Marcos López, testigo directo en Brasil: “En Río de Janeiro todo el mundo es anti-Lula”

Su nombramiento por sorpresa le brinda la oportunidad de estar en el epicentro mundial de la actualidad política y deportiva: “Llegan muy justos a los Juegos Olímpicos, en los que temo un bajón de España”. Además, el periodista nos cuenta cómo es su día a día en el país carioca.

Marcos López se curtió en deportes, de donde saltó a presentar el Telediario; una tarea que dejó hace año y medio para encargarse de una serie de reportajes en Canal 24h y En Portada. Desde el pasado 6 de febrero, el periodista disfruta de la gran oportunidad de informar desde Río de Janeiro como nuevo corresponsal en Brasil, un país que no conocía y que es el epicentro de la actualidad mundial tanto a nivel deportivo como político.

¿Cómo surgió este cambio?
Cuando me llamaron no andaba muy lejos; estaba en el norte de Argentina, cubriendo el Rally Dakar. María Oña dejaba TVE y me ofrecieron ocupar su sitio.

¿Hablaste con María Oña?
Si, de hecho me vine aquí tres días desde Buenos Aires al acabar el Rally. María ha sido corresponsal muchos años y me dio muchos consejos: sobre todo que tenga paciencia, porque aquí todo va más lento que en España, incluida la gente. Todo es en plan ’easy going’, pero el país merece mucho la pena.

Debutas como corresponsal. ¿Lo más gratificante?
Siempre que viajas es gratificante, y más cuando vives y conoces de verdad el sitio. En Brasil ahora hay mucho lío político y son los Juegos dentro de poco, así que para un periodista es ideal.

¿Brasil es fútbol y religión?
Hay muchos canales de televisión evangélicos y los bares emiten partidos de la liga que sea, pero este país es mucho más.

¿Qué es lo que más te sorprende?
Lo grande que es todo: las distancias, la propia ciudad… Miras el mapa y parece que está al lado pero luego tardas dos horas. ¡Qué se preparen los olímpicos!

¿Como ves la organización de los Juegos?
Llegan justos en cuanto a obras, como la ampliación del metro, y aún no se percibe ambiente olímpico porque otros asuntos generan más atención: la crisis económica, la posible destitución de Dilma y la posible condena a Lula por el caso Petrobas.

El ex presidente está en foco.
En efecto. Ha decepcionado a los suyos y choca cómo la animadversión de sus adversarios roza el odio y la inquina. En Río casi todo el mundo es ‘antilulista’.

Hace años se hablaba de China y Brasil como grandes países emergentes.
La situación económica es malísima, con un 3,5% de crecimiento negativo, y previsión de seguir así un tiempo. Algunos hablan de década perdida.

¿Como afecta la recesión al ciudadano de a pie?
El transporte y los productos importados se han encarecido y lograr un crédito es complicado.

¿Es el fútbol la salvación de los chavales de las favelas?
La salvación es comer, ir al cole y tener educación. Adriano o Romario salieron de las favelas, pero por ejemplo Neymar tuvo una buena educación.

¿Hasta qué punto preocupa el virus del zika en la vida diaria y de cara a los JJOO? ¿Temen que dejen de ir deportistas por miedo a la enfermedad?
Hace un mes preocupaba algo, ahora casi nada. No creo que deje de venir nadie; una medalla es algo muy goloso.

¡Tras Pekín 2008 y Londres 2012 vas a vivir tus terceros JJ.OO!
Tenía ganas de volver a tocar el deporte, ámbito que solo me ha dado satisfacciones. Me siento en casa.

¿Cómo se presentan a nivel deportivo?
Para España, con miedo a dar un bajonazo. Tengo ganas de ver a Phelps en una final, y también a Bolt y los demás monstruos. Y habrá más pasión en las gradas que en anteriores ediciones de los JJOO.

¿Cómo es tu día a día?
En Madrid son cuatro horas más, así que a las seis de la mañana estoy en pie por si me piden algo para el Telediario; si no, intentamos grabar algún reportaje atemporal. Somos un cámara, una productora y yo.

¿Cómo te manejas con el idioma ?
Cada vez mejor. Lo entiendo bastante bien y pronto me apuntaré a clases.

¿Lo más problemático?
El tráfico. En Río es una pesadilla.

¿Y en cuanto a seguridad?
No demasiadas, pero llevo poco tiempo. Cuando vayamos a rodar a barrios conflictivos iremos con cuidado, pero no más que en otras partes del mundo, supongo.

¿Tienes relación con otros colegas?
Estoy en ello. Por ahora con Mar Marín, de la agencia EFE, y María Martín, de El País.

¿Cómo ves desde allí la incertidumbre política de España?
Con ganas de que haya gobierno ya.

¿Qué echas de menos?
Quedar con los colegas para ver el fútbol, correr en el Retiro y, sobre todo, a mis hijos. Se han quedado con su madre en Madrid. Yo he venido con mi pareja.

¿Qué haces en tu ocio?
Todo el deporte que puedo. Practico kárate en un gimnasio militar al lado del Pao de Açucar (el monte Pan de Azúcar) y pesas cerca de la oficina.

¿Verás competiciones de kárate?
Desgraciadamente en estos Juegos todavía no habrá esa disciplina; sí en Tokyo 2020, por fin.

El segundo deporte de allí es el surf. ¿Has tenido oportunidad de practicarlo?
No, nunca me ha llamado la atención.

¿Cuando empezaste te veías de corresponsal?
Sí, sobre todo en esta corresponsalía, igual en otra no.

¿Asignatura pendiente que te gustaría abordar más adelante?
Acabo de empezar una etapa profesional muy bonita, y no pienso demasiado en el futuro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV