Luján Argüelles: ''¿Te imaginas a Ronaldo y a Messi 24 horas juntos en un reality?"

La popular presentadora se sincera con Rosa Villacastín en un momento en el que está disfrutando mucho de su vida personal tras ser suspendido temporalmente su último programa.

luján argüelles

La popular presentadora se sincera con Rosa Villacastín en un momento en el que está disfrutando mucho de su vida personal tras ser suspendido temporalmente su último programa.

1 de 7
Una mujer muy segura y feliz

Desde que la conocí en los pasillos de Antena 3 TV hace ya bastantes años, Luján mostró un enorme interés por aparecer en televisión, donde ha realizado una exitosa carrera presentando programas que tienen un denominador común, el amor, en todas sus vertientes y con todo tipo de personajes. El último, "Tú, yo y mi avatar" (Cuatro), ha sido suspendido temporalmente. Algo que a la presentadora no le ha sorprendido: "No me ha sorprendido, es normal que se busque el mejor momento, la mejor oportunidad para programarlo".

La trayectoria de Luján le ha permitido hacer realidad sus sueños profesionales, y los personales como madre, por más que Miranda llegase sin que se lo propusieran ni ella ni Carlos, su pareja. Este es el hombre que le ha dado estabilidad, confianza en sí misma y en la vida.

2 de 7
"Ahora me siento más tranquila"

Acaba de cumplir los 40. En estos años, ¿qué le ha enseñado el amor?

Todo lo que sé me lo ha enseñado mi propia vida, en la que ha habido de todo porque he sido muy enamoradiza. Es más, te diría que estoy enamorada del amor, lo que me ha llevado a cometer errores porque cuando no analizas las cosas como harías con un programa y pones todo tu corazón en una relación, las posibilidades de que te equivoques son muchas.

Ya sabe que cuando uno se enamora, manda el corazón y no la cabeza.

Lo sé, pero en mi caso, cuando era muy joven me dejaba llevar por la primera impresión, quizá porque no sabía estar sola, y lo que intentaba era encontrar siempre la parte más bonita del amor, creando mi propio cuento de hadas, cuando la realidad era otra. Eso me pasaba porque era muy enamoradiza, muy pasional y muy echada para adelante, lo que me llevaba a escoger el camino equivocado.

¿Se arrepiente?

No, no, yo tengo una vida cargada de cosas pero arrepentirme no, porque siempre he hecho lo que quería, creyendo que hacía lo mejor, lo que me ha permitido aprender a conocerme bien.

¿Los años le han hecho cambiar?

Sí, ahora soy más templada, más calmada, más tranquila, más sosegada, digamos que no me precipito a la hora de tomar una decisión, o al menos intento no hacerlo. Pongo mucha pasión pero cuando ya lo he decidido…, lo que pasa es que para decidirlo me tomo mi tiempo.

¿Y eso es bueno o es malo?

Es positivo, diría que en ese aspecto he madurado mucho. Me he hecho mayor, aunque tenga 40, lo que implica que soy más consciente, más serena y sensata.

Dicen que los 40 es la edad de oro de la mujer.

Un amigo me dijo que la mejor es de los 30 a los 40, y estoy de acuerdo con él. Sobre lo que me depara el futuro, ya se verá, pero ojalá sea como tú dices. Lo que sí puedo asegurarte es que antes todo era pura efervescencia y ahora me siento más tranquila con la vida.

¿A esa situación ha llegado gracias a Carlos, su pareja?

Sí, porque él es una persona súper positiva, muy optimista, muy soñador, él siempre piensa que todo va a ir a mejor, todo lo contrario de lo que soy yo, que soy hiperrealista. Una mezcla que me ha dado tranquilidad, sosiego, y que me ha obligado a levantar el freno del acelerador.

¿Cómo ha contribuido el nacimiento de su hija a asentar su relación?

Ha contribuido mucho, para empezar porque en el embarazo se da un cambio físico importante, y cuando nace y ves a esa personita que sonríe por todo, tan dulce, terminas sacando la parte de niña que llevas dentro. Al menos eso es lo que me ha ocurrido a mí, porque al estar yo calmada, lo está ella, y eso para mí es fundamental.

¿Le gustaría tener más hijos?

No los busco pero si vienen, los recibiremos con todo el amor del mundo. Cuando me quedé embarazada de Miranda no me lo esperaba, me costó asumirlo, en cambio ahora me organizo muy bien. Ser madre es lo mejor que me ha pasado en la vida. Con mi hija he descubierto la paz, porque ahora sé lo que quiero y por dónde tengo que ir. Es difícil de explicar el amor infinito que sientes por un hijo.

¿Qué le enamoró de Carlos?

Nosotros éramos amigos desde que yo tenía 24 años. Cuando le vi por primera vez me pareció guapísimo pero vivíamos en realidades muy distintas. Después se marchó a Estados Unidos y cuando me divorcié empezó a llamarme más a menudo para ver cómo me encontraba. Pasados 8 o 10 meses fui con mi hermana y su pareja a una fiesta que organizaba Carlos: mi hermana me preguntó si tenía algo con él, se lo negamos los dos, y al salir empecé a mirarle con otros ojos y él a mí también.

3 de 7
"A la gente le gusta contar su vida en televisión"

¿Un flechazo con efecto retardado?

Así es. Es una persona tan vital que me da mucha confianza en la vida, disfruta con todo, y tenemos una muy buena comunicación, nos llamamos para todo, y todo nos lo consultamos. Yo, personalmente, soy una mujer muy segura en mi trabajo, pero la gente de mi alrededor sí me dice que he cambiado desde que vivo con Carlos.

¿Para cuándo la boda?

Todo el mundo me lo pregunta. Sinceramente no lo sé, quizá algún día, pero no está entre nuestros planes, al menos por ahora.

¿Es casual que todos sus programas versen sobre el amor?

Lo es, pero quizá tenga algo que ver que estoy enamorada del amor, razón por la que me lo paso fenomenal. En estos programas lo que sí he aprendido es que la gente, cuando está enamorada, vive en una nube, y lo más importante: nunca es tarde para enamorarse o encontrar pareja.

¿De cuál se siente más orgullosa?

De "Password", porque era un programa en el que teníamos mucha libertad, donde había famosos, gente joven, y fue el primero que hice en televisión.

¿A qué se debe este "boom" de gente que busca pareja?

Son modas, igual que lo son los programas de cocina o de corazón. Ocurre que cuando un formato gusta y tiene audiencia, aparecen otros en esa misma línea. A muchos les parecerá que se da en dosis excesivas, puede ser, pero lo importante es que cuando se emitan gusten a la gente.

¿Qué buscan los participantes?

Pasarlo bien, es gente muy generosa porque al principio no saben lo que va a ocurrir, después sí, lo que les da soltura, y no les importa lo que puedan pensar de ellos. A la gente le gusta contar su vida en televisión, igual que en las redes sociales o en "Gran Hermano".

¿Hay una carencia afectiva en la sociedad?

No lo sé, es posible que sí. No creo que ninguno de ellos se plantee esas cosas, por más que podamos pensar que en la era de las comunicaciones hay una mayor incomunicación.

¿Qué papel tienen las madres en "¿Quién quiere casarse con mi hijo"?

Van porque se lo piden sus hijos, porque con su sola presencia les protegen, y sufren mucho, no vayas a creerte que no sufren...

¿Hay un retroceso en el papel social de la mujer?

No, si te refieres a si en estos programas hay maltrato físico o psicológico, rotundamente no. Puede ser que en otros ámbitos se generen noticias esporádicas que los periodistas convertimos en algo generalizado.

¿No cree que el machismo sigue vigente?

Machismo hay, otra cosa es que cuando hablamos de reparto de las tareas del hogar, por ejemplo, parezca que es lo normal, cuando no es así. Es un tema en el que no hemos avanzado demasiado. Yo soy partidaria de trabajar por la diferencia y el respeto de la diferencia, porque digan lo que digan, no somos iguales los hombres y las mujeres.

4 de 7

¿Qué sociedad le gustaría dejar a su hija?

Para empezar, una sociedad libre, pero sobre todo me gustaría que ella fuera feliz, a sabiendas de que para ser feliz tiene que ser luchadora lo justo, libre lo justo. Me gustaría que aprendiese a entender lo que pasa a su alrededor viéndolo desde el lado más positivo posible. Que sea feliz, tanto si elige ser ama de casa o ejecutiva. No quiero que tenga la presión que tuvimos nosotras para ser súper-mujeres. Es complicado porque una cosa es la teoría y otra la práctica.

Ha hecho sus pinitos en el teatro.

Sí, con una obra, "Los pijos también lloran", en la que hablamos de la fama, de los famosos y de la locura que hay en nuestro mundo. Por ejemplo, las guerras, las envidias, las fobias, aunque si lo miras desde la perspectiva que lo mirábamos nosotros era súper gracioso.

Hablando de fama, ¿alguna fórmula para sobrellevarla?

Yo no he tenido una fama rápida, como la que tienen esos chicos que se convierten con 20 años en ídolos de masas, lo que debe ser una locura. Yo he aceptado la fama con normalidad porque quienes hemos pasado por una redacción, bien sea en radio o en televisión, la fama es una continuación de ese trabajo porque sabe lo que hay detrás. Yo, además, estoy muy unida a mi familia, a mis amigos, pero sí que hay gente que me dice que he cambiado mucho.

¿En qué sentido?

Al principio, cuando empecé a presentar, sí tuve un momento de desconcierto. Era una Luján distinta a la que estaban acostumbrados a tratar. Yo no me di cuenta porque siempre he sido una chica muy normal pero, según ellos, sí que me afecto.

¿Le halagaba que la reconocieran por la calle?

Me hacía gracia el trato que me daban en los restaurantes... También puede ser que ellos me tratasen de diferente manera, no lo sé.

Ha dicho que si pudiera metería a los políticos en un reality.

Porque son lo más, yo metería a todos los líderes, creo que nos contarían cosas que nos sorprenderían, porque los malos no son tan malos ni los buenos tan buenos. Pero también metería a jugadores de élite. ¿Te imaginas a Ronaldo y a Messi juntos las 24 horas del día en un reality?

Admira mucho a su madre.

Sí, porque es una mujer muy recta, muy seria, muy mimada, con una gran psicología, y muy divertida también. Ella no nos ha dado consejos, nos daba órdenes. Eran tiempos distintos, nosotros vivíamos en un pueblo de mil habitantes, emocionalmente es un terremoto como soy yo.

Qué me dice de su padre.

Es el típico asturiano, que cierra los negocios con un apretón de manos, a la antigua usanza, no muy dado a las expresiones de afecto o de cariño. Yo he heredado cosas de los dos.

5 de 7
¿Quién es ella?

Nació en Salas, Asturias, el 26 de enero de 1977.

Inicios Empezó su carrera a los 19 años, mientras estudiaba Historia y piano, hizo prácticas en Radio Vetusta y más tarde en Onda Cero.

Radio y televisión En 2001 compagina el trabajo en la radio con Canal 7 TV presentando E-Misión Glamourosa.En 2003 ficha por Antena 3 para presentar "7 días, 7 noches", y años más tarde por Cuatro, donde ha presentado "¿Quién quiere casarse con mi hijo?", "Password", "Granjero busca esposa", "Hijos de papá" y "Tú, yo y mi avatar". Además, ahora se ha asociado con cuatro amigas para poner una floristería on line.

Teatro En septiembre de 2016 debuta como actriz con la obra "Los pijos también lloran".

Libro. Es autora de "Cenicienta llevaba tacones de 15 cm", Ed. Martínez Roca.

Premios Ha recibido La Antena de Oro 2009 a Mejor presentadora y el Premio Zapping 2011 por "Dame una pista" y "Granjero busca esposa".

Familia Divorciada de Benjamín de la Fuente Tendero, el 13 de julio del 2015 tiene a su primera hija, Miranda, fruto de su relación con Carlos Sánchez Arenas, su pareja.

6 de 7
En pocas palabras

¿Emprendedora?

He montado una tienda de flores on line con cuatro amigas. Y ayudo mucho a mi chico.

¿Alguna asignatura pendiente?

Hacer mi propio programa de radio.

¿Ha aprendido a decir no?

Es lo más complicado pero sí he aprendido; empecé cuando estaba embarazada y me sentía muy bien.

¿La última vez que ha dicho: te quiero?

A mi niña, a cada momento, y a Carlos también.

7 de 7
Mi foto favorita

"Esta foto nos la tomaron en nuestra primera fiesta como pareja en marzo de hace cuatro años, la expresión de felicidad de los dos lo dice todo".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io