Juan Soler graba en Soria ‘El niño Dios’

Con su atractivo casi intacto, el actor, de 53 años, confiesa que no le asusta envejecer y que desea trabajar en nuestro país.

Juan Soler
Getty

En plena crisis matrimonial tras la ruptura con su esposa, Maki, y madre de sus dos hijas, Mía (14) y Azul (12), el actor, afincado en México, se ha embarcado en un nuevo reto profesional que le ha traído hasta Burgo de Osma, buscando nuevos aires y un poco de desconexión. Han sido 25 días los que ha estado grabando la película histórico-religiosa El niño Dios, de la productora americana Beverly Hills, que le ha hecho reencontrarse con antiguos compañeros y grandes amigos.

¿Cómo ha sido la experiencia?

Sensacional. Hemos grabado en Berlanga, Atauta, la Ribera del Duero, Valladolid… Nos han dejado entrar en bodegas que no reciben a nadie, como Vega Sicilia o Emilio Moro. Tanto la gente como los paisajes han sido realmente excepcionales.

¿Conocías la zona?

Vengo a España a menudo, pero no había estado en Soria. Me encanta Valencia y Alicante y tengo familia en Igualada, porque mi padre es de allí.

¿Qué papel haces en la película?

Soy Sadocq, el líder de los pastores y judío rebelde que se enfrenta al rey Herodes cuando promueve la matanza de los niños. Es un personaje importante en la historia y me ha dejado muy buen sabor de boca.

Juan Soler en la peli Niño Dios
Instagram

Has coincidido con muchos compañeros que conocías…

Me encantó ver a tantos amigos. Había trabajado anteriormente con Eugenio Siller, Ernesto Laguardia, Horacio Pancheri, Henry Zakka y Eduardo Yáñez. Me he sentido como en casa.

¿Qué lugar va a ocupar este trabajo en tu extensa trayectoria?

Es especial, un buen escaparate, y todo hace que la carrera crezca y se ramifique. Pero no lo veo como una entrada al cine, porque es un medio que nunca me ha llamado la atención. Soy un actor de televisión, con la que disfruto mucho, y teatro.

¿Qué te animó a aceptarlo?

Fue mi amigo Henry Zakka quien me convenció. Me gustó el proyecto; era mi tercera película pero la primera vez que hacía algo histórico en cine. Y otra razón es que me venía muy bien estar un mes aislado, por el momento personal que atravesaba.

¿Y te ha ido bien?

Sí. Esta experiencia me ha ayudado mucho y regreso viendo las cosas de manera diferente.

¿Cómo está la situación con Maki?

Estamos en una transición. Cuando llegue el momento de tomar decisiones profundas, veremos hacia dónde vamos.

Entonces, aún hay posibilidades…

No lo sé. Son cosas de dos.

Juan Soler y Horacio Pancheri en Niño Dios
Instagram

¿Tu mujer y tus hijas siguen viviendo en Miami y tú en México?

Yo solo estuve en Miami por un contrato de Universal Music que duró cinco años. Luego regresé a México y mi lugar está allí, con mis negocios y todas mis cosas. Sería inviable que me mudase a Estados Unidos, por eso era un gran sacrificio estar viajando cada quince días y al final te vas separando. La falta de tiempo de calidad desestabiliza mucho.

¿Cómo están Mía y Azul?

Muy bien. Ellas se han criado en un entorno de mucho amor por parte de sus padres. Somos gente clara y les explicamos todo desde el principio. Las extraño mucho, pero ahí vamos.

¿Qué proyectos tienes ahora?

He empezado a grabar la serie Momentos, para Netflix, y también hemos arrancado una nueva obra de teatro titulada La homofobia no es cosa de hombres.

¿Seguirás haciendo cine?

Depende de los tiempos. La televisión es tirana en ese sentido y necesita mucha dedicación. Por eso, cuando acabo un proyecto desconecto y alterno con el teatro y alguna vez lo combino con cine. Tengo pendiente el estreno de mi segunda película en agosto, La medicina de mi novio, con Jaime Camil, Sandra Echeverría y Brooke Shields.

Juan Soler en España
Instagram

¿Te asusta envejecer y que te ofrezcan otro tipo de personajes?

En absoluto. No me da miedo hacerme mayor ni trato de verme más joven o buscar el personaje de menos edad. He trabajado siempre con coherencia, disciplina y constancia y creo que mi carrera hasta hoy es formidable. Voy a seguir construyéndola igual, ahora en el rango de edad que me corresponde.

¿Has vivido alguna decepción?

En treinta años de carrera, ha habido más satisfacciones que desilusiones. Siempre hay momentos difíciles, pero nunca he pensado en tirar la toalla.

¿Cuál ha sido tu mejor pareja televisiva hasta el momento?

Silvia Navarro, con la que trabajé en Cuando me enamoro, fue una compañera muy especial. Pero como proyecto, Cañaveral de pasiones ha sido el que ha supuesto un antes y un después para mí.

¿Qué te queda por hacer?

Lo que me encantaría ahora es trabajar en una serie española. Al estar por aquí estos días, mi representante ha aprovechado para mover contactos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela