Las anécdotas de... ‘Betty en NY‘

Algún que otro accidente, mil horas de maquillaje y momentos llenos de emoción se produjeron durante el rodaje de la telenovela de Telemundo que ha ya finalizado su emisión en el canal Nova.

betty en ny

Luces, cámara y acción. Así empezó en noviembre de 2018 el rodaje de Betty en NY, la última versión de Yo soy Betty, la fea hasta la fecha. Durante más de ocho meses, Elyfer Torres y Erick Elías trabajaron codo con codo para dar vida a los nuevos Betty y Armando. Sin embargo, el actor casi rechaza este papel: “Este proyecto significaba salir de mi zona de confort. No había hecho algo tan cómico y me lo tuve que pensar bastante”.

Por su parte, Elyfer no dudó ni un instante en aceptar dar vida a su personaje, aunque con algunas diferencias: “Quería darle un toque más natural. Me dejé crecer el bigote y las patillas, aprovechando que tengo bastante vello facial, y me puse aparato en los dientes (risas)”.

Las rutinas de maquillaje y peluquería para lograr el aspecto de Betty eran agotadoras. “Había días que tardábamos más de tres horas en preparar el rostro, la ropa que iba a usarse y, por supuesto, cardar el pelo para que pareciera más estropeado”, recuerda Torres. Algo parecido vivió su compañero Erick Elías cuando en uno de los capítulos debía vestirse de drag queen: “Tuve que practicar cómo caminar con unos tacones y aun así hubo algún tropezón haciendo la escena. Por suerte, no tuvo consecuencias”.

betty en ny cambio
El momento más esperado de Betty en NY fue el cambio de su protagonista en el que Elyfer Torres tuvo bastante que ver: “Probamos bastantes maquillajes. Yo quería uno que fuera natural y lo logré”. También miraron al detalle el aspecto que debía llevar en su presentación oficial: “Al final, escogimos el famoso vestido rojo, pero había varios trajes que igualmente me gustaban, como uno azul y gris”. Los espectadores criticaron que se dejara el pelo rizado y la ortodoncia.
Telemundo

Y de accidentes él sabe bastante: “Rodé una toma en la que Betty y Armando están en la playa. De repente, apareció un tiburón cuando estábamos metidos en el agua. El susto fue tremendo”. Para ambos, igual que para el resto del reparto, su mayor regalo ha sido el apoyo de los seguidores de la novela. “Por la calle se nos acercaban para pedirnos fotos y autógrafos”, comenta Sylvia Sáenz, que dio vida a Patricia. Para interpretar a este característico personaje, tuvo que ensayar mucho: “Intentaba hablar como ella todo el tiempo posible, delante del espejo, cuando comíamos en el comedor con el equipo, incluso en el vestuario. Se me metió el papel en la sangre”.

Unos escenarios a la altura de la telenovela

El famoso edificio de la agencia de moda V&M Fashion, donde se desarrolla la acción, ocupa más de 1.800 metros cuadrados. “Queríamos un plató grande para que las tramas se grabaran en espacios diferentes y no aburrir al espectador”, explica Varoni. El set que más le gustó a Héctor Suárez Gomís, y en el que pasó más tiempo, fue el taller de su personaje, Hugo Lombardi: “Era una zona muy creativa y tenía unas sillas muy cómodas donde echar una cabezadita entre toma y toma (risas)”.

betty en ny
Casi todo el elenco se trasladó a la Gran Manzana durante el tiempo que duró el rodaje. Sabrina Seara hizo muy buenas migas con Sylvia Sáenz y lo demostraron retratándose varias veces ante monumentos emblemáticos de Nueva York. “La amistad de Paty y Marcela ha trascendido la pantalla”, comentó la primera en un directo en su cuenta de Instagram. Lo mismo les ocurrió a Elyfer Torres y Mauricio Garza, que se llevaron a las mil maravillas. Este último tenía obsesión por los puesto de comida de la ciudad: “Los perritos calientes y las rosquillas son mi gran locura”

Y no es para menos, las jornadas, a menudo, se extendían hasta la madrugada, pero sin lugar a dudas la escena más complicada de rodar fue el esperado enlace entre Betty y Armando. “Nos arreglamos como si fuéramos muñecos de tarta y era muy difícil caminar con el vestido hacia el altar”, comenta Elyfer. El traje fue diseñado por el modisto venezolano Ángel Sánchez, quien también confeccionó el vestido de novia de Eva Longoria en su primera boda en París. “Trabajamos durante semanas en mi estudio en un estilo clásico, que fuera bonito, pero no exagerado”, explica el diseñador.

betty en ny
La esencia española El corazón de Betty estuvo dividido en los últimos capítulos por Joaquín, interpretado por el actor español Bernard Bullen. “Estaba en plena mudanza cuando me llamaron para hacer este personaje. Fue muy loco, pero dije que sí sin pensarlo. El éxito de esta historia es que está protagonizada por dos antihéroes”, cuenta el intérprete, que ha realizado una participación especial en la serie Star Wars: The Mandalorian y habla cuatro idiomas.

Fiesta de despedida y bastantes lágrimas

Las grabaciones finalizaron en junio de 2019. El último día, el equipo se reunió en el que fue el epicentro de toda la acción, el despacho de Armando, e hicieron un brindis con champán. Algunos actores como Mauricio Garza y Sylvia Sáenz no pudieron contener las lágrimas. “Nunca he llorado tanto de risa y de emoción como en esta producción”, dijo la actriz. Palabras a las que se sumó Erick Elías: “Ojalá volvamos a coincidir todos en otro proyecto”.

betty en ny
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Betty en NY