Claudia Martín, protagonista de 'Sin tu mirada': "Ensayo con los ojos cerrados"

Tras dos años en el medio, debuta como protagonista en la versión de la mítica ‘Esmeralda’.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Llegó a Televisa para trabajar como diseñadora de imagen pero, convencida de que su lugar estaba en otra parte, se empeñó en entrar en la escuela de actuación de la empresa. Cinco producciones después (Como dice el dicho, Un camino hacia el destino, Sueño de amor y Enamorándome de Ramón), Claudia Martín ha conseguido su primer gran papel, el mismo que dio fama internacional a Leticia Calderón hace dos décadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo recibiste la noticia de que el personaje era para ti?

Estaba en la boda de un amigo en Oaxaca, donde nací. Sonó el teléfono y no sabía si cogerlo porque era de un número desconocido. Me animé, descolgué y era el productor Nacho Sada. Sentí una gran emoción y no lo dudé, aunque ya tenía otro papel, el de villana juvenil en Me declaro culpable. Es una responsabilidad muy grande.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Te sientes preparada?

Quiero tomar más cursos, talleres… pero me estoy esforzando para dar lo mejor de mí. Me fascina la actuación y estoy convencida de que puedo alcanzar cualquier meta si lucho por ella con amor y fe. En eso me parezco a Marina, mi personaje. Estoy encantada con ella, cada escena que grabo me hace admirarla más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Defínela.

Es una chica ciega, segura y decidida, pero empieza a tambalearse cuando se enamora por la gente que está en contra de la relación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Has trabajado de una forma especial este papel?

Fui a la fundación Ilumina y me ayudó a comprender las necesidades de los invidentes para desenvolverse. Vi cómo aprenden a leer en braille desde muy pequeños y me sorprendió lo dulces y alegres que son los niños, están llenos de energía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Crees que la sociedad sabe relacionarse con estas personas?

Tenemos que ser más empáticos porque antes de contactar con esta organización yo ni siquiera me había parado a pensar lo nesario que es un semáforo con sonido para avisar del cambio de color o la dificultad de guiarse con bastón cuando el suelo no es liso. Creo que no  estamos ni concienciados ni informados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué te ha dejado la experiencia de convivir con ellos?

Una enseñanza impresionante porque es admirable ver que realizan cualquier actividad solos y sin quejarse, somos nosotros los que muchas veces ponemos los obstáculos. ¡Incluso cuentan chistes de ciegos!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además de la fundación, ¿te serviste de algo más para ser Marina?

Tres meses antes de comenzar las grabaciones, vi películas y series relacionadas con el tema, llevaba bastón cuando salía a pasear y en casa lo hacía todo con los ojos vendados. Sentí que estaba descubriendo un mundo nuevo, ha sido una experiencia increíble.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué te resulta más complicado en las grabaciones?

Moverme como alguien que no ve, por eso ensayo con los ojos tapados mientras montan el escenario. Calculo los pasos que hay hasta el mobiliario y sé cuántos debo dar para sentarme o girar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Has sufrido algún accidente?

De momento no (risas), pero sí he notado que al final de la jornada, me cuesta mucho enfocar o leer. Pero cualquier esfuerzo, por grande que sea, merece la pena. Ver el resultado en pantalla es tan gratificante…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo llegaste a la actuación?

Estudié Comunicación Visual en España, concretamente en Madrid. Regresé a México y empecé a trabajar en Televisa como diseñadora pero, aunque me gusta la moda, lo pasaba mal así que me escapaba en cuanto podía a la CEA, la escuela de actuación. Allí era feliz porque encontré
mi verdadera pasión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

En la novela sufres por amor, ¿cómo te va en la vida real?

Estoy feliz con un hombre a quien quiero y admiro. Además, me apoya, algo muy importante para mí. Se llama Andrés Tovar y lo conocí hace un año.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela