijo, de nueve años. Nuestra colaboradora, Rosa Villacastín ha hablado con ella...

-¿Cuántas veces le han dicho: eres más guapa al natural?
-Cuando era jovencita, pero entonces no sabía si eso era bueno o no.

-¿Ahora que ha cumplido 35 años, qué piensa?
-Qué es buenísimo, porque con los años aprendes a valorar las cosas de otra manera. Cuando tenía quince años y me lo decían, pensaba que a lo mejor estaba haciendo mal mi trabajo o que no daba bien en las fotos, ahora en cambio me hincho de orgullo.

-¿Por qué abandonó las pasarelas en pleno éxito?
-Por nada en concreto. Como a mi padre le ha gustado mucho la meditación, y a mi madre tener su propio huerto, pues yo tenía una predisposición importante a hacer lo mismo que ellos. Cuando empecé a viajar, en vez de lanzarme al mundo de la noche, que era lo más fácil y lo habitual, a mí me dio por encerrarme en casa, meditar y practicar yoga.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
La entrevista

-¿Qué le ha aportado la vida natural que no le aportase el lujo y el glamour?
-La práctica diaria de yoga me da una gran estabilidad, lo que no es frecuente en el mundo de la moda. Esto no quiere decir que sea una persona hiperequilibrada, aunque tenga un equilibrio natural al que puedo volver siempre que lo necesito. Claro, que para eso hay que practicar yoga con constancia. Eso me permite disfrutar de una tranquilidad que no tengo que andar buscando en otra parte.

-¿Cómo vivió la fama tan adolescente?
-Estaba muy controlada por mi padre aunque residiera en Nueva York. Allí vivía en casa de Eileen Ford, la dueña de la agencia Ford, con la que estuve un año. Una señora que controlaba todas las llamadas que recibía.

-Sin embargo no era de su familia.
-No, y yo, con quince años, echaba mucho de menos a mis padres, a mi familia y a mis amigos. Mucha gente pensaba que estaba preparada para la vida moderna, pero no era sí. Lo que me apetecía entonces era jugar con mis amigas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
La entrevista

-¿Eso la hizo más fuerte?
-Primero me quebró, porque tuve una época larga de oscuridad, pero de la que salí muy reforzada.

-¿Cómo aprendió a gestionar su ego?
-Cuando alguien me dice que su hija quiere ser modelo y tiene quince años, lo primero que les digo es que tengan cuidado y que las acompañen. A esa edad, que te valoren por tu cuerpo puede ser muy malo para la mente. En mi casa se ocuparon de que tuviera los pies en la tierra cuando alguna vez se me subió la fama a la cabeza.

-¿Intentaron llevarla por caminos peligrosos?
-Claro, pero siempre he sido muy alemana. Iba a trabajar. En la pasarela o en las sesiones de fotos era un personaje, en mi vida privada nunca he participado de la farándula.

-¿Añora algo de aquellos años?
-Nada. Tengo un hijo de nueve años, fantástico, que lleva una vida sencilla. Ahora me siento mujer, no varias mujeres a la vez. Me encanta coger el Ave, ir a Madrid o donde sea, que me peinen, me maquillen..., pero sin que eso suponga una esclavitud para mí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
La entrevista

-¿Qué le ha aportado la maternidad?
-Era lo que necesitaba cuando tuve a mi hijo. Llevaba diez años viajando sin parar, siempre había querido ser madre. Convertirme en madre dio sentido a mi vida, estabilidad, me devolvió la ternura, la dulzura. Éste es mi gran papel.

-¿Le preocupa el futuro que deje a su hijo?
-Me da miedo ver que mi hijo, con nueve años, hable y viva cosas que yo tardé mucho en descubrir; me da miedo el mundo en el que crece, aunque yo intento mantenerlo en una burbujita para evitar que sufra.

-Burbuja que puede romperse.
-Los jóvenes vienen ahora con otra genética, con otra velocidad. Yo intento vivir sin televisión, sin vídeo, sin juegos electrónicos. Hasta ahora lo he conseguido. No sé cuánto durará eso. Tengo la televisión confiscada y sólo la ponemos los fines de semana para enterarnos de lo que ocurre en el mundo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
La entrevista

-¿Tampoco lee los periódicos?
-Los leo todos los días, pero sólo lo importante, lo que me interesa.

-¿Le sigue gustando el mundo de la moda?
-Me interesa, pero ha cambiado mucho. Yo empecé cuando se utilizaban los carretes de fotos y éramos tan pocas modelos que siempre coincidíamos las mismas en los desfiles. Ahora todo es más frío, más efímero, las modelos no duran y la fotografía digital ha quitado la creatividad y se ha robotizado un poco.

-¿Es partidaria de la ropa de usar y tirar?
-Me gusta que la moda sea libre, que te puedas poner una americana de los años cincuenta o revivir o un vestido de los noventa. La moda es reinventar, porque no todos nos compramos grandes marcas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
La entrevista

-¿Vestimos uniformados?
-Le contaba a mi hijo que cuando iba a Nueva York me traía paquetes de Levi’s porque eran mucho más baratos. Ahora, en cambio, encuentras la misma ropa en todas las ciudades del mundo.

-¿Le gustaría tener más hijos?
-Me encantaría, pero por ahora no entra en mis planes.

-¿Es difícil hacer de padre y de madre?
-Con mi hijo comparto muchas cosas, pero necesito compartir otras con una persona adulta. La soledad me cuesta, aunque también la disfruto.

-¿Feminista?
-He tenido mis puntitos feministas, aunque, como buena madre soltera, no necesito demostrar nada a nadie, ya que soy independiente económicamente.

-¿Por qué tienen miedo a utilizar ese término las mujeres de su generación?
-No lo sé. Por un lado soy feminista y por otro creo en los valores de la mujer tradicional. Hay mujeres que quieren estar a la misma altura que el hombre. Trabajan para pagar a la chica que cuida de su hijo. Ésa es la parte negativa del feminismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
La entrevista

-¿Qué ha sacrificado por estar con su hijo?
-Un montón de cosas, pero como lo que más me apetecía era estar con él,  no ha sido ningún sacrificio.

-¿Qué valores le inculca?
-Lo educo para que valore lo sencillo, la naturaleza, estar en casa, la familia, el respeto a los demás y la honestidad.

-¿Y él a usted qué le ha enseñado?
-Al ser hijo de madre soltera, tengo que recordarle que es hijo, no maridito.  Me da clases de estilismo. Me pregunta  que por qué no visto igual que en las revistas cuando voy a recogerlo al colegio.

-¿Debería haber escuelas de padres?
-Debería haber más comunicación, más apoyos, ya que la educación se va haciendo día a día y es recíproca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
La foto favorita de Verónica Blume

"Elijo esta foto por mi fantástica barriga y mis pies de bailarina. Me da mucha ternura pensar que eran míos", nos cuenta Verónica Blume.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Ficha y firma de Verónica Blume

Nació: El 17 de julio de 1977, en Alemania. Hija de alemán y uruguaya. Habla castellano, inglés, alemán, francés y catalán.

Sus inicios: A los 16 años, cuando ganó el concurso 'Supermodelo' organizado por la revista 'Elle', que le permitió firmar un sustancioso contrato con la agencia Ford.  

Ha desfilado: Para las firmas más importantes, como Chanel y Calvin Klein, además de para todos los diseñadores españoles.

Ha posado: Para los más prestigiosos fotógrafos de moda; Mario Testino, Richard Avedon, Richard Mayer...

Ha protagonizado: campañas de publicidad para Chanel, Calvin Klein y Tommy Hilfiger, entre otros.

Familia: Tiene un hijo, Lyan, nacido de una relación
con Perry, (2001/2005), un submarinista belga.

En la actualidad: Es profesora de yoga y vive con su hijo en Barcelona. Acaba de protagonizar una campaña con fines solidarios con Peugeot, la marca de camisetas The Hip Tee y la Fundación Aladina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo