Los mutantes tienen que defender su especie en 'X-Men 2'

Domingo 26 de mayo, a las 15.45, en Cuatro - El espacio de cine de la tarde de Mediaset vuelve a reunirnos con los mutantes, esta vez en lucha por la supervivencia en un mundo que no les acepta.

Escena de 'X Men 2'
Productora

Si ya descubrimos la existencia de los mutantes y vimos como intentaban descubrir si era su destino era convivir con el resto de humanos o dominarles en X-Men, ahora tendremos la oportunidad de ver cómo se adaptan al mundo ahora que todos han asumido su presencia en el planeta.

Cuatro ofrece en su espacio Home Cinema la segunda entrega de la saga, X-Men 2, el domingo 26 de mayo (15.45). En esta entrega los mutantes quieren convencer a los seres humanos de que ellos también lo son, pero con alguna variación genética que les dota de características especiales, lo que los convierte en la minoría más perseguida del mundo.

Dadas las circunstancia, el profesor Xavier crea una institución que sirva de refugio a estos seres. En ella son preparados para aceptar y dominar sus poderes con el fin de luchar contra la intolerancia y la creciente histeria colectiva que amenaza su existencia. Pero el rechazo hacia los mutantes aumenta todavía más cuando uno de ellos lanza un devastador ataque, lo que da lugar a una pública repulsa contra ellos y al reforzamiento de la Mutant Registration Act, cuyo líder, William Stryker, se propone eliminarlos atacando la escuela de X-Men.

La autodefensa y supervivencia serán los únicos objetivos de los mutantes, que aspiran a convivir en paz con el resto de personas y quizá, incluso, su aceptación. Por ello, la Patrulla X, con Charles Xavier, Lobezno, Tormenta y sus aliados, tendrá que trabajar codo con codo con su mayor enemigo, Magneto, para, juntos, vencer al auténtico ejército que ha formado Stryker.

X-Men 2
EE.UU., 2003. Director: Bryan Singer.
Int.: Hugh Jackman, Patrick Stewart, Ian Mckellen, Brian Cox, Famke Janssen, Halle Berry, Alan Cumming, Anna Paquin, Shawn Ashmore, James Marsden, Aaron Stanford, Rebecca Romijn-Stamos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo