Mercedes Milá regresa con la segunda temporada de 'Scott y Milá'

En esta nueva entrega, la popular periodista viajará incluso hasta Nueva York en busca de respuestas.

Mercedes Milá estrena la segunda temporada de 'Scott y Milá'

Mercedes Milá, que se declara feminista, quiere conocer más de cerca con qué desafíos se encuentran las mujeres en su lucha por la igualdad y abordar el tema de la violencia de género desde la mirada y la voz de las `Mujeres´, que es precisamente el título del episodio que se estrena mañana en #0 de Movistar+ (dial 7) a las 22:00H.

En su investigación, Mercedes viaja a Nueva Jersey, EEUU, donde entrevista a la española Marta López, profesora de feminismo transnacional en la Universidad de Montclair, que le proporciona datos escalofriantes sobre tráfico de mujeres.

Con Scott, asiste a un taller de autodefensa no mixto, visita la Fundación Ana Bella de mujeres supervivientes de la Violencia de Género y se reúne con la pintora Lita Cabellut, una de las más importantes artistas contemporáneas internacionales.

¿Estás contenta con la renovación?

Cuando encuentras un programa como este, y a un equipo así, te puedes tirar a la piscina todas las veces que haga falta, y en este espacio lo hago todo que haga falta, haya agua o no.

¿Cómo ha sido grabar esta segunda temporada?

Brutal. Hemos viajado y hemos sacado lo mejor de cada uno de ellos. Y he aprendido mucho de María Ruiz, que me decía, tú disfruta del hoy, del entretanto, y eso que hace que también hagas disfrutar a los demás.

Mercedes Mila

¿Y te ha costado?

Pues mucho, porque yo soy bastante impaciente, tengo ese grandísimo defecto. Y este programa tiene un trabajo de edición y de grabación enorme, pero yo he sido feliz haciéndolo.

¿Qué destacarías del rodaje?

Hemos viajado mucho y hemos trabajado siempre con la emoción. He hecho lo que a mí me pedía el corazón. Quiero agradecer a todo el equipo que me haya permitido hacerlo. Además, David Moncasi, el director, es un hombre que siempre está de buen humor, nunca pierde la sonrisa y se ha portado muy bien con Scott. Ya estamos grabando los siguientes episodios de la renovación.

¿Algún momento en especial?

Yo recuerdo de la anterior temporada el abrazo que le di a la mujer enferma en el hospital de Málaga, incluso me lo han recordado a veces por la calle y me lo han agradecido. En el episodio de amor, hay una historia impresionante, en el que llegué a quedarme sin habla, y cuando estuve en el campo de refugiados y conocí a Constantino. Y allí también comprobé que la lucha feminista sigue siendo urgente, porque había un container en el que estaba una familia, y hablando con la mujer, me dijo que el marido dormía en la cama, y ella y sus hijos en el suelo. Decía que él tenía que estar en un lugar mejor que el mío y siempre a su disposición. La costumbre dichosa de que el hombre siempre pasa por encima de la mujer sigue siendo una realidad. Este programa me ha dado momentos mágicos.

¿Cómo va tu Instagram, Lametazo?

Muy bien. Estoy encantanda, sobre todo por todas las cosas que nos pide la gente y los comentarios que nos hacen. Es puro amor. Tengo mucho lovers. Estoy agradecida a Movistar de que me haya dado esta oportunidad. Marina Enric, mi sobrina, es quien me lo lleva. La unión de las redes y del programa me ha dado la oportunidad de aprender. Es un poco estresante, pero todo hay que saber manejarlo. Este programa se lo merece todo porque ayudamos a mucha gente. Los grandes gurús de la felicidad dicen que el secreto de conseguirla está en ayudar a los demás. Propuse en Telecinco hacer un programa social, y Vasile me dijo: “¡Tonterías!”.

Estás encantada con Scott.

Sí, decirle a un perro, mirándole a los ojos, que le quieres, es sanísimo.

¿Qué has aprendido con este programa?

Que la paciencia es la madre de la ciencia. Yo soy muy impaciente, y a mí me hacía mucha falta. Y con la constancia te comes el mundo, pero yo no tengo nada de eso.

Uno de los capítulos habla de la depresión. ¿En qué momento estás tú?

Por eso no quería que el capítulo se llamara así porque es más interesante hablar de lo que ocurre en el cerebro, y es algo que no se sabe. Los estudios se están aproximando a dar una explicación sobre la depresión, pero aún no se sabe. La neurobiología en América es algo que está proliferando. Yo estoy muy bien, porque una vez que te equilibran con pastillas, me han dicho que mi cerebro está a la perfección, pero no así mi intestino, que aún tiene que recuperarse. Hay que tomar cosas para el cerebro, como aprender una lengua que no te sea fácil, o algo que te cueste aprender, en mi caso el encaje de bolillos, pero me ha sido imposible, sin embargo, el ganchillo se me da genial.

¿Y cómo ha reaccionado Scott?

Pues cuando yo estaba mal, se quedaba al lado de mi cama, quietecito, y no reaccionaba. En ese momento se me saltaban las lágrimas, pero como he llorado tanto por este proceso, luego se te acaban las lágrimas. A duras penas lloré cuando se murió mi madre, a la que abracé mucho en sus momentos finales. Ha sido muy bonita la respuesta de las personas que han pasado por lo que yo estaba pasando.

50 ) { obj.snippet.title = obj.snippet.title.substring( 0, 50 ) + "..."; } %>

¿Cómo viviste esa época tan mala?

Yo fui a Barcelona a cobijarme, y estuve tres años viviendo con mi madre enferma.

¿Echas de menos la tensión del directo?

Ahora no. Un plató para mí es como mi cuarto, y me encanta tener comunicación directa con el público en el plató. Son el báremo del publico de casa. Hay que respetar los tiempos y disfrutar con lo que pasa, esa es la televisión en directo.

¿GH se parece en algo al que tú hacías?

Bueno, a mí me gustaba el formato antiguo, ahora es otro espectáculo, y tb la casa les puede. Esa es la magia de Guadalix, pero cuando yo corto algo, corto. Y no entendí que no se fijaran en mí, que yo no podía seguir porque estaba mal. Y lo hice solo por el equipo. Pedí un programa social y, gracias a Dios, no aceptaron.

¿Y sigues GH VIP?

Lo veo en Ipad, porque me ha dicho mi psiquiatra que a partir de las 10 de la noche no puedo estar conectada a ninguna pantalla. Ahora está todo de color amarillo, algo que yo odio. Jorge Javier está espléndido y como en su casa. Lo que sí he seguido mucho ha sido Supervivientes.

¿Y cómo llevas la fama?

Pues si en 46 de fama no la hubiera aprendido a llevar, estaría mal. La fama te da muchas cosas bonitas y buenas, te reciben, te escuchan, es prevaricación pura…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV