“Esto se acabó” en ‘Erkenci Kus’

Divit descubre que Sanem le vendió su perfume a Fabri, Divinity. Del 24 al 28 de junio. 18.45h

Erkenci Kus
Ay Yapim

Sanem llega a la cabaña con la idea de hablar con Can, que ya ha descubierto que vendió su perfume a Fabri a cambio de que este retirara los cargos y él pudiera salir de prisión. Allí, lo encuentra hablando con Kimdir, pero la redactora no puede articular palabra antes de que el fotógrafo le reproche no haberle dicho la verdad: “Te pedí de todas las formas posibles que no cedieras ese aroma porque significaba mucho para mí. Era nuestro, un símbolo tuyo y mío. Pero si hay algo que en realidad me duele, es que me engañaras”.

Acto seguido, le comenta que quizá acepte una oferta de trabajo que lo alejaría durante varios meses de la ciudad, además, corta la relación entre ambos: “A partir de ahora para mi eres como las demás. Ya no existe un nosotros nunca más”.

En su casa, Leyla apoya y aconseja a su hermana: “No llores, debes ser la persona fuerte que siempre he conocido”. Ella, por su parte, también tiene serios problemas amorosos, ya que cree que haber aceptado ser novia de Osman la ayudará a olvidar a Emre, pero todavía sigue sintiendo cosas muy fuertes por su jefe.

Muzaffer entra en un nuevo negocio junto a Mevkibe

Al la mañana siguiente, Huma se reúne con Polen en un restaurante lujoso para comer. Allí, la señora se muestra feliz tras conseguir que su hijo y Sanem tengan problemas serios en su relación: “Debo admitir que no me siento muy segura de mi triunfo. Quizá su amor sea mucho más fuerte de lo que creo y la perdone”. Sin embargo, su acompañante considera que su ruptura podría ser definitiva: “Si no te perdonó a ti por tus constantes desplantes y excusas, dudo mucho que lo haga con ella, así que tranquila”.

En el barrio, la situación cada día se pone más tensa. Muzaffer ha decidido asociarse con Mevkibe y crear una tienda de productor ecológicos: “Ya verás, vamos a triunfar, solo queda colocar unas cuantas estanterías y estará listo. Quedará muy bonito”. Esto es algo que no ha sentado nada bien a la progenitora del chico, que sufre al ver cómo está aliándose con su mayor enemiga. “Eres un traidor que ha vendido hasta a su propia sangre”, olvídate de mí”, le espeta una tarde mientras toma un té en la calle.

Publicidad - Sigue leyendo debajo