Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Antonio Molero: "Llevaba fatal la popularidad que me dio Médico de familia"

El simpático y querido actor se sincera con nuestra colaboradora en esta entrevista.

El simpático y querido actor se sincera con nuestra colaboradora en esta entrevista.

1 de 9
Entrevista con Antonio Molero

Antonio Molero es simpático, cercano, parco en palabras cuando de lo que se trata es de hablar de su vida personal o de su intimidad, quizá porque sabe que la popularidad es un arma de doble filo, tan inmediata como a veces engañosa. De ahí que él prefiera el teatro por su cercanía con el público, sin rehuir por eso sus trabajos en cine o televisión. Menos en momentos en que la crisis lo contamina todo, pese a lo cual él trata de mantener viva la llama de la esperanza con comedias como “Una boda feliz”.

-¿Qué haría si para conseguir una herencia le obligan a casarse?
-Qué iba a hacer, casarme, claro que todo depende del montante de la herencia, pero si de lo que estamos hablando es de un millón de euros, te casas aunque sea con una cebra o con otro hombre.

-Tema que abordan en la obra “Una boda feliz”.
-Donde la gente se lo pasa en grande porque estamos necesitados de reírnos y pasarlo bien. Nunca antes había tenido la sensación de que estaba haciendo una labor social mientras trabajaba como la tengo ahora, lo que para mí es una satisfacción.

-¿Es uno de los grandes atractivos del teatro?
-Sí, porque el público sabe que tú estás ahí para divertir y tú sabes que ellos están ahí para que se diviertan.

-¿Son las cosas que le siguen sorprendiendo?   
-Independientemente de que sepamos que hay escenas con las que la gente se ríe mucho, hay otras en las que se produce una especie de contagio común que no esperas y que depende de que un día el público sea más viejo, más fino o de trazo grueso, lo cual no deja de ser un misterio.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Entrevista con Antonio Molero

 -¿Madrid es la plaza más difícil?
-Cuando haces una gira vas sabiendo cómo reacciona la gente; en el caso de Madrid, intentamos poner la oreja antes de que empiece la función para ver a qué tipo de público nos enfrentamos.

-¿Quiénes ríen más, hombres o mujeres?
-Depende mucho de la función, en ésta reaccionan igual, pero he hecho otras cosas en las que sí se nota la diferencia porque, evidentemente, no somos iguales.

-¿Hay diferencia entre un actor de teatro, de cine o televisión?
-La diferencia la marca el contacto directo con el público, eso les pasa también a los músicos, la mayoría prefiere el directo a la grabación. La televisión y el cine es pura grabación; en cambio, en el teatro, si te aplauden o te abuchean, lo vives y sientes en el momento, y eso es muy enriquecedor para un actor.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Entrevista con Antonio Molero

-¿El público también es diferente?
-Digamos que el público del cine o del teatro es algo más militante, desde el momento en que está pagando por ir a verlo. Todo tiene sus pros y sus contras.

-¿Qué borraría de su currículum?
-Pocas cosas, ya que he tenido la suerte de trabajar en proyectos que me han gustado mucho.

-¿La vida también le ha ido bien?
-No soy ni ambicioso ni soñador, me gusta ir poco a poco, y soy realista, muy típico de los capricornios. Yo, cuando me despierto por la mañana, no me acuerdo de lo que he soñado. Soy muy de disfrutar de lo que tengo a mi alrededor.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Entrevista con Antonio Molero

 -¿En las pequeñas cosas está la felicidad?
-Sí, porque la ambición no te deja disfrutar.

-¿Usted de quién tiene más, de Quijote o de Sancho?
-Soy más Sancho, un personaje que siempre me piden y que sé que puedo hacer con menos esfuerzo, que es el de enlace entre el señor y el pueblo, amigo del galán, del rico.

-¿Hay que tener unas cualidades especiales?
-Si hablamos de cine o de televisión hay mucha menos libertad a la hora de interpretar porque es mucha la pasta que se juegan los productores. Ahí lo importante es hacerlo bien más que intentar improvisar.

-¿Conocer a los clásicos debería ser obligatorio?
-Yo los he hecho, he interpretado a Lope, a Calderón, y es una experiencia maravillosa.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Entrevista con Antonio Molero

 -La cultura atraviesa un momento duro.
-Yo soy poco llorón porque soy de los que piensan que, antes de ponerte a trabajar, hay que venir de casa llorado. Ahora, lo que nos está tocando vivir, la que está cayendo, es demasiado fuerte para obviarlo. Nos estamos quedando sin espacios para trabajar porque los empresarios no pueden sobrevivir, y si ellos no pueden, ¿qué nos queda? ¿Actuar en los bares?

-¿Ha pensado coger la maleta e irse a otro país?
-Sí, sí, porque no sé hacer otra cosa. Si yo pudiera trasladar a mi familia a algún sitio donde no tuviera que empezar de cero, sí me iría, siempre que pudiera trabajar dignamente.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Entrevista con Antonio Molero

 
-¿Qué le ha aportado trabajarcon una actriz como Maribel Verdú?
-Se te abren mundos desconocidos porque yo tengo una forma de trabajar muy artesanal, muy de andar por casa, y de pronto Maribel es una estrella. Entonces, conviviendo con una estrella durante años, se te abren otras puertas. Y eso te cambia la perspectiva que puedas tener de la profesión.

-¿En qué sentido?
-Siendo como es, una estrella, tiene una forma de trabajar muy artesanal, muy como la mía, de disfrutar mucho con lo que hace. Hay que ser puntuales, trabajar mucho pero sin olvidar que éste es un trabajo para disfrutarlo.

-¿Para ser actor a actriz hay que tener un punto de vanidad?
-Supongo que sí, aunque yo no creo serlo. Pero, para subirse a un escenario, algo vanidoso tienes que ser.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Entrevista con Antonio Molero

-¿Cómo afecta a su vida personal la popularidad?
-Yo he pasado por todas las fases, pero el punto de inflexión fue con “Médico en familia”. No daba crédito, y lo llevaba fatal.

-¿Se le subió el éxito a la cabeza?
-No, lo peor es olvidarte de tus orígenes, de dónde vienes y adónde vas.

-Los padres están más implicados ahora con los hijos.
-Como debe ser, yo no me considero especial por ir a buscarlos al colegio o hacerles la comida. Los hombres hemos tenido que luchar contra la comodidad que nos ofrecían unas madres que no te dejaban mover un plato.

-¿Le gusta cocinar?
-Sí, porque hemos repartido así los papeles en casa. Y, como mi chica no tiene mucha mano en eso, pues si queremos comer bien, tengo que hacer la comida yo.
 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Entrevista con Antonio Molero

Nació: El 17 de enero de 1968 en Ajofrín, Toledo. Mientras estudiaba Magisterio, se inició en el mundo de la interpretación en la Universidad. Tenía 20 años.

Familia: Tiene dos hijos: Alejandro, de once años, y Jimena, de tres y medio. Desde el año 2005 vive con Katia Bárbera, su actual mánager.

Éxitos: Le llegó con la televisión, trabajando en series tan populares como “Médico de familia”, en la que daba vida a Poli Moyano; “Los Serrano”, donde interpretaba al popular Fiti, y “Águila Roja”, con su personaje Mateo Díaz.

Actualmente: Protagoniza la obra de teatro “Una boda feliz”, junto a Agustín Jiménez, en el Teatro Marquina de Madrid. 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
La foto favorita de Antonio Molero

 “San Sebastián. Mi hija Jimena a punto de nacer, sintiendo las olas romperse en el Paseo Nuevo de esa bella ciudad.”

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo