'GH VIP 6': Sandra Barneda y Jorge Javier Vázquez se confiesan

Con su estilo directo y desenfadado, 
los presentadores Sandra Barneda y Jorge Javier Vázquez conquistan cada semana a casi tres millones de fieles.

Forman un tándem perfecto para los programas de telerrealidad, según los audímetros. Sandra Barneda y Jorge Javier Vázquez están enganchados a los realities y Telecinco ha vuelto a encomendarles una de sus estrellas, GH VIP, cuya sexta edición arrancó la semana pasada con unos aplastantes datos: casi tres millones siguieron la gala del jueves, un 24,9 por ciento de cuota de pantalla; mientras que casi dos millones y medio vieron la del domingo, un 18,3 por ciento de share.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pese a las cifras del estreno y de los últimos Supervivientes, ambos se muestran cautelosos y afrontan este nuevo reto con mucha ilusión. “Tengo unas ganas tremendas de que empiece ya”, decía Barneda días antes del arranque del debate. “El casting es brutal”, sentencia Vázquez: “Todos los que deberían estar, están. No queda nadie normal fuera de la casa”. Y añade entre risas: “Yo no lo soy; a mí no me gusta la gente normal”.

Para Jorge esta es su primera vez al frente de GH VIP, la tercera para Sandra en la versión dominical. Aunque la audiencia no respaldó la entrega 18 de Gran Hermano y el presentador reconoció a su término que algo tuvo que ver, no teme este nuevo reto. “Esa época fue muy complicada para todos en televisión. Un día que hacíamos una gala metieron a ocho personas en la cárcel… El país no estaba para ‘grandes hermanos’”, dice.

Sin temor al fracaso
“¿Miedo? El trabajo no me da miedo. Yo sé lo que puedo hacer, salgo a trabajar haciéndolo lo mejor posible. No me lo pensé cuando me lo ofrecieron; no hay trabajo al que decir que no. Tampoco sabes cuánto va a durar esto… He dejado Got Talent porque era muy complicado. Se graba en Barcelona, dos días a la semana…”. Este año Jorge seguirá presentando además Sálvame alguna tarde, y los sábados el Deluxe.

“Los domingos hasta julio del año que viene estoy con la gira de Grandes éxitos”, musical que estrenó en Madrid con Marta Ribera y con el que ya está recorriendo el país: “Volveremos a Barcelona y a Valencia, donde estuvimos este verano. No dejo nada”, reitera. Sandra también continúa con su trabajo de escritora. La pasada primavera publicó Las hijas del agua, tercera novela de una tetralogía sobre los cuatro elementos de la Naturaleza, formada hasta ahora por Reír al viento y La tierra de las mujeres. “Estoy planteándome mi nueva novela; de la tetralogía me falta el fuego. Ahora mismo tengo dos historias, pero no sé por cuál decidirme. De momento estoy empezando, y a ver cuál me llama más. Puede ser el cuarto libro o una continuación de alguna otra historia”, avanza misteriosa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Este verano, además de “escribir y descansar en la playa”, Barneda revolucionó Instagram al publicar unas fotos desnuda: “Forman parte de una campaña que me pidió Women’s Health y lo hice porque hay que quitarse máscaras, como decía en mi anterior novela. El cuerpo de la mujer está muy sexualizado. Necesitaba mostrarme desnuda, tal y como soy para bien y para mal”.

Insegura y sensible
Con su físico espectacular, su altura de 1,78 y una seductora voz grave, la moderadora de 42 años asegura que es una mujer insegura y muy crítica consigo misma. “Soy súper indecisa, una cagadudas, nunca veo nada terminado y siempre pienso que lo podía haber hecho mejor. Soy una persona muy sensible y cualquier cosa me duele por dentro”, reconoce.

Para añadir que ahora está en plena transformación: “Estoy en ello y me está funcionando. Cumplir 40 años me sentó fatal, me entró la paranoia… ‘Se me ha pasado la vida’, pensé. Hasta que decidí que la segunda parte del partido de mi vida fuera más en el disfrute que en el sufrir y en la exigencia”.

Poco amiga de las adulaciones –“es tiempo perdido”–, siempre pide a sus compañeros que le adviertan si tiene un día malo. Aunque para eso sabe de quién fiarse: “Mi madre es mi mayor teacher en ese sentido. Es quien me dice si me ha visto bien o nerviosa”.

Los cambios también han llegado a su espacio dominical. Como se vio en el estreno, con la entrada de Míriam Saavedra –ex de Carlos Lozano y enemiga declarada de Mónica Hoyos–, este año “no se va a limitar al mero debate, no solo se van a comentar los contenidos”.

En lo personal también hay diferencias entre esta pareja. Mientras ella sigue feliz en su relación con la colaboradora Nagore Robles, él sigue soltero. “Pensé que el verano se me iba a dar mejor. Ha sido bastante más tranquilo de lo que esperaba. La culpa es mía por irme a unas islas recónditas [jajaja]. El año que viene voy a buscar un sitio más divertido, en el que no haya españoles, para poder desparramar sin temor a ser observado”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV