Sarah Jessica Parker estrena la tercera temporada de 'Divorce'

Lunes 1 de julio, en HBO - El icono de la comedia retoma su papel en la serie de HBO para mostrar la vida después de su ya consumado divorcio.

Sarah Jessica Parker en 'Divorce'
HBO

Frances y Robert son una pareja que vive con sus dos hijos a las afueras de la ciudad en una zona residencial. Tras la dramática fiesta de cumpleaños de su amiga Diane la pareja se replantea la situación de su matrimonio. Así empezó Divorce (2016), la serie que nos devolvió a Sarah Jessica Parker en la pequeña pantalla.


En este nuevo proyecto la actriz es la protagonista, Frances, que está acompañada de Thomas Haden Church como Robert, su marido. El planteamiento de la producción, de diez episodios en su primera temporada, es un matrimonio que está roto y Frances toma la decisión de oficializarlo, lo que inicia la trama. En medio de este proceso, la ex pareja debe intentar adaptarse, sobre todo en su faceta como padres, compatibilizar su nueva relación entre ellos y con sus hijos, y además potenciar una vida social en que empieza a resurgir. Junto a ellos podemos ver a otros actores como Molly Shannon (Will & Grace), Talia Balsam (Mad Men), Becki Newton, Sterling Jerins, Charlie Kilgore, Tracy Letts, James Lesure y Dominic Fumusa.

La ficción funcionó razonablemente bien, dado que Parker fue nominada a los Globos de Oro de ese año como Mejor actriz de televisión en comedia.

A partir del 1 de julio, en V.O., y del 2 de julio en V.O.D., disfrutaremos de la tercera temporada de Divorce, en que los hechos han evolucionado. Tras firmar el divorcio en la segunda tanda (ocho episodios), veremos a Robert, ahora con Jackie (Becki Newton) preparándose para casarse, viviendo juntos en aparente armonía. Mientras, Frances (Parker) se enfrenta a diferentes problemas por su parte: su nuevo novio Henry (James Lesure) no se lleva exactamente bien con su ex, mientras que su mejor amiga Diane (Molly Shannon) necesita quedarse con ella mientras que su esposo, Nick (Tracy Letts), pierde sus ahorros al ingresar en prisión. Los seis capítulos prometen más dosis de drama y humor crudo a partes iguales.


Reina de la comedia en televisión

Con el permiso de Jennifer Aniston, quizá Sarah Jessica Parker sea el mayor icono femenino de comedia en la pequeña pantalla. La que siempre fue su casa, HBO, contó con ella para ser la protagonista de Sexo en Nueva York y así apostar por la comedia entre sus mucho más numerosos dramas.

Si a finales de los 90 la serie supuso el desahogo necesario para la cadena, que por entonces triunfaba con Los Soprano, en los 2010 Sarah Jessica ha regresado con la misma intención, para compensar con un toque de humor las historias más oscuras de otras grandes apuestas como Chernobyl, El cuento de la criada, Juego de tronos o Big Little Lies, que tanto éxito han proporcionado a HBO.

Con Divorce recuperamos a la que fue una de las figuras más representativas de la ficción femenina, que reivindica a las mujeres en los personajes protagonistas y que tiene en cuenta las historias que quieren ver las mujeres. Ahora que los tiempos han cambiado y los perfiles de espectador se han difuminado, Sarah Jessica ha vuelto para abanderar, de nuevo, a una mujer independiente que busca su felicidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo