Pasión en la cocina; ‘Acacias 38’

Alodia e Ignacio consuman su amor secreto en la cocina sin poder evitarlo. La1. Del 23 al 27 de noviembre.

acacias 38
Pedro Valdezate

QUÉ HA PASADO

Liberto sorprende a Rosina con una canción de tuna.

• Soledad visita a Fausto.

• Impulsada por sus vecinos, Bellita graba su nuevo disco.

• Aurelio pide a Anabel que se convierta en su esposa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
acacias  38
Pedro Valdezate

José pide a Méndez que siga con sus investigaciones acerca de su sobrino político. Hay algo en el muchacho que no termina de encajar y quiere averiguar qué es: “Temo que quiera tomarnos a mi esposa y a mí por tontos, no se lo consentiré”.

acacias 38 fotogramas
Pedro Valdezate

Mientras, Ignacio sigue adelante con sus coqueteos con Alodia. Una mañana logra que la empleada se deje besar. Ilusionada por lo ocurrido, la mujer corre al altillo y se lo cuenta a su inseparable Casilda.

acacias  38
Pedro Valdezate

Esta no quiere destrozar las esperanzas de su amiga, pero debe ser muy franca con ella. “Debes cuidarte, no dejes que tu patrón se acerque demasiado a ti, ya sabemos como se comportan los señoritos con nosotras”, le aconseja con una mueca de preocupación en su rostro.

acacias 38
Pedro Valdezate

La criada promete a su interlocutora que no permitirá que le toque ni un pelo. Sin embargo, esa misma noche falta a su palabra y se entrega a la pasión con el estudiante en la cocina de la casa.

acacias 38
Pedro Valdezate

A la mañana siguiente, todo el barrio está al tanto de la cena romántica que tuvieron Felipe y Natalia. La pareja afianza su relación, pero deciden ir poco a poco

acacias 38
Pedro Valdezate

Genoveva, que no está dispuesta a ver a su pupila en brazos de su exmarido, manipula a esta para que continúe a su servicio. Su próximo paso será dar celos a su nuevo enamorado con Pierre Caron.

acacias 38
Pedro Valdezate

La muchacha se niega pero este, que está de acuerdo con el plan, la amenaza: “O haces lo que te digamos o te denunciaré a las autoridades. Diré que eres una espía de Alemania y en tiempos de guerra eso no gustará mucho”. Ella no tiene otro remedio que acceder.

acacias 38
Pedro Valdezate

Genoveva no quería que sus intrigas llegaran tan lejos y para proteger a la chica del francés idea una artimaña con Aurelio. “No nos quedará más opción que secuestrarla y alejarla pronto de aquí”, dice la señora.

acacias 38
Pedro Valdezate

En el restaurante, Miguel recibe la visita de su amigo Alberto. Este ofrece al chico ser el nuevo abogado de su organización de obreros: “Nos vendría bien tener en nuestro equipo a alguien como tú. Desgraciadamente, los juicios aumentan cada día”. El licenciado se piensa la propuesta y termina aceptándola de buen grado: “Será un honor poder luchar por vuestros derechos. Sé la falta que os hace”.

acacias 38
Pedro Valdezate

El sindicalista aprovecha la conversación y le pone al corriente de que próximamente realizarán una huelga para pedir mejoras salariales.

acacias 38
Pedro Valdezate

La noticia del parón también llega a oídos de Antoñito, que decide usar su amistad con el nieto de los Olmedo para sonsacarle información. Sin embargo, este se mantiene callado ante sus insistentes preguntas.

acacias 38
Pedro Valdezate

Por su parte, Soledad todavía no se ha repuesto de su visita a Fausto en la cárcel, ya que ha sido como revivir su pasado en el grupo anarquista. Por la tarde, tiene un encuentro con Leonardo, otro de sus excompañeros, quien le exige que confirme su participación en el próximo atentado que piensan realizar. La mujer responde afirmativamente: “Haré lo que me digáis, pero después me dejaréis en paz”.

acacias 38
Pedro Valdezate

A su vez, Daniela se da cuenta de que sus jefes están más nerviosos de lo normal y se acerca a Miguel para averiguar el motivo. La cercanía entre ambos es cada vez mayor y están a punto de besarse, pero Sabina interrumpe el momento.

acacias 38
Pedro Valdezate

La señora no se fía para nada de su nueva camarera y empieza a sospechar que colabora con la policía.

acacias 38
Pedro Valdezate

Cerca de allí, Bellita ha comprado unas hierbas en la mantequería que la mantienen siempre activa, algo que saca a su marido de quicio. Rosina, viendo el resultado, decide adquirir un puñado para ella y Liberto, pero el resultado no es el esperado.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Acacias 38