Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

La historia de amor fallida entre Alejandra Osborne y Joaquín Buendía

Tras más de 13 años de matrimonio, la hija primogénita de Bertín Osborne y su marido ponen fin a su relación.

Tras más de 13 años de matrimonio, la hija primogénita de Bertín Osborne y su marido ponen fin a su relación.

1 de 9
Alejandra Osborne y Joaquín Buendía se separan

Alejandra Osborne y Joaquín Buendía han puesto fin a su matrimonio tras más de 13 años de casados. Contra todo pronóstico, la hija primogénita de Bertín Osborne y su marido no han sabido hacer frente al paso del tiempo y han decidido tomar esta difícil decisión. 

Sin embargo, lejos de querer tirarse los trastos a la cabeza, han optado por presentar un divorcio de mutuo acuerdo que firmarán en las próximas semanas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Dos meses separados

Al parecer, el desgaste en la convivencia ha sido el principal motivo de la ruptura. La pareja llevaba algo más de dos meses separada y ya no hay marcha atrás, pese a que sigan manteniendo una relación cordial por el bien de sus hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Una ruptura amistosa

"Se llevan bien. Quieren tener un divorcio amable y lo menos traumático para sus hijos. No van a disputarse ni echarse nada en cara, puesto que se quieren mucho más de lo que la gente imagina, independientemente de que como pareja hayan terminado", ha dicho al diario ABC una fuente cercana a la pareja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Preocupada por sus hijos

De hecho, la prioridad máxima de la empresaria en estos momentos es la de que esta decisión no afecte en la medida de lo posible a sus tres hijos en común: Santiago, de 13 años, y los gemelos Fausto y Valentina, de cinco.

Este divorcio supone el primero que afecta a algunas de las hijas de Bertín Osborne fruto de su relación con la tristemente fallecida Sandra Domecq.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Una boda para el recuerdo

La hija de Bertín llevaba más de 13 años casada con Joaquín Buendía, a quien todos llaman cariñosamente Quino. La boda se celebró el 25 de octubre de 2003 en la iglesia San Miguel de Jerez de la Frontera, la misma en la que se casaron en su día Bertín y Sandra Domecq. 

El enlace causó una enorme expectación, especialmente por ser la primera de las hijas del popular cantante y presentador que pasaba por el altar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Gran apoyo durante la muerte de su madre

La boda tuvo como padrino al propio Bertín y supuso la última aparición pública de Sandra Domecq, que fallecería apenas un año más tarde víctima de un cáncer. 

De hecho, Joaquín fue uno de los principales apoyos para que su esposa lograra superar este duro mazazo y hacer todo lo posible por mantenerse tan unida como siempre a sus dos hermanas, Eugenia y Claudia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Implicada en la lucha contra el cáncer

La muerte de la matriarca del clan afectó de lleno a Alejandra. Tanto es así, que decidió hace unos años aparcar su carrera como diseñadora de moda para abrir un centro genético en Sevilla, GenStudies, y así intentar plantarle cara a la enfermedad.

Con la ayuda de una amiga experta en química, Osborne ofrece la posibilidad a sus clientes de hacerse un análisis para predecir casos potenciales de dichas patologías. "Con sólo una muestra de saliva sabemos si una persona está predispuesta [genéticamente] a padecer un cáncer hereditario. Vemos si tiene mutaciones en el ADN y si puede tener problemas oncológicos en el futuro", afirmó en su día.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Buena relación con su suegro

Hace tan solo unos meses, Bertín y la propia Alejandra hablaban de la hoy truncada relación en el programa 'Mi casa es la tuya', sin dejar en evidencia ningún conato de crisis en la pareja. "Le conocí en una cena... iba con otra... no te lo ha querido decir nunca porque no tiene valor", dijo el presentador entre risas para intentar hacer saltar a su hija. "Es más bueno que el pan", apostilló más tarde.

Por su parte, Buendía también tuvo palabras de cariño para el padre de su esposa: "Bertín es una persona estupenda, es un gran suegro, no se mete en nada en la relación y estoy encantado con él".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Una barba por amor

Alejandra dijo estar encantada con su marido, revelando un bonito gesto que había tenido con ella. "Me encanta… Se ha dejado barba porque se lo pedí yo…le gusta que a mí me guste, toda mi familia política me quiere matar, pero está 'to' bueno", sentenció risueña.

"Me he dejado barba porque a Alejandra le gusta, me lo pidió hace seis años y me la dejé y me encanta llevarla, sé que a mi suegro no le gusta nada y cualquier día me dice una fresca… pero es lo que hay", matizó Quino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo