Arturo Fernández: "No me interesan los retoques porque no se trasladan a mi espejo"

Luce la sotana con su particular galantería en la obra “Enfrentados”, que acaba de celebrar 150 funciones en el Teatro Amaya de Madrid. A sus 86 años, sigue haciendo reír al público, ha recibido la Medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos y es feliz junto al amor de su vida: Carmen Quesada. No pide más.

Luce la sotana con su particular galantería en la obra “Enfrentados”, que acaba de celebrar 150 funciones en el Teatro Amaya de Madrid. A sus 86 años, sigue haciendo reír al público, ha recibido la Medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos y es feliz junto al amor de su vida: Carmen Quesada. No pide más.

1 de 8
Arturo Fernández, un 'Hombre 10'

"Un hombre 10 ha de tener principios, ser íntegro, responsable, leal… Si además tiene el físico de Gregory Peck o de George Clooney, pues ya estaríamos en el 11…". Así define a un 'Hombre 10' el carismático actor Arturo Fernández.

Dame un ejemplo de hombre 10.
Mi padre y otro asturiano, el padre Ángel.

¿Y una mujer 10?
Cualquiera que, además de las cualidades que he mencionado antes, sonría y sea femenina. La lista sería interminable.

¿Tus armas de seducción son?
Encima de un escenario, todas las que me presta un autor; en mi vida real y a estas alturas, la conversación. Con tal de que me calle, claudica cualquiera (risas).

¿Qué te retocarías en Photoshop?
No me interesan los retoques porque no se trasladan a mi espejo. Lo que me importa es lo que veo al levantarme.

¿Cómo defines tu estilo?
Clásico, ¡o eso espero! Lo clásico es atemporal. Además, me gusta serlo en todos los sentidos.

2 de 8
''Nunca llevaría coleta''

¿Qué no falta en tu armario?
La naftalina o las hojas de laurel, que tienen el mismo efecto: evitar la polilla (risas). ¡Conservo ropa de hace más de 40 años!

Nunca llevarías…
Coleta, salvo que fuera torero, ni ropa sucia, por supuesto.

Un cosmético indispensable…
El agua y el sol en su justa medida. Mi ritual de belleza diario: ducha matinal, baño nocturno y dormir mucho y bien.

¿Y con sólo esas rutinas te mantienes así de bien?
Además de mi genética, mi fórmula magistral: mantener la capacidad de ilusionarme, no dejar de tener metas y estar activo.

¿Cuándo comes hasta morir?
Cuando estoy en mi tierra, Asturias. La fabada, el marisco y los frixuelos me pierden. Cada vez que voy me cuesta controlarme. 

¿Estás a dieta alguna vez?
Las dietas obligadas –por la escasez– ya me persiguieron en mi infancia y en mi primera juventud. Ahora la palabra dieta sólo la uso para pagar a los miembros de mi compañía de teatro.

¿Qué supone el deporte en tu vida?
Una forma de entretenimiento, pero pasivo. De joven fui boxeador y no se me daba mal el fútbol –lo heredé de mi padre, que llegó a jugar en Primera–, pero desde hace muchos años el deporte es mi programa favorito de televisión.

3 de 8
''Tengo miedo a la incapacidad física o mental''

El mejor regalo que te pueden hacer.
Una buena conversación de sobremesa, apurando un magnífico vino, con un buen habano, junto a mis seres queridos y mis perros. Y ya sería perfecto si sucede en mi tierra. No hay regalo más valioso que un buen momento.

Tienes miedo a…
La incapacidad física o mental, que suele acompañar a la vejez.

¿Qué te da pudor?
Además de ser muy celoso de mi intimidad, lo feo me parece impúdico. No me refiero a la falta de belleza física –un don del que no somos responsables–, sino a recrearse en la cara más fea, por dentro y por fuera, que puede mostrar el ser humano.

4 de 8
''Para estar en forma olvido los malos momentos''

¿Qué te hace soltar una carcajada?
Soy de risa fácil. Además, siguiendo los consejos de mi madre, procuro reírme al menos dos horas al día. Por suerte, estoy rodeado de gente con gran sentido del humor y me es fácil.

Un momento 'tierra trágame'.
Otro 'top secret' para mantenerme en forma: olvidar los malos momentos, aunque después de haber aprendido de ellos.

¿Cómo te gustaría ser recordado?
Como una buena persona y un buen amigo, padre y profesional.

¿Qué te emociona?
Los recuerdos de las personas queridas que no están, mi familia, un paisaje, la música…

5 de 8
''Si es posible nunca pidas nada''

¿Qué haces en tus ratos libres?
Son para mi familia y amigos.

Un día que te cambió la vida…
Asistir a un recital de Antonio Machín y decidirme a saludarlo. A mí me gustaba cantar, pero él me dijo: "muchacho, tú tienes planta de actor". Luego me vine a Madrid detrás de una mujer y, para conseguir dinero, un amigo asturiano me metió de extra en el cine. Era mi destino.

El mejor consejo que te han dado.
No pidas dinero nunca y, si es posible, no pidas nada.

Elige un superpoder.
Poder solucionar los problemas ajenos.

¿Para qué tienes poca paciencia?
Para la desidia, el sectarismo, la manipulación y la zafiedad. ¡Y cuando alguien se enrolla!

Si no fueras actor, serías…
Un hombre menos feliz.

6 de 8
''Mi lema es vive, ama y trabaja como si fueras a vivir mil años''

Un recuerdo imborrable.
La primera vez que vi a mi padre tras su exilio. El era un anarquista con principios y yo un adolescente privado de la figura paterna desde los 10 años…

Lema de vida.
Vive, ama y trabaja como si fueras a vivir mil años o como si fuera el último día de tu vida.

Un lugar para perderte.
Cualquiera entre el mar y la montaña de mi Asturias.

Un momento perfecto del día.
La subida del telón en el teatro.

Las redes sociales suponen…
Algo muy ajeno. Mi generación es más romántica: prefiero las cartas manuscritas y las conversaciones en directo.

7 de 8
Su último éxito

"La obra 'Enfrentados' me ha llevado a cuestionarme muchos planteamientos de la Iglesia Católica y no me cabe duda de que el actual Papa es una revolución en el seno de la misma. Además de valiente, es un hombre enormemente interesante y sería un personaje con el que me gustaría pasar horas hablando", nos cuenta Arturo Fernández.

 

8 de 8
Su último éxito

El currículum de Arturo Fernández es extenso y variado, pero él ahora prefiere centrarse en 'Enfrentados', la obra que representa actualmente en el Teatro Amaya de Madrid porque "es un pedazo de función con un texto trepidante y una puesta en escena impresionante que lleva al espectador de la situación más emotiva a la más divertida de forma vertiginosa", dice.

Según el actor, "el día que deje de pensar que el mejor proyecto está por venir, me habré hecho irremediablemente viejo, y esa palabra no está en mi diccionario".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io