Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Marina Salas: "Admiro a Bardem y a Penélope por su seriedad y compromiso"

La joven actriz charla a corazón abierto en esta entrevista con Rosa Villacastín.

La joven actriz charla a corazón abierto en esta entrevista con Rosa Villacastín.

1 de 9
“Interpretar a los clásicos da cultura”

Suficientemente preparada, Marina Salas pertenece a esa generación de actrices jóvenes que sintió la llamada de la interpretación cuando apenas despuntaba a la vida. Hija de un técnico de pintura de coches y de funcionaria muy implicada en los movimientos reivindicativos de Cataluña, de sus progenitores ha heredado el amor al trabajo y las ganas de luchar por conseguir hacerse con un nombre propio tanto en cine como en teatro y televisión.

-¿Interpretar a los clásicos es como aprobar la selectividad en el teatro?
-Es evidente que da más cultura porque son temas universales desde la época de los griegos. Aunque lo normal es que éstos sean papeles para actrices o actores más maduros, con mucha más experiencia de la que yo tengo por edad.

-Lo que no le ha impedido interpretar a la Margarita de “Fausto” de Goethe.
-Es verdad, aunque en este caso se trate de una versión más moderna, más actualizada, pero una obra de mucho peso.

-Una obra en la que se jugaba mucho, ¿no es así?
-Sí, aunque son otro tipo de dificultades a las que, por ejemplo, me enfrento con “Como si pasara un tren”, donde la mayor dificultad está en otro sitio, no en los textos de los clásicos, que suelen contener grandes conflictos, sino en personajes como el de María, que es el que yo interpreto, una madre con problemas de incomunicación con su hijo. Esto me obliga a hacer una interpretación muy realista, muy creíble, en la que influye no sólo el tono de voz, también la forma de moverme. La diferencia entre interpretar un clásico y una comedia más actual es que tienen códigos y lenguajes diferentes.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
“De “Los Nuestros” me quedo con los compañeros de reparto”

-¿Obras como “Si pasara un tren”, más pegadas a la actualidad, son más sencillas de interpretar?
-Sencillas no son porque a lo que te obligan este tipo de obras es a estar muy concentrada durante hora y media, y eso no es fácil porque pasas de la risa al llanto en apenas unos segundos.

-Unos trabajos que le han coincidido con la miniserie “Los Nuestros”.
-De esta miniserie me quedo sobre todo con los compañeros de reparto, entre otros, con Hugo Silva y Blanca Suárez. Yo era Desi, una legionaria con muchas ganas de ser Boina Verde.

-¿Cómo es su relación con Blanca Suárez?
-Normal, como con otras muchas compañeras. Ayuda a entenderte ser de la misma generación y estar en el mismo rollo. Lo más importante de este trabajo es llevarte bien con todos tus compañeros porque eso ayuda a crear un buen ambiente, que es fundamental para que todo salga bien.

-Se diría que hay un cambio generacional importante en el mundo de la interpretación.
-Yo creo que es fundamental dar paso a los jóvenes, porque está todo muy descompensado. No es normal que todos los papeles los haga gente de 20 años, pero tampoco que los hagan los de 60, y que en medio haya una generación de 40, que es cuando mejor estás, para la que no hay trabajo.

-¿A qué cree que se debe, a que vivimos demasiado deprisa o a que se castiga la madurez?
-A todo, pero eso que en principio no debería ser malo lo es porque se saltan una generación de gente muy valiosa.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
“Empecé a dar clases a los catorce años”

-Problemas que denunciaron en los Oscar.
-Yo, por ejemplo, esa diferencia salarial no la he notado, y me sorprendió oír a Patricia Arquette que en Hollywood ocurría algo así. Sí creo, en cambio, que ahora hay mucha competencia, más que hace años, y que hay más papeles para hombres que para mujeres, sobre todo en la dirección y en producción. 

-A las de su generación corresponde que esos cambios sean una realidad.
-Y lo estamos consiguiendo. Vengo de una familia en la que mi madre era una militante muy activa del PSUC, con una implicación muy grande para que las cosas cambiaran y las mujeres tuvieran los mismos derechos que los hombres.   

-¿De quién heredó su amor por la interpretación?
-Yo empecé a dar clases en una escuela a los catorce años, pero a mi padre siempre le ha gustado el teatro “amateur”. De él heredé la afición por la interpretación.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
“Si no trabajas duro, al final te quedas en el camino”

-¿Qué ha sido lo más difícil hasta llegar?
-Lo más duro está en el valor que cada uno se da, porque éste es un mundo de noes, de rechazos, incluso de cosas incoherentes que no tienen nada que ver con el talento, con el trabajo, y sí con la perseverancia y el curro, curro, curro. Nada que ver con esas versiones de que alguien te vio un día por la calle y te descubrió. Esas cosas funcionan una vez pero, si no trabajas duro, al final te quedas en el camino.

-¿A qué sabe la soledad?
-Yo no la he sentido porque estoy en Madrid, cerca de casa, no en un lugar extraño. Para mí lo importante es sentirte apoyada por los tuyos, por tus amigos, por la gente que vas conociendo.

-¿Feliz?
-Sí, porque me gusta la armonía, la unión, los vínculos. Me cuesta mucho vivir en conflicto, en cualquier campo, también en el personal.

-¿Enamorada?
-Estoy bien, lo que no siempre implica estar enamorada. 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
“La fama es algo muy etéreo”

-¿Alguna vez ha sentido miedo escénico?
-El miedo está ahí siempre, el respeto por tu trabajo también. A veces pierdes la concentración, simplemente porque un compañero se equivoca al hablar y te da la risa, pero son cosas que te ayudan a soltar los nervios.

-¿De sus trabajos, cuál destacaría?
-Difícil pregunta porque tampoco tengo tanta carrera, pero quizá “La Gaviota”, de Anton Chéjov, en teatro.

-¿Qué es la fama, la popularidad?
-Algo muy etéreo, voluble, que se nota más cuando apareces en televisión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
“Mi físico me permite adaptarme a papeles muy diferentes”

-¿Qué hace cuando no trabaja?
-Me gusta mucho viajar, y soy muy buena espectadora, me encanta el cine porque es más fácil aguantar una mala película que una mala obra de teatro.

-¿El físico influye mucho en su profesión?
-Influye en todo, en nuestra profesión mucho más porque es una parte importante de tu trabajo. Si yo fuera alta y rubia, me ofrecerían otro tipo de papeles. Yo reconozco que tengo un físico que me permite adaptarme a papeles muy diferentes porque, al no tenerlo potente, se puede modelar. Lo peor es que te encasillen en un tipo de papeles, precisamente por el físico, pero no es mi caso.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
“Admiro a Javier Bardem y a Penélope Cruz por su seriedad y compromiso”

-¿No ha pensado en dar el salto a América?
-Me gustaría, claro que me gustaría, ahora estoy dando clases de inglés porque no es igual el inglés que utilizas cuando vas de turista que el que puedes necesitar para trabajar, donde el acento es importante. Admiro mucho a Javier Bardem y a Penélope Cruz por la seriedad y el compromiso que ponen en sus trabajos.

-¿Qué opina de que los artistas se identifiquen con una determina ideología?
-Bien, al fin y al cabo somos ciudadanos y sentimos como el resto de los seres humanos, lo que hace inevitable que te identifiques más con unos que con otros. Pero yo en política apuesto por la tecnocracia, que en los puestos claves estén los expertos, no todos podemos hacer de todo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
La foto de Marina Salas

“Estoy con Ginés García Millán y Pablo Rivero, compañeros en “Los hijos se han dormido”, adaptación de “La Gaviota”, de Chéjov. Es el trabajo, de los que he hecho, que destacaría entre todos”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Ficha personal

Nació: El 17 de octubre de 1988 en Cornellá de Llobregat, Barcelona. Su padre es técnico de pintura de coches y su madre es funcionaria.

Debut: Su primer papel en el cine lo consiguió a los 17 años en la película “Sin ti”, y en televisión debutó en dos series de TV3: “El cor de la ciutat” y “Mar de fons”. 

Trabajos: Ha participado en series como “Desaparecida”, “El pacto”, “Ángel o demonio”, “Hospital Central” y “El barco”. Lo último ha sido “Los Nuestros”, junto a Blanca Suárez y Hugo Silva.

Teatro: Ha hecho desde “Luces de Bohemia” hasta “Fausto”. Actualmente está en el Teatro Español representando “Como si pasara un tren”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo