Ana Boyer y Verdasco, de comida familiar para celebrar el 30 cumpleaños del tenista

La hija de Isabel Preysler está muy integrada en la familia del tenista, tanto que presenció la semifinal de la 'Copa de Maestros' con los padres de él. Después de ganar el partido, Verdasco dedicó un corazón con sus manos a sus chica, que partía a Tenerife para participar en la 'Land Rover Discovery Challenge'. Ahora la pareja se ha vuelto a ver en Madrid.

image

La hija de Isabel Preysler está muy integrada en la familia del tenista, tanto que presenció la semifinal de la 'Copa de Maestros' con los padres de él. Después de ganar el partido, Verdasco dedicó un corazón con sus manos a sus chica, que partía a Tenerife para participar en la 'Land Rover Discovery Challenge'. Ahora la pareja se ha vuelto a ver en Madrid.

1 de 8
Ana Boyer y Fernando Verdasco, la pareja del año

Ana Boyer y Fernando Verdasco se han convertido en la pareja del año. La hija de Isabel Preysler y el tenista se conocían durante el concierto de Enrique Iglesias, hermano de Ana, en Madrid. Lo que en principio fue una bonita amistad pasó a ser amor, y por lo consiguiente se convirtió en protagonista de una de las relaciones que más está dando que hablar.

Ella es una joven guapa, heredera del estilo y elegancia de su madre, y él uno de los mejores deportistas de nuestros país. Aunque no se dejan ver juntos con frecuencia, el jueves comieron juntos y salieron del restaurante en el mismo coche.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Los enamorados, en una comida familiar

La hija de Isabel Preysler está ya muy integrada en la familia de su nuevo novio; de hecho, la pareja comía el jueves en el restaurante de los padres de él para celebrar el 30 cumpleaños del tenista. Mientras que Ana ya conoce a sus suegros, su madre y sus hermanos hablan maravillas del tenista.

Fernando ha encontrado en Ana el amor tras su ruptura con la modelo hawaiana Jarah Mariano, y poco más le puede pedir a la vida, pues lo tiene todo. Al joven, campeón de la Copa de Maestros en dobles junto a David Marrero, no sólo le sonríe el éxito, también el corazón.

Aunque la pareja salía por separado del restaurante, a las afueras de Madrid, su relación marcha a pasos agigantados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Tú a Londres y yo a Tenerife

Ana y Fernando se han vuelto inseparables desde que hace un mes se conociera su romance. La pareja intenta pasar todo el tiempo que pueden juntos, siempre que sus compromisos laborales se lo permiten.

La hija de Isabel Preysler y el tenista se han reencontrado en Madrid tras varios días separados. Ana, tras presenciar la semifinal que jugó su chico junto a los padres del tenista, puso rumbo a Tenerife para participar en el rally benéfico de la 'Land Rover Challenge'.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Disfrutan de su amor en Madrid

El tenista, tras aquel partido, miró a la grada, formó un corazón con sus manos, y le dedicó la victoria a su novia. Tras aquel partido llegó la final, y aunque no contó con la presencia de Ana, también se hizo con la final de las finales disputada en Londres.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Todo el tiempo juntos cuando el tenista vuelve a Madrid

No ha sido mucho el tiempo que han pasado separados, pues ya se les ha visto nuevamente juntos en este reencuentro en Madrid, donde la pareja sigue disfrutando de su amor.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Ella acude allá donde él juega un partido

Antes que en nuestros, Ana y Fernando se dejaron ver juntos en Estocolmo, y después en la capital británica. Y es que la hija de la 'reina de corazones' siempre que puede acompañana a su chico a sus competiciones.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Las familias de ambos, encantadas con la relación

Eran dos de los solteros de oro, y eso cambió cuando se conocieron. Su relación va muy rápida ya que cuentan con el beneplácito de las dos familias.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Verdasco busca un nuevo coche

El tenista es un gran amante del motor, especialmente de los coches, y por eso parecía tan interesado en un vehículo nuevo, quizá para pasear por Madrid junto a su chica.

El novio de Ana Boyer se acercó ese mismo día hasta un concesionario vestido con ropa deportiva, gorra y bufanda. Estuvo hablando con uno de los comerciales y más tarde se marchó en el coche de un amigo, en el que había llegado.

El nuevo coche podría ser, además, una manera de inversión económica tras ganar la Copa de Maestros en dobles, que se celebraba en Londres la semana pasada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo