Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Inés Ballester: ''Encontrar la pareja adecuada es una lotería"

Rosa Villacastín entrevista a la popular periodista en uno de sus mejores momentos personales y profesionales.

Rosa Villacastín entrevista a la popular periodista en uno de sus mejores momentos personales y profesionales.

1 de 7
Su momento más dulce

Si la experiencia es un grado, Inés Ballester se ha ganado a pulso la nota más alta. Periodista de larga trayectoria en televisión, tanto pública como privada, hoy disfruta de una etapa muy enriquecedora, tanto en el plano profesional como en el personal. Casada en segundas nupcias con Juan Luis Ruiz de Gauna, a la pareja le gusta saborear la vida, diría más, le gusta apurarla hasta la última gota, sabiendo como saben que a la felicidad hay que atraparla cuando pasa por tu lado.

¿A qué se debe este momento dulce que atraviesa?

A que disfruto mucho de mi trabajo en televisión, presentando "Amigas y conocidas" que, como dice Cristina Almeida, interesa mucho a las mujeres y a nosotras nos divierte y entretiene. Yo diría que lo que le diferencia de cualquier otro es que nos comportamos como si estuviéramos en una reunión de amigas donde tocamos temas diferentes, cotidianos, cada una desde su prisma.

Donde la pluralidad está garantizada, ¿no es así?

Esa es la clave, que todas somos distintas, incluso estéticamente no nos parecemos en nada porque cada una tiene su propia personalidad. A veces cuando me preguntan por la calle qué tal nos llevamos yo les digo la verdad: nos llevamos muy bien, no sólo cuando estamos en directo, también cuando nos vamos a comer o a cenar por ahí.

Una pregunta que no le harían si los tertulianos fueran hombres.

Seguramente no, entre otras razones porque a veces las mujeres, sin darnos cuenta, colaboramos a potenciar ese rol, mientras que nosotras lo que intentamos es terminar con esos clichés que tanto daño nos hacen.

¿Le molesta hacer de "mala"?

¿Lo dices porque tengo que quitar la palabra a una para dársela a las otras? La verdad es que no; intento y, espero conseguirlo, torear lo mejor que puedo a un grupo tan diverso.

¿Qué le ha sorprendido de las colaboradoras?

Cuando acepté presentar este proyecto lo hice porque la idea me gustó, después cuando vi la reacción de todas vosotras cuando os ibais incorporando, con vuestras manías, me sorprendió comprobar cómo con el paso de los días os ibais tranquilizando, relajando, sacando vuestro propio carácter, teniendo en cuenta que algunas sois veteranas y otras muchas más jóvenes, ideológicamente opuestas, pero eso es lo que le hace más atractivo, porque conseguimos que se identifiquen con unas o con otras, y que tomen partido por alguna.

¿Sería posible hacerlo sólo de hombres y para hombres?

Ya se hacen. Yo creo que hoy, en igualdad de conocimientos, de libertad, ellos tienen una mayor seguridad porque lo han mamado, mientras que a nosotras nos cuesta más emitir una opinión con la rotundidad que lo hacen ellos, a sabiendas de que vales.

¿Dónde queda la tan cacareada igualdad?

Lo explicaba muy bien Michele Bachellet, la presidenta de Chile, al decir que cuando una mujer expresa su opinión se la tacha de mandona, mientras que de los hombres se dice que son firmes en sus convicciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
"Ser madre ha sido la experiencia más gratificante de mi vida"

¿La mujer tiene más capacidad para mostrar las emociones?

El psicólogo Rojas Marcos sostiene que las mujeres tenemos menos enfermedades porque hablamos más, recogemos más información, tenemos más experiencia, escuchamos más y somos capaces de atender más frentes. Así, mientras nosotras nos reunimos con las amigas porque nos divierte y nos sirve para desahogarnos, los hombres llaman o se reúnen por algo concreto.

¿Los platós de televisión han sustituido a los confesionarios?

No lo creo, aunque sí reconozco que este programa ha marcado un antes y un después. Cuando yo era más joven, por ejemplo, no se me hubiera ocurrido compartir ante una cámara experiencias propias, y sin embargo con los años lo hago, y eso es algo que la gente agradece porque se dan cuenta de que somos auténticas. Descaradas también porque contamos cosas que pertenecen a nuestro ámbito más privado y eso a quien nos ve les gusta porque les hacemos cómplices.

¿Qué le ha sorprendido más?

El sentido del humor de Cristina Almeida, capaz de hablar de cualquier tema, incluso de asuntos del corazón, por eso me gusta tanto tenerla cerca. Un registro que me agrada porque sus comentarios son muy sensatos.

Un tema peliagudo es el de las madres que se arrepienten de serlo.

Se basa en un libro de la escritora israelí Orna Donath que no deja indiferente a nadie porque toca un tema que ha sido tabú hasta ahora, ya que se supone que si tienes un hijo es porque has querido tenerlo. Lo que no impide que muchas mujeres confiesen que no sirven para ser madres o que se arrepienten de haberlo sido.

¿Por alguna razón especial?

Ser madre es duro, porque para cualquier mujer sigue suponiendo una entrega total. Es lo más bonito pero también lo más difícil, porque nadie cuenta lo mal que lo pasa cuando llegas del hospital a tu casa y tienes que enfrentarte a una tarea como la de criar a un bebé del que apenas sabes nada.

¿Está sobrevalorada la maternidad?

Lo que sí es evidente es que de la maternidad sólo se cuenta lo positivo. Todos los hijos son maravillosos, buenas personas, cuando lo cierto es que en educarlos y criarlos inviertes las 24 horas del día, durante el resto de su vida, y eso es duro cuando tienes un trabajo, una vida laboral que te gusta, una familia a la que atender. En ese sentido sí lo es, pero te compensa.

¿Es el amor más desinteresado?

Sin duda alguna, da igual la edad que tengan, cómo sea su carácter, para los padres siempre serán los mejores. Con la crisis, muchos hijos que se habían independizado han vuelto a casa de sus padres. Y eso ocurre cuando los padres ya son mayores, y quieren disfrutar de una vida propia.

¿Ser madre ha sido su experiencia más gratificante?

Sin duda. Mi hijo ya no vive conmigo porque a los jóvenes hay que facilitarles la salida. No pueden estar siempre a tu lado, súper protegidos.

¿Se puede ser amiga de los hijos?

No, un hijo es un hijo y al mío no le voy a contar mis intimidades ni él a mí las suyas, pese a que tenemos mucha confianza y mi casa siempre ha estado abierta para que vengan sus amigos, pero una cosa es eso y otra tratarles como si fueran colegas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
"Soy muy osada y pasional"

¿Hay diferencia entre los jóvenes de ahora y los de su generación?

Mucha, en mi caso mis padres trabajaban duro y nos responsabilizaban de lo que hacíamos. Les estoy agradecida porque siempre me apoyaron en todas las iniciativas que tomaba, incluso aunque no estuvieran de acuerdo, en cambio los padres de ahora les súper protegemos, queremos saber dónde están nuestros hijos a cada hora, incluso cuando ya no viven con nosotros seguimos ocupándonos de ellos

Con los años ocurre a la inversa: los hijos se ocupan de los padres.

Es la situación de la mayoría de las mujeres de nuestra quinta. Al vivir muchos años, algunos llegan hasta los 100, hay que ocuparse de ellos, en muchas ocasiones con dedicación intensiva, sin abandonar tu trabajo, y aunque no sea como el cuidado de los hijos, sí es más preocupante porque la salud es muy importante.

Después de tantos años ante la cámara, ¿qué ha aprendido de televisión?

Que compartiendo cosas y experiencias me acercaba más al espectador. Cuando era joven soñaba con ser la mejor, no me puedo quejar, aunque si algo he aprendido es a decir que no, porque hay cosas que no sabes hacer y que es mejor no hacerlas.

¿El fracaso está sobrevalorado?

Yo diría que el trabajo en televisión te genera mucha inseguridad, que te renueven los contratos cada trimestre, estresa mucho, cuando todos sabemos que el éxito o el fracaso de un programa depende de muchas cosas, de lo que pongan en otra cadena, de la hora, pero las cosas son así.

Desde que la conozco siempre se lo ha tomado con calma.

Tuve un momento que no, que pensé que me lo había tomado bien, pero al final tuve que pedir ayuda. Pero incluso en esas situaciones hay que aprender a darles la vuelta. Yo tengo claro que lo de ser presentadora o no es ocasional porque son modas.

¿Es por lo que se metió en los fogones de TVE?

Yo, ¡¡¡que no sé cocinar!!! Mi madre cuando me veía me decía, pero qué valor tienes! Era un programa en el que mientras cocinábamos recetas sencillas que nos mandaban los espectadores, hablábamos del corazón, de los famosos. Lo hice porque yo siempre he sido muy osada.

¿Pasional también?

Muy, muy pasional, lo que ocurre es que en televisión procuro controlarme.

¿Por qué?

Porque la televisión pública, por serlo, te obliga a no despilfarrar porque se paga con dinero del contribuyente, a ser respetuoso y plural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
"El día que murió Bimba Bosé me vine abajo"

¿Alguna vez se ha autocensurado?

Sí, por supuesto, por ejemplo cuando estando en Telemadrid nos dijeron que no podíamos hablar de la Casa Real, y llamé al director genera para expresarle mi desacuerdo. Entendió mi postura.

Si echa la vista atrás, ¿qué cambiaría?

Era muy rebelde, muy cañera, pero no cambiaría ni borraría nada porque es algo que va implícito con la juventud, y que además te fortalece el carácter. Con los años te das cuenta de que la vida es muy dura, y a veces te sorprende con palos que no esperas, pero no por eso hay que dejarse llevar por la amargura o el desencanto.

¿Qué ha heredado de sus padres?

De mi padre lo mucho que le gustaba viajar, y de mi madre que es una mujer muy recta, muy equilibrada.

¿Le preocupa la edad?

No, me preocupa perder la ilusión, rendirme es algo que no me gustaría que me ocurriera porque dicen que mientras mantienes la curiosidad por aprender, la ilusión, estás viva.

El día que murió Bimba se emocionó...

Porque lo tuve que dar en directo, y aunque sabía que estaba malita, no me esperaba su muerte. Fue duro por inesperado y me vine abajo porque hay mucha gente que ha pasado o está pasando la enfermedad, yo misma, y no puedes evitar emocionarte.

¿Aconseja las revisiones periódicas?

Por supuesto. No es igual que te lo detecten en una fase primaria que más avanzada.

¿Cómo recuerda su etapa en "Cine de Barrio" con Carmen Sevilla?

Con mucho cariño porque supuso mi vuelta a TVE, y una experiencia muy gratificante con Carmen, con la que he disfrutado y reído muchísimo.

Inés, ¿se ama igual a los 20 que a los 50?

Depende también de la otra persona. Con los años valoras mucho más lo que tienes, aspectos de la relación que cuando eres joven no le das importancia y la tiene. A veces pienso lo duro que debe ser levantarte por la mañana y no tener nada que decirte con tu pareja. Encontrar la pareja adecuada es una lotería, yo tengo amigas maravillosas que no han encontrado a la persona adecuada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
¿Quién es Inés Ballester?

Nació en Burriana, Castellón, el 28 de septiembre de 1958.

Estudios Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Inicios Comenzó su carrera en la Cadena Ser y en RNE.

Televisión Salta a la televisión como jefa de informativos en TVE de Valencia, más tarde entra en Canal 9 y Telemadrid. Tres años después ficha por Antena 3 TV. En 2001 vuelve a la pública para presentar "Por la mañana" junto a Iñaki del Moral, donde permanece seis temporadas.En 2008 pasa a presentar "El día por delante" durante los fines de semana. Junto a Carmen Sevilla presentó el programa "Cine de Barrio" en La 1. Y más tarde, "Nuestro cine" en 13 TV. Desde el 2 de septiembre presenta en TVE "Amigas y conocidas", que dirige Alberto Maeso y en el que colaboran Isabel San Sebastián, Paloma Gómez Borrero, Marta Robles, Sonia Ferrer, Carmen Ro y Cristina Almeida, entre otras.Además, ha publicado varios libros de cocina. Y ha recibido varios premios por "La mañana" de TVE.

Familia Está casada en segundas nupcias con Juan Luis Ruiz de Gauna. Tiene un hijo, Rafael, fruto de su primer matrimonio con Rafael Corberó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
En pocas palabras

¿Qué no falta en su armario?

Una blusa blanca y una blusa azul.

¿Consumista?

Bastante, pero cada vez me controlo más.

¿Ambiciosa?

A lo que aspiro es a disfrutar y a pasarlo bien trabajando, y lo he conseguido.

¿De qué es esclava?

De nada, me gusta hacer deporte, eso sí, ir a los toros, viajar, leer, ir al baloncesto o al fútbol, con todo disfruto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Mi foto favorita

"Esta foto me encanta porque estoy con mi padre, en la playa Pinedo de Valencia, quien siempre me ha apoyado, incluso cuando no estaba de acuerdo con mis decisiones".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo