Fernando Colunga, de ‘Pasión y poder’: “Es muy ‘padre’ trabajar con amigos”

Hacía dos décadas que el actor no interpretaba a un villano, los mismos que no coincidía con su querido Jorge Salinas.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Este artista con 25 años de profesión es uno de los más mimados por el público y sinónimo de éxito en todo el mundo. Poco dado a conceder entrevistas pero amable y cálido en las distancias cortas, el galán de Amor real, Soy tu dueña y Porque el amor manda, que debutó en las novelas como doble de Eduardo Yáñez, ha querido compartir con nosotros su gran momento profesional. Y es que en Pasión y poder muestra un lado casi desconocido para sus millones de seguidores: el de villano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Contento con hacer de malo?

Mucho, se podría decir que es mi debut porque hacía más de veinte años que no me daban ese papel. Estoy feliz por ofrecer algo diferente a los espectadores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Consideras un acierto haber dado este giro profesional?

Sí, porque además buscaba una historia atractiva y esta lo es. De todos modos, creo que hay que sentirse feliz desde el momento en que te llaman para trabajar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los espectadores mexicanos no recibieron muy bien la historia…

Eso es porque se trata de algo diferente a lo que están acostumbrados, pero ya se han dado cuenta de que es una telenovela más profunda y arriesgada de lo habitual y la han aceptado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué retos has encontrado a la hora de interpretar a Eladio?

Trato siempre de cuidarme porque lo considero casi una obligación para las personas que trabajamos delante de las cámaras. Pero tras hablar con el productor sobre las características de mi personaje, vimos que necesitaba un físico más rotundo y me he exigido más. Había que darle credibilidad desde el principio de la historia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El público a veces piensa que las maldades en las novelas resultan gratuitas. ¿Crees que las de tu personaje están justificadas?

Creo que la gente entiende el por qué de su comportamiento, los guionistas se han encargado de dar todos los detalles. Eladio tiene muchas capas y en ocasiones le domina una más que otra. Vive en un mundo complicado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

En esta producción actúas junto a Jorge Salinas por primera vez…

Somos compañeros desde que estudiábamos en la escuela de Televisa y en muchas ocasiones habíamos hablado de hacer algo juntos. Grabamos un vídeo hace 25 años donde éramos policías anónimos, hasta Pasión y poder solo habíamos coincidido en eso. Nos ofrecieron la novela por separado y los dos respondimos lo mismo: “Quiero trabajar con él”. Nos reímos cuando nos enteramos de la coincidencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Es bueno trabajar con amigos?

Es muy ‘padre’, más que en otros casos porque aquí multiplicamos las opciones para llegar a los límites de la interpretación, y eso solo se consigue con el nivel de respeto y cariño que nos tenemos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Has participado en más de veinte telenovelas. ¿Cómo han evolucionado desde que empezaste?

La esencia se mantiene, siguen siendo dramas aunque a veces se introduce una dosis importante de comedia. Donde sí se nota un cambio es en el apartado técnico y en la forma de contar las historias y de escribirlas. Las escenas ahora resultan más ágiles y los personajes han ganado en desarrollo y profundidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué debe tener la novela ideal para Fernando Colunga?

Debe ser rosa, actual, un espectáculo agradable para toda la familia y que, además, saque de la rutina. Y si incluye mensajes positivos, mejor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Terminaste el año con proyectos y lo has comenzado igual. ¿Te consideras afortunado?

No puedo quejarme, gracias a Dios no he parado. La película Ladrones, que protagonicé con mi otro gran amigo Eduardo Yáñez, se estrenó a finales de 2015 y ha tenido una excelente acogida. Estoy satisfecho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Pasión y poder