María Lapiedra y Mark Hamilton, a gritos en plena calle

Ella, destrozada, no pudo levantar la vista del suelo mientras tapaba sus lágrimas con unas gafas de sol.

María no podía ni mirarle a los ojos, mientras Mark gesticulaba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Al límite

Mark Hamilton está al límite de sus fuerzas. El arquitecto quiere seguir luchando por su mujer, pero María Lapiedra ya no se molesta en ocultar que cada vez está más cerca de Gustavo González.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tormenta emocional

El miércoles 20 de diciembre, antes de coger el AVE a Madrid, rumbo a Telecinco, la catalana quedó con su todavía marido para hablar de la tormenta emocional que están atravesando. María estaba destrozada, sin querer mirar a Mark a la cara. Él, muy enfadado, perdió los nervios y empezó a gritar y a gesticular en la terraza donde se sentaron.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Se quedó sola y llorando

La situación llegó a ser tan tensa que ni siquiera llegaron a pedir nada para tomar. Al final, el arquitecto se levantó, abrazó a su mujer y decidió irse de allí. María se quedó llorando con las gafas de sol puestas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
María le 'remató'

Mark se marchó enfadado y María terminó de 'rematarle' ese mismo día en televisión. La ex actriz porno se derrumbó en plató y volvió a gritar su amor por Gustavo. "He roto mi vida por él y todavía no sé si quiere irse a vivir conmigo", confesó llorando.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Triste despedida

Pese a su enfado, Mark se despidió muy cariñoso con la madre de sus dos hijas. María se quedó sola y llorando en la terraza.

"Esto es una guerra que acaba de empezar y quiero decirle a este señor que ganaré yo", confesó Hamilton a la revista ¡Qué me dices!', sin tirar la toalla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo