Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

El marido de Mar Flores acusado de 'robar' casi 2 millones de euros a Hacienda

Con la cara desencajada, agobiado y totalmente abatido. Así vimos días atrás EN EXCLUSIVA al marido de Mar Flores, que se enfrentaba a un delito contra la Hacienda Pública que roza los dos millones de euros. La Audiencia de Madrid lo ha absuelto de dos delitos fiscales.

Con la cara desencajada, agobiado y totalmente abatido. Así vimos días atrás EN EXCLUSIVA al marido de Mar Flores, que se enfrentaba a un delito contra la Hacienda Pública que roza los dos millones de euros. La Audiencia de Madrid lo ha absuelto de dos delitos fiscales.

1 de 14
El ocaso de un empresario de éxito

Estas imágenes no dejan lugar a la interpretación: Javier Merino atraviesa la peor etapa de su vida. Su rostro es un poema. Noticias de embargos, deudas y varios frentes abiertos en el juzgado. La guinda a esta difícil situación económica ha sido el duro juicio penal al que acaba de enfrentarse en la Audiencia Provincial de Madrid.

Los delitos que se le imputaban a Javier Merino son de impagos a la Hacienda pública en los ejercicios de 2000 y 2001. El Estado se ha personado como perjudicado por unos impagos que rozan los dos millones de euros.

Este jueves, la Audiencia de Madrid le absolvía de los dos delitos fiscales por los que el fiscal le reclamaba una pena de 8 años de cárcel, por lo que el marido de Mar Flores ya puede respirar tranquilo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 14
No simuló vivir en Portugal

En este proceso se juzgaba si el marido de Mar Flores había simulado residir en Portugal y habría presentado en el país vecino declaraciones de rendimientos patrimoniales por unas cantidades pírricas. Todo ello, para eludir las declaraciones de IRPF en España. En esa maniobra habría causado un perjuicio económico a la Hacienda pública de 1.080.760 euros en el año 2000, y de 757.928 euros en el ejercicio de 2001.

La sentencia, a la que ha tenido acceso LA RAZÓN, explica la absolución así: "No queda suficientemente acreditado cuál era el domicilio del acusado... ni que buscase eludir el pago de sus obligaciones tributarias respecto a la Hacienda Pública española".

En cuanto al domicilio fiscal, la sentencia explica que aportó los documentos que "permiten presumir que su residencia fiscal se encuentra realmente en Portugal"; y añade que "no es posible determinar al menos de manera segura y definitiva" que Merino tenía su domicilio en España", que es lo que finalmente ha determinado su absolución.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 14
Estuvo muy agobiado

Con el juicio visto para sentencia, días atrás, Javier Merino abandonaba la Audiencia Provincial con preocupación. Con las manos en la cara, frotando su rostro, llorando, tapando sus ojos como para no querer ver la dura realidad a la que se exponía y el incierto futuro que entonces se avecinaba.

Además, en este último juicio, dos de sus hermanos habían tenido que declarar en calidad de testigos, algo también duro para el empresario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 14
Cabizbajo ante la gravedad de la situación

Después de salir de la Audiencia, Javier permaneció más de media hora en un parque aledaño hablando por teléfono y haciendo constantemente gestos de consternación y preocupación.

Ausente, solo, desaliñado… Javier Merino no podía levantar apenas la mirada. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 14
Mar Flores no estuvo con él

Llamó la atención que su mujer, Mar Flores, no le acompañase en este durísimo trance. También es cierto que los hechos que se le imputan a su marido habrían ocurrido antes de su matrimonio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 14
Mar quiere volver a trabajar

Parece que Mar Flores está intentando volver a tener presencia y trabajo en temas publicitarios, lo que podría ser el inicio de una nueva vida lejos de la protección del empresario.

Habrá que esperar acontecimientos y, sobre todo, sentencias -porque habrá más-, pero parece que la vida de Javier Merino ha entrado en un complicado bucle del que tiene difícil salida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 14
Con economías independientes

La modelo vive volcada en sus hijos y en su faceta de empresaria con su línea de ropa y complementos.

Hace un año, cuando presentó su colección ante la Prensa, reconoció que no compartía criterios de negocio con su marido. “Javier  no está de acuerdo conmigo, Dice que está muy bien que mis productos ayuden a las familias de artesanos, que está muy bien el aspecto solidario de mi empresa, pero que en ningún momento voy a hacerme rica. Pero como tenemos economías independientes, cada uno apuesta por lo que le gusta” , confesó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 14
Más problemas para Merino

Aunque Merino ha salido bien parado en este juicio, lo cierto es que tiene más problemas por delante. Según publicó el periódico ABC, Merino suma una imputación en un presunto delito de cohecho en la trama de corrupción municipal de Estepona, denominada Operación Astapa. La persona que le implicó en el asunto se suicidó en 2013.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 14
Mar Flores mira hacia otro lado

Ajena a todos los problemas que le están cayendo encima a su marido, Mar Flores parece querer mirar a otro lado. En su cuenta de Instagram, la modelo no ha mostrado ápice de preocupación, más bien al contrario, ya que incluso ha celebrado el año nuevo chino con un vídeo en el que sale este buda abanicándose, junto al siguiente mensaje: "¡Feliz año chino! Y me dice la galleta: 'Tu generosidad será recompensada más pronto de lo que te imaginas'. O sea... ¡que soy un sol y que en breve mi vida será la pera!". 

Parece que Mar ya está pensando en un nuevo futuro que 'sea la pera', frente a su delicada situación actual. ¿Se le habrá acabado el amor?

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 14
La vida le da la espalda a Mar

Y no es la única pista que indica que Mar Flores se está cansando de la situación, ya que recientemente también publicó esta foto en la que daba un mensaje de lo más revelador, y que ahora cobra más sentido: 'Si la vida te da la espalda... ¡Tócale el culo!'. Al menos se lo toma con humor, aunque seguro que Javier Merino no está para bromas en estos momentos tan difíciles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 14
'Al mal tiempo, buena cara'

Hace tan solo 3 semanas también podíamos ver un mensaje en sus redes sociales que hacía presagiar que no está pasando por su momento más feliz: 'Al mal tiempo buena cara...'. Optimismo no le falta a la modelo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 14
¿Qué le pasa a Mar Flores?

Parece que Mar está cansada y defraudada con los problemas que tiene Merino. Ya vivió la vergüenza de ver cómo les embargaban el lujoso yate en el que habían veraneado en Ibiza varios años.

Los anuncios de embargos e impagos dejaron de ser sorpresas hace años y, al parecer, la paciencia de la modelo se va agotando.

Ahora, con la absolución, esto puede significar un soplo de aire fresco y nuevas energías para ella. Sin duda es una preocupación menos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 14
Tiempos felices

En imagen Mar Flores y Javier Merino posando el día de su boda: se casaron en 2001 y juntos tienen cuatro hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 14
Su época dorada

Javier era uno de los hombres de negocios más brillantes de los noventa, pero ahora vive acuciado por sus problemas judiciales y económicos.

Todo saltó a la prensa en verano de 2013, cuando la Agencia Tributaria dio la orden de precintar su yate, amarrado en Ibiza -que ya han recuperado- y valorado en seis millones de euros.

Merino se vio obligado entonces a echar el cierre a locales tan exclusivos como Fortuny o la discoteca La Sal, en Madrid, después de 30 años de funcionamiento.

Por si fuera poco, el año pasado, Merino fue condenado a un año de cárcel y a pagar una multa de 1,7 millones de euros por un delito de uso de información privilegiada relacionada con la venta de acciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo