Samanta Villar: "Mi marido está curado de espanto conmigo..."

Entrevistamos a Samanta Villar, que está de vuelta en Cuatro con 'La vida con Samanta'. Historias curiosas tiernas y hasta bizarras, que la periodista disfruta como el primer día.

Samanta Villar
Mª Jose Rasero HEARST

Samanta Villar fue una de las invitadas a la gala de los Premios Gaudí que se celebró en el Palacio de Congresos de Barcelona. La actriz, que acaba de estrenar La vida con Samanta, lució un vestido de novia de la diseñadora Inmaculada García. La presentadora habló sobre el por qué no llegó a presentar las tardes de Cuatro, y reflexionó sobre sus buenos datos de audiencia en el arranque de temporada a pesar de que compite con La Voz. En las próximas entregas habrá una dedicada a la paternidad.

De su pareja Raúl dice que es "un santo varón" y asegura llevar la maternidad de forma más llevadera con sus hijos ya más mayores, los mellizos Damià y Violeta, que en marzo cumplirán 3 años, y cuando le dicen “mama, t’estimo”, la llenan de felicidad.

Pareces una novia...
Es que es un vestido de novia. Llegué a Inmaculada García y le dije me pirran tus vestidos, "¿me puedo vestir de novia?" Y me dijo, "claro".

¿Por qué no te vuelves a casar?
Tendría que hacer un programa de bodas; bueno, algo parecido porque ya se ha hecho... Mi desgracia es esa, que no sería novedoso...

Tu boda fue muy divertida.
Mi boda fue una fiesta, no una boda. Decidí que no me iba a estresar por nada, no hice prueba de menú ni busqué restaurante; cogí un toro mecánico, había una piscina, la gente se bañó…

¿Contenta con el estreno de La vida con Samanta?
Muy contenta, no podíamos imaginar un arranque mejor, ha ido bien de audiencias, de críticas, hacía mucho que no estábamos en emisión, el programa es complejo y se requieren muchos meses para terminarlo y no sabes cómo será el regreso. La novedad que hemos aportado ha gustado, estamos súper contentos.

Te citaste con una persona para conocerla y ver si había química...
Mi marido es que es un santo varón. El pobre está curado de espanto.

Samanta Villar
Mª Jose Rasero HEARST

¿Cuesta encontrar cosas que sorprendan?
Sí y no, siempre piensas que se puede seguir encontrando historias, al final siempre puedes, la realidad es inabarcable, es cambiante. Además, cuando ya has explicado muchas cosas, siempre se generan cosas nuevas.

¿Tienes límite?
Sí, mi límite es que no se perjudique a la gente. Yo siempre voy sin juzgar, como un folio en blanco, soy muy respetuosa y no me gusta abordar los temas desde el prejuicio, me gusta abordarlos desde la curiosidad, la empatía y el respeto, excepto en aquellas ocasiones que son temas que sé que están dañando a alguien.

¿Te ha llegado a dañar a ti?
No, nunca. Nosotros no le damos mucha importancia.

Pero tienes experiencias que a lo mejor te cambian a ti por dentro.
Es que la convivencia cambia hagas el trabajo que hagas. Las personas cambiamos con los años y las relaciones siempre están vivas, pero esto no tiene nada que ver con el trabajo. A mí este trabajo lo que me aporta es un aprendizaje sobre el ser humano, todo el tiempo y eso es un tesoro que me llevo.

¿Te volverías a casar con tu pareja?
Yo me volvería a casar porque me gusta una boda y en este último programa decía: "Yo que estoy casada, no me puedo casar otra vez, pero sí puedo hacer una sologamia...".

Estuviste con Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana. ¿Veías que era una pareja interesada?
Cuando se separaron me dio mucha pena por Arantxa, creo que ella sí que estaba súper enamorada de Pep y creo que es una chica que ha pasado por mucho en sus relaciones personales y familiares. Sumarle un divorcio, es duro y me dio mucha pena por ella.

¿Qué piensas de Pep?
No tengo una opinión clara al respecto, no sé.

¿Había amor en la pareja?
Me pareció una pareja normal y corriente, se trataban con cariño y con respeto, los pocos días que rodé con ellos. No sabría decirte más.

¿Te atreverías con el cine?
Soy muy respetuosa con el trabajo de actriz porque es dificilísimo, realmente me parece que es una de las profesiones más complicadas, en mis programas lo que hago es devverdad, trabajamos con la verdad, pero generar verdad de la nada es muy difícil. A mí no me sale, me sale sobreactuado, necesito que las cosas sean verdad. Tengo una admiración total por la profesión, es un trabajo de los más complicados.

¿Volverías a hacer otro programa para ver cómo es ser madre?
Lo que vamos a hacer es un programa sobre la paternidad, siempre hablamos de los niños relacionándolos con las mujeres y de repente dijimos, vamos a hablar del papel de los padres, ahí lo tenemos.

¿Cómo lo llevas con los niños?
Yo estoy ahora encantada, están creciendo, y ahora es más llevadero. La verdad es que es muy bonito que te digan ‘mama t’estimo’

Se te pasan todos los males,
Bueno, los males ahí están también.

¿Os daba miedo competir con La Voz?
En parte sí, pero en parte no, porque es una oferta tan diferenciada que creo que esto nos favorecía, el que no quiera un talent, tiene algo aparte. Todas las noches son complicadas, no hay una noche fácil, así que no estaba excesivamente preocupada.

Te ofrecieron hacer las tardes de Cuatro, ¿qué pasó?
No era el momento, empezaba a comenzar una andadura con una productora y no me pareció el momento de hacer un giro tan bestia, es un proyecto precioso y no descarto algún día hacer algo así.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV