Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Arantxa S. Vicario: "Mis padres me han anulado"

La extenista, acompañada de su marido, Josep Santacana, ha leído un comunicado en la presentación de su libro de memorias para aclarar la situación que vive con sus padres y hermanos. Al finalizar el acto no podía aguantar la tensión y se echaba a llorar.

La extenista, acompañada de su marido, Josep Santacana, ha leído un comunicado en la presentación de su libro de memorias para aclarar la situación que vive con sus padres y hermanos. Al finalizar el acto no podía aguantar la tensión y se echaba a llorar.

1 de 8
Su rueda de prensa más polémica

Arantxa Sánchez Vicario ha vuelto a ponerse ante las cámaras diez años después de finalizar su carrera profesional como tenista, un periodo de éxitos que la aupó como una de las deportistas españolas más importantes de todos los tiempos.

La extenista, de 40 años, lo hacía en la Casa del Libro de Barcelona para para presentar su libro de memorias, 'Arantxa ¡Vamos!', que ha generado una gran polémica por la denuncia que hace en él hacia sus padres, a quienes acusa de maltrato psicológico y expolio económico durante su carrera profesional.

La presentación de la biografía, en la que no se han admitido preguntas, ha consistido en la respuesta de Arantxa a las cuestiones de su editora. Eso sí, posteriormente ha leído un duro comunicado en el que aclara las acusaciones que vierte en el libro contra sus padres y hermanos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
El comunicado I: ''Mis abogados hacen su trabajo''

  "Buenos días, gracias a todos por estar aquí y por las muestras de cariño que siempre me habéis transmitido. A la mayoría nos conocemos desde hace muchos años. Han sido muchos partidos y entrevistas las que hemos compartido. Os podréis imaginar lo doloroso que ha sido publicar mis memorias.

Tenía una necesidad vital de hacerlo y quiero explicar unas cosas que os ayuden a entenderme. Hablo de los sentimientos que he vivido desde el inicio de mi carrera profesional.

Explico como he luchado y he disfrutado de mi carrera como profesional en el tenis, también comento lo que me gustaría hacer a partir de ahora en el mundo del tenis. Ya he dado el primer paso siendo la capitana del equipo femenino de la Copa Davis. Sin embargo lo que ha desatado el interés de los medios ha sido todo lo relacionado con mi familia. No puedo hablar de este tema, son mis abogados los que están haciendo su trabajo"... (sigue).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
El comunicado II: ''Me han anulado''

 "¿Puede alguien pensar que yo no he querido resolver todo esto con mi familia? ¿Puede alguno de mis hermanos decir con quien puedo compartir mi vida? ¿Acaso ellos no han podido casarse con quien les ha parecido mejor?

No tienen que culpar a nadie de mis decisiones. Ya he demostrado en muchas ocasiones que soy una persona que decido lo que quiero. No soy una persona desagradecida, siempre he agradecido a mis padres su apoyo. Sin embargo conmigo han ejercido un control que me ha anulado en puntos importantes de mi vida.

Nuestra familia ha estado en el escaparate de la opinión pública y necesito recuperar mi vida".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Lágrimas y un abrazo

Tras finalizar la lectura del comunicado, Arantxa no podía contener la emoción y las lágrimas y se echaba a llorar. En ese momentro su marido, José Santacana, se acercaba a ella y ambos se fundían en un caluroso y largo abrazo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Su gran apoyo

Josep Santacana siguió la comparecencia de prensa de su esposa, Arantxa Sánchez Vicario, sentado en la segunda fila de la sala.

El empresario afirmaba públicamente hace unos días que tienen "pruebas" de todo lo que su esposa afirma en su biografía y que Arantxa "no miente".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Una mujer Rota

La extenista no ha podido contener las lágrimas al terminar de leer el comunicado, dejando una clara muestra de que para está viviendo una situación muy difícil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
En busca de la normalidad

Arantxa Sánchez Vicario, que acudía a la presentación de sus memorias vistiendo un jersey largo blanco de cuello vuelto y botas, ha desvelado recientemente que hace años que no tiene contacto con su familia. Ahora, con el ánimo de dejar a sus hijos "al margen" de esta disputa familiar, afirma estar dispuesta a luchar por lo que es suyo y "recuperar la normalidad".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
El comunicado de sus padres

Emilio Sánchez y Marisa Vicario, padres de Arantxa, emitían hace unos días un comunicado en el que se mostraban muy dolidos con Arantxa. És el siguiente:

“El sábado pasado me levanté con una de las peores noticias que unos padres pueden recibir. Con enorme sorpresa, y gran dolor, constaté que nuestra hija Arantxa había dado un paso más en su voluntad de herirnos y humillarnos.

Habéis sido muchos los que me habéis llamado para saber qué ocurría. Durante mucho tiempo he permanecido, con mi esposo Emilio, en silencio. Nos dolía la actitud de Arantxa y su esposo, pero otros problemas ocupaban mi mente y mi corazón. Emilio, delicado del corazón, fue diagnosticado hace unos dos años de un cáncer durísimo de intestino. Contra él hemos luchado codo con codo y sigue todavía batallando, día a día, contra ese rival incómodo que casi nos gana el partido. Por si no bastara, hace un año y medio le diagnosticaron Alzheimer. Ya podéis imaginar lo que todo esto conlleva. Personalmente intento sacar fuerzas de flaqueza y buscar el apoyo y consuelo que el resto de mis hijos y nietos me dan.

En todo este tiempo no hemos recibido ni una visita de nuestra hija Arantxa. Ni un mínimo atisbo de preocupación. Ni un ¿cómo estáis?

Ahora nos llega la noticia de que saldrá a la luz un libro de Arantxa atacando, al parecer, a la familia y socavando nuestra moral. Esto sí que es duro, no el cáncer o el Alzheimer, nada puede doler más a unos padres que su hijo les acuse de todos sus males. Es inexplicable el dolor que sentimos, el nudo en el estómago que convive con nosotros. Yo tengo 75 años y mi marido 79. Nunca imaginamos que podría ocurrir algo así. Esta situación si que es una enfermedad que afecta directamente al alma y, aunque la intentaremos asimilar con dignidad, nos estamos quedando sin fuerzas.

Conforme íbamos leyendo el artículo que se publicó nos fuimos hundiendo cada vez más, no por la cantidad de mentiras que cuenta, una detrás de otra, sino por darnos cuenta del estado real de nuestra hija.

Nosotros vivimos 20 años por y para ella. Lo dejamos todo de lado e hipotecamos nuestra vida y nuestro matrimonio. Yo la acompañé personalmente desde muy pequeña a todos los torneos, abandonando de hecho a mi marido y a mis otros hijos. Luego, mi esposo Emilio dejó su trabajo para acompañarla y ayudarla. Intentamos hacerlo lo mejor que pudimos. Está claro que fracasamos con ella. A la que más dimos, resulta que -cumplidos los 40 años- se da cuenta que todo en su vida es por culpa nuestra. Nos acusa de dejarla en la ruina, de todo, con un rencor y resentimiento dignos del peor de los enemigos.

No quiero entrar en muchos detalles. Esperaremos la publicación del libro y, aún a pesar nuestro, lo leeremos con atención. Entonces será el momento de que yo (en nombre, también, de Emilio) o nuestros abogados, demos cumplida contestación a las falsas acusaciones que se nos hacen. Y quedará, desde luego, muy claro que nunca nosotros nos hemos aprovechado de Arantxa y que, por supuesto, no está arruinada.

Entretanto, quiero agradecer muy sinceramente (en nombre propio y el de Emilio) a todos los que nos habéis llamado para mostrarnos vuestro apoyo y solidaridad en unos momentos tan traumáticos como los que vivimos".

Un abrazo,
Marisa Vicario Rubio

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo