Gunilla Von Bismarck: "Ahora soy menos feliz y libre que cuando era joven"

Icono de la jet-set marbellí de los años setenta y ochenta y perteneciente a una de las familias más conocidas y adineradas de Alemania, Gunilla sigue siendo fiel a sí misma, por su forma de vestir y segura como está de sus ideas conservadoras. Ello la lleva a opinar del peligro que -dice- supone para la estabilidad de Europa la irrupción de los movimientos de izquierda. Se casó con Luis Ortiz en 1978, del que se separó once años después, pero siguen, pese a todo, siendo una de las parejas más estables. Charlamos con ella.

image

Icono de la jet-set marbellí de los años setenta y ochenta y perteneciente a una de las familias más conocidas y adineradas de Alemania, Gunilla sigue siendo fiel a sí misma, por su forma de vestir y segura como está de sus ideas conservadoras. Ello la lleva a opinar del peligro que -dice- supone para la estabilidad de Europa la irrupción de los movimientos de izquierda. Se casó con Luis Ortiz en 1978, del que se separó once años después, pero siguen, pese a todo, siendo una de las parejas más estables. Charlamos con ella.

1 de 7
Gunilla Von Bismarck abre su corazón a DIEZ MINUTOS

-¿Cuál es el secreto de su éxito?
-El carisma, soy sincera y cercana, y lo noto cuando voy a una fiesta y se acercan a saludarme. ¿Por qué ocurre eso sabiendo de dónde vengo, dónde me he educado y cuál ha sido mi vida?...

-Dígamelo usted.
-Porque soy humilde, una cualidad que he querido trasmitir a mi hijo Francisco, quien, siendo un chico guapo, trabajador, preparado y cariñoso, es también humilde. Lo es desde que era pequeño y lo sigue siendo ahora que es padre de dos niños.

-¿Cómo lo ha conseguido?
-Educándolo bien. He sido estricta y él ha comprendido que, con cariño, educación y humildad, pueden conseguirse cosas importantes. Porque si hay algo que detesto es que la gente sea mal educada. 

-¿En qué ha cambiado la Gunilla que conocí en los setenta?
-Me he vuelto más exigente, ya no aguanto tonterías ni que en una cena saquen el móvil y se pongan a tuitear. También soy más dura con los jóvenes, a los que exijo más porque están más preparados que los de mi generación.

-¿Esa actitud es consecuencia de los años?
-No, con los años valoras todo mucho más, a la familia, a los amigos verdaderos, a quienes conocí cuando tenía 20 y 30 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
''Soy impulsiva y crítica''

-¿Cuál es su mayor defecto?
-Soy impulsiva y crítica, pero también tengo sentido del humor. Si algo echo de menos es que ahora soy menos feliz y libre que cuando era joven.

-¿Por qué?
-Porque ha cambiado el mundo, está todo tan mal... Hay dos cosas que pueden arruinar España: el terrorismo yihadista y la irrupción de partidos de extrema izquierda.

-¿No cree que estos cambios son consecuencia de los recortes sociales?
-El Gobierno ha hecho muchas cosas mal y ésa es la razón por la gente ha votado con rabia y no con cabeza. Pero no me gusta que vayan todos contra el PP y gobiernen cuatro partidos en vez de uno de los grandes.

-¿Dónde se sitúa políticamente?
-En la derecha liberal alemana.

-Gustándole tanto la política, ¿por qué no ha dado un paso adelante?
-Mi bisabuelo hizo cosas bien y otras mal. Él no quería dedicarse a la política, pero siempre intentó la unificación de Alemania.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
''En Marbella ya no hay personajes como Alfonso de Hohenlohe o Jaime de Mora y Aragón''

-Marbella ha cambiado mucho, ¿cómo la encuentra ahora?
-Ahora hay demasiada gente, pero nada que ver con la de los años setenta o los ochenta, ya no hay personajes como Alfonso de Hohenlohe, Jaime de Mora y Aragón o Menchu. Están sus hijos y sobrinos, Hubertus, Pablo Hohenlohe, los de Juan Abelló y Ana Gamazo..., pero nada que ver con nosotros.

-¿Acaso les disgusta la popularidad?
-Nosotros éramos más locos, divertidos y libres, pese a que no teníamos dinero. Entonces solamente había dos o tres lugares donde nos reuníamos, El Marbella Club, Menchu y Mau-Mau, ahora hay montones.

-¿Cuándo toma conciencia de su fama?
-Yo no he sido famosa, he nacido famosa. De mí llegaron a publicar que había sido la novia del rey Carlos Gustavo de Suecia, y no es verdad, fuimos compañeros de colegio.

-¿Por qué pudiéndose casar con un millonario elige a Luis Ortiz?
-Nos enamoramos. Luis es una persona con mucho encanto, todavía lo tiene, y se lleva bien con todo el mundo.

-¿Qué le ha aportado?
-La alegría española. Es un hombre generoso en los sentimientos. Nada más conocer a alguien le abre sus brazos y su corazón.

-¿Por qué viven juntos pese a estar divorciados?
-No estar juntos todo el día es la clave de que nos llevemos tan bien. De vez en cuando, yo necesito unas vacaciones, separarme de él, irme a Suiza o a Nueva York, tener mi propia vida, mi música, mis libros, mis amigos, mi libertad. Esta separación intelectual demuestra que necesito más cosas que él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
''Salvé a Luis Ortiz''

-¿Qué le gusta a él que a usted no le guste?
-El fútbol. Le gusta mucho el Real Madrid, pero sobre todo a él no le gusta viajar.

-¿Y usted qué le ha aportado a Luis?
-Una vida nueva. Cuando no estaba conmigo, su vida era una locura, con las drogas, con las chicas... Conmigo todo cambió, lo salvé. Lo quiero pese a todos sus excesos juveniles, y ahora es un padre y abuelo feliz.

-¿Les habría gustado tener más hijos?
-Sí, perdí dos, y después ya no pude tener más.

-No le gusta que la llamen abuela...
-No, pero cuando estoy con mis dos nietos, lo pasamos muy bien. Estoy muy vieja para correr detrás de los niños.

-Dicen que gracias a los nietos se vive una segunda juventud.
-Yo no, estoy bien así, y soy feliz cuando los veo. No se parecen nada a nosotros porque son iguales que la familia de la mujer de Francisco, tienen los ojos negros. La verdad es que los dos son muy guapos.

-Siempre he tenido curiosidad por saber qué hace con la ropa.
-Regalo mucha pero también la guardo. Tengo ropa en Alemania, en Suiza y en Marbella. Me gusta ver fotos de fiestas de las que todavía guardo los trajes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
''Yo estoy bien pero Luis no tanto, me preocupa''

-¿Alguno especial que le traiga gratos recuerdos?
-Sí, uno de noche que tiene una flor blanca en cada pecho, de los años setenta. Es precioso.

-¿Qué recuerda de Alfonso de Hohenlohe?
-Las fiestas en la playa. Cuando pienso en él, siento alegría.

-¿Y de Jaime de Mora?
-Era un sinvergüenza divertidísimo. Fue padrino de mi hijo Francisco pero lo cambié por un amigo nuestro porque nunca se preocupó de él.

-¿Debería venir el rey Felipe a Marbella?
-Su abuelo y su padre vinieron, aunque no de forma oficial. Sería bueno para esta ciudad que vinieran los Reyes con sus hijas, igual que van a Palma de Mallorca.

-¿Qué le pide a la vida?
-Salud para mí y para Luis. Yo estoy bien pero Luis no tanto, me preocupa mucho su salud porque no sabría vivir sin él, sin su cariño y sus bromas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Ficha y firma de Gunilla Von Bismarck

Nacimiento: Gunilla von Bismarck llegó al mundo el 23 de noviembre del año 1949 en el castillo de Friedrichsruh, en Alemania. De padre alemán y madre sueca, es biznieta del canciller Otto von Bismarck.

Estudios: Fue al mismo internado mixto de Estocolmo que el político sueco Olof Palme y el rey Carlos Gustavo de Suecia.

Matrimonio: En octubre de 1978 se casó, en el mismo castillo donde nació, con el español Luis Ortiz, del que se divorció en el año 1989. Sin embargo, siguen viviendo juntos a día de hoy.

Familia: Fruto de este matrimonio es Francisco, su único hijo, que fue amadrinado por la reina Silvia de Suecia. Francisco contrajo matrimonio con Elizabet Verónica Dutú, con la que tiene dos hijos de corta edad.

Residencia: Gunilla pasa los veranos en Marbella y los inviernos entre Suiza y Alemania.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
La foto favorita de Gunilla Von Bismarck

"Me gusta muchísimo ésta porque refleja lo mucho que nos queremos Luis y yo 37 años después de nuestra boda", nos cuenta Gunilla al mostrarnos esta imagen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo