Juan Soler graba ‘Me declaro culpable’: “Estoy a favor de la eutanasia”

Después de seis años fuera de Televisa, el actor argentino vuelve para interpretar a un intachable letrado.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cumplirá 52 años en enero y sigue siendo un atractivo galán por el que suspiran millones de fans en todo el mundo gracias a trabajos emblemáticos como Pueblo chico, infierno grande, junto a Verónica Castro, o María Emilia, querida, con Coraima Torres. Ahora graba Me declaro culpable, donde repite como protagonista tras hacer de villano en Nada personal. 

¿Por qué aceptaste el proyecto?

Está muy bien planteado y me atrajo desde el principio porque toca el delicado tema de la eutanasia, y otro también actual como la peligrosa combinación de alcohol y conducción. Estoy convencido de que servirá de aprendizaje. Además, tiene triángulo amoroso, que no puede faltar en cualquier novela de corte clásico. 

Lo formas con Mayrín Villanueva y Daniela Castro. ¿Qué significan sus personajes para el tuyo?

Interpreto a Franco, un abogado que está casado con Roberta (Daniela), una mujer perturbada que lo asfixia. Mayrín es Alba, la esposa de un hombre enfermo al que ayuda a morir. La detienen porque en México esta práctica es delito, yo llego a su vida para defenderla y nos enamoramos. Nuestra relación va cocinándose poco a poco.

Con Mayrín es la primera vez que coincido, y confieso que he descubierto a una tremenda actriz. Estoy encantado con todos mis compañeros, nos llevamos muy bien y hay mucha armonía.

¿Cómo es trabajar con ellas?

Un placer. Daniela y yo protagonizamos una magnífica novela, Cañaveral de pasiones, hace veinte años, y es maravillosa.

¿Te identificas con Franco?

Sí, yo también estoy a favor de la eutanasia, creo que debería estar permitida por dignidad. Seríamos mejores seres humanos si tuviéramos la madurez para tomar esa decisión.

¿Cómo te encuentras al meterte en la piel de un abogado?

Muy bien porque es completamente distinto al desalmado que interpreté en mi anterior trabajo. Franco es un hombre que lo da todo por amor, con una ética intachable, incapaz de golpear, levantar la voz o hacer algo incorrecto. Es un gusto dar vida a un personaje de esa naturaleza.

Con esta producción regresas a Televisa después de seis años. ¿Cómo te sientes?

Contento y agradecido de que hayan contado conmigo. Cuando me enamoro fue mi último trabajo para ellos, después he estado en cuatro novelas. Inicio una nueva etapa en México.

Te fuiste al finalizar la exclusividad que tenías con la empresa, ¿crees que ha sido positivo?

Con ese tipo de contratos se aseguraban tener a unos artistas fijos, pero hoy en día es complicado sostener ese sistema por la cantidad de ofertas que hay en el mercado. Según lo veo yo, ahora cada productora o canal se ha definido más: Televisa, por ejemplo, se ha decantado por las telenovelas; otros, por las series… y los actores podemos elegir, al igual que los productores. Todos salimos beneficiados, también el público.

¿De qué te declaras culpable?

De ser un padre increíble (risas) y de amar con locura a mi mujer y a mis hijas. Me confieso un hombre de familia.

¿Cómo llevas tener que estar separado de ellas?

Nos vemos los fines de semana, voy a verlas a Miami o vienen ellas aquí. Nos mudamos a Ciudad de México, pero Mía y Azul, que tienen 12 y 10 años, no se adaptaron. En Estados Unidos van en bicicleta al colegio, tienen amigas, llevan una vida que les gusta y son felices, eso es lo que quiero para ellas. Gracias a las videoconferencias, no notamos tanto la distancia.

¿En alguna ocasión te has perdido algún hecho relevante relacionado con su vida?

Jamás. Pasé varios meses a su lado cuando nacieron, y en los momentos importantes siempre he estado con ellas. Creo que para eso se es padre.

 

¿Cómo te definirías en esa faceta?

Soy bastante maduro y hablo mucho con mis hijas para que cuenten con las herramientas necesarias en esta vida. Por ejemplo, para que sepan identificar a un patán cuando se les presente. Tanto su madre como yo tratamos de inculcarles valores.

Llevas casado quince años con Maki. ¿Cómo se consigue la estabilidad en el matrimonio?

La relación con mi mujer es maravillosa, hemos tenido algunos problemas pero siempre los hemos solucionado juntos. Debe existir fidelidad, lealtad, respeto, comunicación y apoyo. No hay que hacer cosas raras.

En vuestra profesión, trabajáis mucho con los sentimientos y grabáis escenas muy apasionadas. ¿Nunca has tenido tentaciones?

Yo soy de los que piensa que para evitar conflictos hay que conocer bien los límites y ponerlos sin dejar de ser jamás un caballero. Así todo irá bien.

Tienes una hija de una relación anterior. ¿Cómo te llevas con ella?

Muy bien, Valentina ha cumplido 26 años, es veterinaria y tiene su propia clínica. Ya vive con su novio. Me siento muy orgulloso de ella porque es una mujer hecha y derecha.

¿Conoces a su compañero?

Sí, lo tengo amenazado de muerte (risas). No, qué va, es encantador, pero lo importante es que ella está bien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela