Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Carmen Martínez-Bordiú: "Sólo he estado enamorada de El Chatarrero"

Bertín Osborne ha visitado esta semana la casa de Carmen Martínez-Bordiú para repasar su trayectoria vital. La anfitriona ha hecho frente a preguntas sobre su familia y su vida sentimental en una entrevista que mostró su lado más desconocido. Sin pelos en la lengua, 'la nietísima' habló de la rumoreada bisexualidad de Franco, su falta de amor por sus maridos, su educación autoritaria y la durísima muerte de su hijo.

Bertín Osborne ha visitado esta semana la casa de Carmen Martínez-Bordiú para repasar su trayectoria vital. La anfitriona ha hecho frente a preguntas sobre su familia y su vida sentimental en una entrevista que mostró su lado más desconocido. Sin pelos en la lengua, 'la nietísima' habló de la rumoreada bisexualidad de Franco, su falta de amor por sus maridos, su educación autoritaria y la durísima muerte de su hijo.

1 de 13
La entrevista más sincera de Carmen

Bertín Osborne visitó la casa madrileña de la nieta más mediática de Francisco Franco para hacer un repaso a toda su vida. Juntos recordaron la infancia de Carmen en El Pardo, momentos históricos como su enlace con Alfonso de Borbón y otros más emotivos como la pérdida del hijo menor de Carmen, Francisco, que falleció con tan solo once años.

Durante el programa, Martínez-Bordiú también aprovechó para aclarar algunos problemas familiares desconocidos hasta el momento, habló sobre su particular visión del amor y el sexo y respondió sobre otros asuntos más polémicos, como su posado ante el Pazo de Meirás.

Bertín entraba en la residencia madrileña de Carmen Martínez-Bordiú y lo primero que se encontraba era una foto de Francisco Franco debajo de un cuadro con un trasero. Bertín le preguntaba entre risas qué pensaría su abuelo si levantase la cabeza a lo que Carmen contestaba: ''No creo que fuese eso lo que más le preocupara. Es mi decoración. Son Úrculos''.

Este programa, con un 14,5%, lideró la franja del prime time en la noche del miércoles 7 de octubre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 13
“De niña me pasaba el día llorando”

Entre Carmen y Bertín se creó mucha sintonía y ella charló abiertamente sobre todos los aspectos de su vida.

-¿Cómo era vivir en El Pardo cuando eras una niña?
-Nosotros teníamos una parte que era como la parte que daba atrás de El Pardo, teníamos una pista de tenis y toda esa parte estaba reservada para nosotros, es que éramos siete y entonces me acuerdo de que era un cuarto muy grande donde estábamos Mariola, Francis, y yo. Nosotros luego teníamos otro comedor, comíamos con la nani y nuestra vida era allí.

-¿Y si te apetecía pasar al otro lado a darle los buenos días a tu abuelo podías?
-Había sus horarios, no podíamos... Nani era como un sargento, yo me pasaba el día llorando. Cuando era pequeña a mi abuelo sólo le veía a la hora de tomar el té. Pues nada los niños venían, le daban un abrazo y a jugar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 13
“No fue al cole hasta los nueve o diez años”

-¿Ibais al colegio normalmente?
-Yo fui al colegio muy tarde, creo que hasta los nueve o diez años no fui al colegio, teníamos allí una profesora.

-¿Salíais poco de allí (El Pardo) o no?
-Jugábamos mucho en el monte de El Pardo, íbamos por allí con la nani y un policía que teníamos que era un esclavo de la nani.

-¿Iban a veros muchos amigos allí?
-Sí, había fiestas de cuando éramos pequeños, había merienda, fiesta, y luego cine porque mi abuelo lo veía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 13
“Mi abuela siempre aceptó mi manera de ser”

-Siempre decían que eras la nieta favorita de tu abuela.
-De mi abuela sí, ella siempre aceptó mi manera de ser.

-A tu abuela sabes que la llamaban la Collares, ¿has heredado alguno?
-Mi abuela era una mujer muy coqueta y tenía el cuello muy largo y en aquella época ni había botox, ni se pensaba, ella para tapar las arrugas llevaba collares, y cada vez llevaba más collares porque cada vez había que tapar más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 13
“Mi padre no me deja salir y yo me rebelaba”

-Vamos a hablar de la rebeldía, ¿cómo te empezó?
-Yo cuando me empecé a rebelar era con las salidas, mi padre era muy estricto y no quería que saliéramos. Mi madre me daba permisos pero no mi padre, y ya decidieron que ésta no nos dé más la lata y que se vaya a estudiar al extranjero. Yo iba a un colegio de monjas, primero fui a Suiza y luego a Irlanda. Ya tenía 17 años. Como allí hacía un tiempo asqueroso, quería ponerme morena y salía en bragas y sostén al balcón a tomar el sol cuando había un rayo, bueno no sabes la que me cayó encima porque era una situación indecente no había más que monjas y niñas.

Carmen, que mostró a Bertín muchas de sus fotos familiares, reconoció que “si de joven no eres revolucionaria, cuándo lo vas a ser cuando seas ya carroza”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 13
“Me he enamorado por primera vez con 60 años”

-¿En alguna ocasión has soñado con la libertad de los muros del palacio?
-Para mí por supuesto la libertad era lo más importante, pero yo vivía libre. Tú sabes cuando yo he dejado de ser libre, cuando me he enamorado, y sabes cuándo me he enamorado. Con 60 años.

-¿Cómo se llamaba de nombre porque le llaman “El Chatarrero”?
-Luis Miguel Rodríguez. Mi última pareja. Eso de llamarle así es absurdo, es como si dices el pocero y tal, es un señor que desguaza, para tú situarte.

-¿Pero sigues con él o no?
-De momento somos grandes, grandes amigos. Siempre digo que en la vida nunca sabes. Si tú me preguntas de qué persona has estado enamorada te diría que de él, con 60 años eh… Según Rossi (Jean Marie Rossi, su segundo marido), que hablo mucho con él, dice es que éste como no te hace caso y te da caña y se va con otras es lo que a ti te pone. Porque tú eres así, tú los has llevado a todos de calle y si fuera el típico normal te habrías aburrido enseguida. Y digo yo a lo mejor es eso… 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 13
“Con Alfonso me casé por salir de casa”

-¿Cómo conociste a Alfonso (de Borbón, su primer marido)?
-Mis padres me llevaron a un viaje a Finlandia, para quitarme de en medio y oye de repente caray que me dejan salir con una persona, y Alfonso que tenía ganas de casarse pues debió decir: “Ésta es la adecuada”. Enseguida me dijo que iba a casarse, y tal. Luego pensé: “Hombre, por salir de casa cómo no me voy a casar”.

-¿Isabel (Preylser) vivía cerca?
-Cuando me casé con Alfonso nos fuimos a vivir a San Francisco de Sales, e Isabel vivía en un piso y yo debajo.

-¿Y hacíais vida de salir?
-Nos veíamos todo el tiempo, subíamos y bajábamos todo el día. Fíjate tú qué curioso, una vez viene una argentina que echaba las cartas, yo subí a casa de Isabel a que me las echara y me salió tres veces la muerte, la calavera. No me lo dijo, pero yo lo vi. Fíjate tú las muertes luego que tuve… Murió mi hijo, la hija de mi marido, murió Alfonso y todo fue reciente, todo en la misma época.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 13
“Isabel (Preysler) y yo seguimos siendo amigas”

-¿Isabel y tú seguís siendo amigas?
-Sí, sí, lo que pasa es que hemos tenido épocas en las que nos hemos visto menos, que fue la época que yo viví en Francia, es que viví en Francia veinte años. Ella venía, yo venía y normalmente me quedaba en casa de mi madre, pero a veces en la casa de Isabel. Es muy divertida, es muy simpática, lo que pasa es que yo siempre he estado más expuesta a los medios que ella en ese sentido.

-Dicen que ayudaste a Isabel a liberarse…
-Lo que pasa es que Isabel cuando estaba casada con Julio, pues Julio se marchaba de tourné… y yo tenía una vida estaba casada con Alfonso y muchas veces cuando ella se quedaba sola pues salíamos a fiestas y fue entonces cuando conoció a Carlos Griñón, que fue su segundo marido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 13
“Mi suegra era una mujer amargada”

-¿Cómo acabasteis Alfonso y tú?
-Para él la separación fue tremenda, él no quería para nada que yo me fuera. Él sabía que yo había conocido a mi segundo marido, el padre de mi hija, y siempre me decía, tú si quieres vete a París pero vuelve; y a mí las medias tintas no me han gustado nunca. Yo no voy a jugar un paripé. Si esto se ha roto, es mejor recoger los trastos y cada uno… tomé la decisión yo.

En este sentido, recuerda que “él sufrió mucho, mis hijos sufrieron mucho, claro, intervino su madre, su madre nunca fue de gran ayuda, sino todo lo contrario”.

Sobre su suegra, añade que “había sido una mujer amargada, y cuando estás amargada eres muy malo, muy malo…”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 13
“Conocí a Rossi, me impactó y me fui a París”

-¿Qué pasa cuanto te vas a Paris con Jean Marie?
-Lo conocí cuando tenía 23 años, Luis Alfonso (su hijo) tenía seis meses cuando lo conocí. Yo estaba con Alfonso, lo conocí, me lo pasé tan bien, me impactó tanto que empecé a ir a París y empezamos a vernos y dije: pues nada, lo de España lo dejo en España y me voy para otro lado. Yo por lo único que luché, porque eso lo sabía muy bien, era por la custodia compartida, porque siendo chicos, oye que estamos hablando de hace muchos años, se los daban al padre.

-¿Ah sí…?
-Sí, claro, a lo mejor si hubiera tenido dos niñas me las hubieran dado a mí, y hubiera tenido que seguir viviendo aquí. Yo lo que quería era largarme de aquí. Cuando tuve la posibilidad finalmente sólo me quedaba un hijo. En que Luis Alfonso se quedara a vivir conmigo allí es en lo único en lo que me apoyó mi suegra, ella era francesa, era en que le educaran en Francia, pero yo dije que no. Él no sería feliz allí, tiene sus amigos en España y fue cuando se fue a vivir con mis padres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 13
“Mi hijo vive conmigo y dentro de mí”

-El momento más duro de tu vida fue cuando perdiste a tu hijo mayor…
-Cuando un dolor es tan fuerte, tan fuerte, se te secan las lágrimas, yo puedo llorar en una película y no se me cayó ni una lágrima con mi hijo, era demasiado fuerte. Vive contigo y dentro de ti. En un sitio insospechado viene un pájaro y se posa, sé que hay una presencia y es mi hijo, y lo sé pero tan verdad como que estoy ahora mismo delante de ti, y es como esa persona vive dentro de ti.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 13
“Yo nunca he sido infiel”

-Y hablando de infidelidades, también te las habrán perdonado a ti.
-Es que nunca he sido infiel.

-¿Y es verdad que con Rossi aprendiste en materia sexual, el que más te enseñó?
-Yo tenía 23 años, cuando sales de un colegio de monjas, entonces él te hace ser mujer. Como que quedaba mal decir que tenías sexo porque te gustaba el sexo, quedabas mal, siempre tenías que inventar algo.

Bertín también la preguntó por José Campos, a lo que ella respondió: “Alguien me dijo que no me hablo con éste, yo digo que mientras me deban dinero no hablo. Yo no tengo problemas con nadie, pero idiota tampoco”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 13
“He vivido mi vida como la he entendido”

-Tú dices que crees que todo el mundo es bisexual.
-Yo no lo soy. Yo soy clara y me gustan los hombres, pero te quiero decir que hay mujeres que han estado con muchos hombres y en el fondo no les gusta.

-¿Tú crees que tu abuelo lo era?
-Mi abuelo creo que no tenía tiempo para pensar en el sexo, tenía cosas más importantes, el poder ya es una droga.

-¿Siempre has hecho lo que has querido?
He intentado hacer el menor daño posible, eso sí, pero hay veces que lo tienes que hacer aunque no quieras, es cuestión de una elección. He vivido mi vida, como la he entendido, con mis equivocaciones. Me importa la gente que quiero, yo la opinión de mi madre me importa porque la quiero. Y siempre he educado a los hijos que nunca deben juzgar a los padres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo