Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Raquel S. Silva: "No quiero cerrar ni olvidar ningún capítulo de mi vida"

Es imposible charlar con Raquel Sánchez Silva sin que el fallecimiento de su marido, el cámara de televisión Mario Biondo, se cuele en la conversación. Sin mencionarlo, los motivos de su muerte siguen estando muy presentes en su vida. A Raquel, la fortuna le había sonreído hasta que el destino la puso a prueba, arrebatándole al hombre con el que se había casado un año antes. Una historia dolorosa y traumática a la que algunos han echado leña, entre otros, su propia familia política, que la quieren llevar a juicio. Ahora, se da un respiro y tiene un nuevo motivo para sonreír, su novela 'Mañana, a las seis'... Se sincera con Rosa Villacastín.

Es imposible charlar con Raquel Sánchez Silva sin que el fallecimiento de su marido, el cámara de televisión Mario Biondo, se cuele en la conversación. Sin mencionarlo, los motivos de su muerte siguen estando muy presentes en su vida. A Raquel, la fortuna le había sonreído hasta que el destino la puso a prueba, arrebatándole al hombre con el que se había casado un año antes. Una historia dolorosa y traumática a la que algunos han echado leña, entre otros, su propia familia política, que la quieren llevar a juicio. Ahora, se da un respiro y tiene un nuevo motivo para sonreír, su novela 'Mañana, a las seis'... Se sincera con Rosa Villacastín.

1 de 8
Raquel Sánchez Silva nos abre su corazón

-¿Qué busca con su novela?
-El reconocimiento a mi madre, a mi abuela y a las grandes mujeres de mi vida. Por ello he creado en mi novela un personaje, el de Aurora, que al final se convierte en una de las protagonistas de un libro en el que no faltan las dosis de erotismo precisas.

-¿Cómo consigue esa mezcla de situaciones y sentimientos?
-Siendo muy disciplinada, porque la felicidad, como todo en esta vida, requiere disciplina. Así, por ejemplo, si un día recibes 20 mensajes positivos por Twitter y uno negativo, hay que intentar no fijarse sólo en ese único, sino en el resto.

-¿Lo dice por experiencia?
-Sí, a mí me lleva pasando eso desde hace un año, aunque la respuesta abrumadora es la de cariño y respeto, pero los mensajes que más me duelen son aquellos que, sin criterio y sin conocimiento, me amenazan con mucha violencia verbal y mucha agresividad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
La entrevista

-¿Lo ha denunciado?
-Sí, pero el territorio de las redes sociales es un descampado sin regular, ya que no sólo es un problema para la gente conocida, sino para otras muchas personas anónimas que lo sufren. Yo creo que todos tendríamos que ser más rigurosos, porque nunca hemos tenido más información que ahora y sin embargo nunca hemos estado tan desinformados.

-¿Cuánto de autobiográfico hay en su libro?
-Siempre hay emociones que no puedes reprimir, pero no lo he hecho de una forma consciente porque yo necesitaba encontrar en el libro un mundo que no fuera el mío, que yo pudiera mirar y del que pudiera tomar distancia.

-¿Está pensando ya en escribir su propia historia?
-Nunca lo haría. Yo no contaría mi historia por una razón: porque me parecería muy egoísta y vanidosa. A Lucía, la otra protagonista del libro, le doy la oportunidad de que opte por la forma más bondadosa a la hora de solucionar una situación complicada, porque yo, en mi vida cotidiana, lo que pretendo es transmitir alegría y felicidad.

-¿Huye del exhibicionismo emocional?
-Sí, yo no quiero mostrar dolor públicamente porque me parece impúdico, indecente y de un gran egoísmo. Mi norma de vida es compartir mis alegrías con la gente que trabajo, pero el dolor no, el dolor es para mí sola.

-Usted sabe que la memoria es muy selectiva.
-Claro, por eso guardo dentro de mí una historia bonita, porque mis recuerdos, pese a todo el proceso en el que estoy metida y que todavía no se ha cerrado, lo son. Yo trabajo para construirme a partir de ahí. Yo no quiero quitarme nada de encima, al revés, quiero llevar conmigo todo lo que he vivido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
La entrevista

-¿Por qué y para qué?
-Porque en mi vida es importantísimo todo el amor que sentí, todo lo bueno que viví, y todo lo que recibí. ¿Cómo me voy a olvidar de todo eso? Todo eso lo quiero para mí porque forma parte de mi vida. Tampoco quiero cerrar ni olvidar ningún capítulo. Otra cosa es narrar mi intimidad o hablar de ella. Eso no puedo hacerlo porque no sabría cómo gestionarlo.

-¿Tiene la sensación de que se han cebado con usted?
-Los que se han cebado con ensañamiento lo han hecho sin que yo sepa la razón, ni el por qué. A día de hoy todavía estoy esperando que alguien me diga por qué lo han hecho. Yo he podido hacer cosas mal, pero nunca he hecho daño a nadie. No entiendo por qué me odian tanto, no lo entiendo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
La entrevista

-¿De dónde saca la fuerza para seguir adelante?
-No la tengo... Me pasa con gente querida y cercana, que me tratan como si todo hubiera pasado y todo estuviera bien, pero no es así. Aunque lo parezca porque es lo que se ve, lo cierto es que tiro de mí todo lo que puedo para salir adelante.

-¿Su eterna sonrisa es una máscara creada?
-Posiblemente, porque yo no tengo por qué mostrar mi dolor, ni lo que siento, aunque sufra, como todo el mundo que pasa por un trance como el mío.

-¿En las situaciones difíciles se conoce a los amigos?
-A mí no me ha fallado ninguno. Me lo demostraron cuando a los pocos días de pasar aquello, con motivo de nuestro primer aniversario de boda, se presentaron en casa más de 20 personas para arroparme (estaba en Formentera ya que pensaba ir con Mario y, tras su muerte, viajó con su madre). Cometí el error de publicar unas fotos con ellos en las que estaba sonriendo. Posiblemente, fueron los únicos segundos que sonreí en muchos meses. Sonreí más por ellos que por mí. Era mi manera de darles las gracias, aunque mucha gente no lo entendiera así.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
La entrevista

-¿Qué le ha enseñado la vida, Raquel?
-Cosas muy bonitas porque siempre he sido una persona muy inocente, muy alegre, optimista... Quizá por eso me las he llevado todas juntas y no he tenido reflejos para apartarme cuando me venían dadas.

-¿Usted es una persona de suerte?
-Lo soy, pero es difícil y complicado gestionar los malos momentos, por más que sea cierto que he tenido una vida bonita, sin complicaciones, con una familia estupenda. Pero si tengo que gritar, grito; y si tengo que llorar, lloro, pero no públicamente, sino en esa zona donde no me oiga nadie, sólo algunos amigos íntimos.

-¿Entre los que está Jorge Javier Vázquez?
-Jorge me ha demostrado que es una buenísima persona y un gran amigo siempre. Siendo uno de los profesionales de más éxito de la cadena, ha estado a mi lado cuando lo he necesitado, desde el primer día.

-¿'Supervivientes' (en la anterior edición, en 2011, conoció a Mario) es el bálsamo que necesitaba para curar sus heridas?
-Sí; desde el momento que pisé la isla me di cuenta de que el trabajo me iba a ayudar mucho personalmente, aunque hubo momentos en los que me aislaba para recrearme en los paisajes que estaba contemplando.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
La entrevista

-¿No teme quedarse estancada como presentadora de “realities”?
-No. Si sigo haciendo “realities”, seré feliz porque tendré trabajo; y si hago otras cosas, también seré feliz. Sólo quiero levantarme por la mañana y tener un puesto de trabajo. Nada más.

-¿Le gustaría hacer otro tipo de programas?
-El criterio de todos los que me rodean siempre ha sido mucho más acertado que el mío. Yo, probablemente, nunca habría hecho lo que he ido haciendo a lo largo de mi carrera. Lo cierto es que han elegido por mí y lo han hecho bien. Además, de nada sirve hacer planes porque nunca se cumplen.

-¿Es lo que le ha ocurrido a usted?
-Sí.

-¿Su madre ha influido mucho en usted?
-Mi madre y mi abuela me han marcado mucho, porque yo me quedé huérfana de padre siendo muy chica. Mi madre se quedó viuda más joven que yo y tuvo que sacarnos adelante a mi hermana y a mí. La única espina que tengo clavada es no haber estado más tiempo con mi abuela o no estarlo con mi madre ahora, por las prisas, por el trabajo, por la propia vida que llevamos.

-¿Las mujeres nos castigamos en exceso?
-Creo que sí, demasiado a veces, quizá porque somos muy perfeccionistas y queremos estar en muchos  sitios a la vez.

-¿Tener hijos es su asignatura pendiente?
-Es algo que ojalá pueda vivir porque se den las circunstancias adecuadas para la persona que venga al mundo. También para mí, aunque de momento lo más importante es el trabajo. Yo quiero seguir trabajando hasta que me jubilen.

-Con su experiencia, ¿qué necesita para ser feliz?
-Yo necesito a la gente, necesito apoyos, agarres. No sólo no soy infalible, sino que soy frágil y necesito a los míos y mentes claras, que a veces yo no tengo.

-¿Cuál es su mejor momento del día.
-No tengo, soy un poco obsesiva de la resolución de los problemas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Ficha de Raquel Sánchez Silva

Nació: En Plasencia (Cáceres), el 13 de enero de 1973. Huérfana de padre a temprana edad, ha crecido con su madre y su hermana. 

Estudios: Periodismo en la Universidad Pontificia de Salamanca. 

Familia: El 22 de junio del 2012 contrajo matrimonio con Mario Biondo, un cámara italiano al que conoció en 'Supervivientes' y que murió un año después de forma trágica.

Inicios: Comenzó a trabajar en TelePlasencia. Más tarde se trasladó a Madrid como reportera en TVE, Telemadrid y Canal+. Su salto a la fama lo dio en Cuatro con 'Pekín Express'. Ahora presenta 'realities' en Telecinco.

Libros: 'Mañana, a las seis' (Ed. Planeta).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
La foto favorita de Raquel Sánchez Silva

"Una tortuga debajo del agua es algo extraordinario, sorprendente, sobre todo si la tienes tan cerca como en esta foto. Estaba a unos centímetros de mí", nos cuenta la presentadra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo