Jorge, el hijo mayor de Raúl y Mamen, cumple la mayoría de edad

El joven, que ha heredado de su padre la afición por el fútbol, recibió como regalo de cumpleaños un coche de alta gama.

El hijo mayor del exjugador del Real Madrid, Raúl González Blanco, cumplió el pasado fin de semana la mayoría de edad. Una fecha muy señalada que el matrimonio formado por el deportista y su esposa, Mamen Sanz, quisieron celebrar por todo lo alto mediante una fiesta sorpresa celebrada en su casa y a la que no faltaron familiares y amigos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

De hecho, el propio Jorge compartió a través de Instagram Stories una fotografía en la que aparecía la mar de contento junto a sus progenitores y una suculenta tarta de cumpleaños. Y es que su alegría no podía ser para menos, ya que el joven mostró entusiasmado el regalazo que le habían hecho sus padres: un coche de alta gama.

A través de las redes sociales, Jorge colgó un vídeo en el que aparecían sus invitados metidos en el garaje mientras sonaba el claxon de su nueva propiedad, un Audi RS 3 Sportback (valorado en más de 60.000 euros) que sus padres le han querido regalar ahora que ya puede conducir.

Jorge, que guarda un gran parecido con el exjugador merengue, ha heredado de este también la pasión por el fútbol. Cuando el matrimonio y sus hijos pasaron una temporada en Estados Unidos, el primogénito del clan jugó en el equipo de los Rams, perteneciente al instituto Fordham.

Ahora que han establecido su residencia en Madrid, debido al nuevo trabajo de Raúl como adjunto en la Dirección General del Real Madrid, Jorge juega en el equipo juvenil del colegio SEK. Entre sus amigos encontramos a Alfonso Álvarez-Cascos Ruiz, hijo del político Francisco Álvarez-Cascos, así como Nando, hijo del exfutbolista Fernando Morientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Raúl y Mamen Sanz se conocieron en 1997 en una discoteca, donde la futura mujer del futbolista trabajaba como camarera. La pareja pasó por el altar el 1 de julio de 1999 en una pequeña capilla situada en una finca de Villafranca del Castillo (Madrid).

Recelosos de su vida privada, el matrimonio siempre ha dado muestras de una gran discreción, dedicándose Sanz en cuerpo y alma al cuidado de sus cinco hijos: Jorge, Hugo, los mellizos Mateo y Héctor y María.

Publicidad - Sigue leyendo debajo