La boda de Pelin y Arda

pareja al fin se da el “sí, quiero” en una emotiva y divertida celebración a la que no faltan sus amigos y familiares. Nova. 21.45h. Del 10 al 14 de diciembre.

A pesar de la petición de Elif, Ömer se incorpora a trabajar en un nuevo departamento y su superior le asigna un caso de lavado de dinero en una joyería del bazar de Estambul. Al revisar las pruebas, se da cuenta de que hay un mechero igual al que encontró hace 24 años junto al cadáver de su padre. “Desde que ingresé en la academia llevo pensando que algún día descubriría quién lo asesinó…”, medita.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Más tarde, visita a Ismet, un viejo amigo que regenta una joyería, convencido de que le puede dar alguna pista. Y no se equivoca ya que allí encuentra la definitiva: ve en un cuadro las mismas iniciales que hay grabadas en el mechero. “Finalmente encontraste al culpable. Tu padre no quería meterse en un negocio ilegal. Cuando lo descubrió quería ir a la policía así que no tuve más opción que eliminarlo”, confiesa el hombre al ser detenido.

Elif comienza una nueva vida lejos de Estambul Llega el día más esperado para Arda y Pelin y acompañados por sus padres se dirigen al juzgado. Allí, se juran amor eterno entre los vítores del resto de invitados y con Ömer y Elif de testigos. La pareja no atraviesa su mejor momento y comienzan a discutir durante el festejo posterior cuando él le sugiere que fijen la fecha de su boda. “Te pedí que hicieras algo por mí y no me has tenido en cuenta”, le reprocha ella. “No puedo renunciar a mi vocación, es todo lo que soy. Me conociste así y eres muy injusta. ¿Acaso tu dejarías tu profesión?”, replica el policía.

Demet los interrumpe ya que Arda reclama la presencia de su amigo para cortar la tarta nupcial y Elif aprovecha para irse. Horas después, cuando Demir llega a casa ve el armario vacío y una nota: “Estoy pidiéndote algo que no podrás hacer. Sé que amas tu trabajo y tu vida tal como es, pero yo no puedo vivir cada segundo sintiendo que voy a perderte”.

Entre tanto, en prisión, Fatih comparte con Hüseyin sus planes de fuga: “No voy a pasarme el resto de mi vida aquí. Debo conocer y criar a mi hijo”. Cuando le propone a su amigo ue lo acompañe, este se muestra tajante: “Mi destino es morir aquí”. Elif se instala en un tranquilo pueblo costero y se gana la vida vendiendo sus diseños. Allí, conoce a Ege, el dueño de una pensión, y congenian. Ömer, por su parte, se resigna y no escucha los consejos de Arda y Pelin. “Búscala antes de que sea demasiado tarde o vas a arrepentirte”, afirman.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pasados tres meses, Demir prosigue con su trabajo y logra detener a una organización delictiva que trafica con diamantes. Rifky, que ha ocupado el puesto del fallecido Tayar, ordena a sus hombres que acaben con el policía. Esa misma noche se celebra la pedida de mano de Demet y Ömer se acerca a una joyería para comprarle una pulsera. Lo que no espera es ver un collar idéntico a uno de los diseños de Elif.

De vuelta a casa, recibe a Mert que viene acompañado por Asli. “Ya no llevo el apellido Dündar. Fue muy duro comenzar de cero, pero estar con Demet me ha dado fuerza”, declara el joven. Lejos de allí, Fatih aprovecha el cambio de turno para fugarse con una identidad falsa y vestido de policía. Nilüfer lo espera a las puertas de prisión y se funden en un romántico beso. Hüseyin finalmente lo acompaña, pero a mitad de camino se separan. Ömer es condecorado por su brillante labor al desmantelar una organización de lavado de dinero y trasplante de órganos.

Cuando va a pronunciar su discurso, se da cuenta de que entre el público hay un hombre apuntándole con un arma y grita a todos que se cubran. Justo en ese momento, Hüseyin sale al escenario y se cruza siendo él quien recibe una bala en la cabeza. De inmediato, es trasladado al hospital para ser operado de urgencia mientras Demir y Arda detienen a Rifky.

Publicidad - Sigue leyendo debajo