Raúl recibe en Alemania junto a sus hijos el homenaje que no ha tenido aún en España

Raúl González recibió en Gelsenkirchen un emotivo homenaje por parte del equipo en el que militó dos temporadas, el Schalke 04, cuyos miles de aficionados dieron las gracias por su trabajo y su elegancia sobre el campo, como lo demuestra el apodo con el que allí se le conoce: 'el Señor'.

image

Raúl González recibió en Gelsenkirchen un emotivo homenaje por parte del equipo en el que militó dos temporadas, el Schalke 04, cuyos miles de aficionados dieron las gracias por su trabajo y su elegancia sobre el campo, como lo demuestra el apodo con el que allí se le conoce: 'el Señor'.

1 de 8
Homenaje en Alemania y, en agosto, en España

Raúl González tuvo un año después de marcharse de Alemania tras dos temporadas en el Schalke 04 el homenaje que aún no ha recibido en España, donde debutó y jugó con el Real Madrid durante 16 años.

Aunque nunca es tarde si la dicha es buena y el merecido homenaje que tanto se ha hecho esperar en nuestro país tendrá lugar el próximo 22 de agosto, con motivo de la XXXV edición del Trofeo Santiago Bernabéu, en el que Raúl, como en Alemania, jugará media parte con la camiseta de su actual equipo, el Al-Sadd qatarí, y los otros 45 minutos lo hará con la del equipo merengue, en el que será su regreso al coliseo blanco después de su marcha en 2010.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
El estadio de Gelsenkirchen, abarrotado para ver al español

Miles de aficionados del Schalke 04 abarrotaron el estadio de Gelsenkirchen (Alemania) para rendir un homenaje a Raúl González, el jugador español que pasó dos temporadas en el club y que sigue siendo recordado como 'el Señor'.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Un tiempo con el Al Saad y el otro, con el Schalke

Con el lema "Gracias Raúl", el Schalke se enfrentó al actual equipo del exinternacional español, el catarí Al Saad. Raúl jugó el segundo tiempo con la camiseta del Schalke en un partido que acabó 9-0 para los alemanes, incluidos dos goles del español.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Tremenda ovación cuando se oyó su nombre por megafonía

Antes de comenzar el encuentro, el delantero volvió a oír su nombre por la megafonía del estadio y recibió la ovación de un público que tiene en la memoria los 40 goles que marcó con su camiseta en 66 partidos de Bundesliga, 7 de la Copa de Alemania y 23 competiciones europeas. Con Raúl en su alineación el Schalke ganó en 2011 la Copa de Alemania.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Una nueva exhibición de entrega y profesionalidad

El delantero español volvió a dar una exhibición de entrega y buen juego ante los aficionados que le idolatraron durante las dos campañas que jugó en la Bundesliga.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Un hijo de Raúl anunció el cambio levantando el mítico número 7

Pocos minutos antes de acabar el partido un hijo de Raúl fue el encargado de sostener el cartel en el que se indicaba el cambio del jugador para dar paso a Max Meyer, heredero de la camiseta número 7 que nadie ostentó en la pasada temporada como muestra de aprecio al delantero español.

El jugador español recibió el emotivo abrazo de sus cuatro hijos, presentes en el campo, cuando marcó su segundo gol, de penalti.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Jorge, Héctor, Hugo y Mateo compartieron su felicidad

Una vez acabado el encuentro, cuatro de los cinco hijos de Raúl de su matrimonio con Mamen Redondo (Jorge, Héctor, Hugo y Mateo) acompañaron al jugador a recibir la tremenda ovación de las abarrotadas gradas del estadio del Schalke, que celebraban además el inicio de la nueva temporada del equipo.

Su única hija, María, veía el encuentro en la grada con su madre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Los aficionados agradecieron su felicidad

El excapitán del Real Madrid y de la selección española abandonó el Schalke en 2012 para irse a Qatar y, de vuelta a Alemania, se mostró "orgulloso" de lucir de nuevo sus antiguos colores.

Los aficionados le reconocieron su fidelidad derrochando cariño por el español, al que todos querían tocar y desear lo mejor en la recta final de su dilatada y fructífera carrera deportiva.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo