'Pesadilla en la cocina': Chicote explota con la mierda de 'El rincón de Montse'

El chef visitó 'El rincón de Montse', uno de los restaurantes más descuidados de la historia de 'Pesadilla en la cocina'. Chicote se vio obligado a mandar a un equipo de limpieza para que se cumplieran unos mínimos de higiene.

Chicote se enfrenta a a mierda de El rincon de Montse

Alberto Chicote visitó en el programa de ayer 'El Rincón de Montse', un restaurante ubicado en las afueras de Madrid que intenta reflotar en su programa 'Pesadilla en la Cocina'. Y resultó ser unos de los restaurantes más sucios que el cocinero se haya encontrado nunca. Tanto, que tuvo que mandar a un equipo de limpieza.

Alberto Chicote se llevó las manos a la cabeza cuando vio la cocina: "Aquí no se puede dar de comer a nadie con las mínimas garantías de salud", opinó el chef en el local situado en Daganzo (Madrid).

El presentador ya se temió lo pero al ver la fachada: "No he visto un local tan dejado ni tan desarrapado en mi vida", valoró. Pero lo peor se produjo cuando visitó la cocina, donde la suciedad se adueñaba de cada rincón: la vajilla estaba mal fregada, el aceite de la freidora se mantenía desde hacía dos semanas y la suciedad de las paredes transportó al madrileño a "Altamira".

En el primer servicio de 'El Rincón de Montse' con Alberto Chicote de testigo, a Miguel, su propietario se le olvida comprar aceite. Por ello, llevan meses utilizando el mismo. Como consecuencia, los comensales devuelven los calamares y las bravas.

"Aquí hay unos pimientos, un postre de Dios sabe qué, unas lonchas guarras de jamón, paredes que no se han fregado en la puta vida, patatas metidas agua espumosa que no es jabón…". Y, a continuación, exclamó: "¡Vaya porquería de lugar! Aquí no se puede dar de comer a nadie con las mínimas garantías de salud".

Un equipo de limpieza

"Tienes la cocina más cerda del mundo en tu propia casa", le recriminó a Miguel, quien le echó la culpa a las cocineras, lo que no convenció a Chicote: "Si tiro todo lo que está lleno de mierda te quedas sin local". Este mandó a un equipo de limpieza para que el restaurante cumpliera unos mínimos de higiene.

Chicote se fue con mal sabor de boca del restaurante, que pasó a llamarse La cuchara de Daganzo después de que su equipo reformara el local. La mala organización se mantuvo hasta el final y la antigua gerente le dio un ultimátum al matrimonio: si la situación no mejoraba, estos tendrían que devolverle las llaves.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV