Carlota Corredera, tras la fría recepción de los coaches de ‘Cámbiame’: “Ahora ya me siento integrada”

Reconoce que, aunque la acogida no fue la que esperaba, cada vez se siente más cómoda. Sobre la versión VIP del programa, tiene claro a qué compañero de ‘Sálvame’ mandaría: “Kiko Hernández”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Su fichaje por Cámbiame fue una sorpresa y no solo para ella. A Natalia Ferviú, Pelayo Díaz y Cristina Rodríguez les costó despedirse de Marta Torné, pero Carlota Corredera ha sabido encontrar su hueco en el programa y se siente cada vez más cómoda. Hablamos con ella sobre su nueva etapa.

¿Qué balance haces de tus primeros programas?
Me siento mucho más cómoda, me voy soltando. Era un  formato que seguía como espectadora y siento una gran responsabilidad. Me parece un programa mágico.

Se habló mucho de la frialdad de los coaches al recibirte…
El primer día de grabación fue difícil para todos. Los coaches echaban de menos a Marta y es lógico, son muy amigos. Así que sí, tuve un aterrizaje complicado pero fueron solo los primeros minutos. Enseguida empezamos a trabajar y cada uno se puso en su sitio. Ahora ya me siento muy integrada. Y si alguien que lo duda les invito a que vengan a vivirlo con nosotros al plató.

Tienes un estilo muy diferente al de Marta.
Absolutamente. Nunca se me ocurriría imitarla, es inimitable. Además, la valoro mucho profesionalmente, la conozco desde que tenía 26 años y la dirigí en 2004, cuando llegó a Madrid con Jordi González a TNT. Yo estoy intentando hacer mi Cámbiame. Podrá gustar o no, pero soy tal y como aparezco en panatalla. De hecho, ya se ha demostrado en Sálvame que tanto yo como mis compañeros no hacemos ningún papel.

¿Esperabas que la cadena te ofreciera el programa?
Me quedé en shock, me pilló desprevenida porque era lo último que me podía imaginar. Dije: ‘¿Y Marta?’ Y me explicaron que iba a apostar por su carrera de actriz y que la cadena tenía proyectos para ella. No pude decir que no.

En el último año has experimentado un gran cambio físico. ¿Cómo valoras la experiencia?
Yo tuve y sigo teniendo un problema con el peso, tengo que seguir luchando toda la vida. Pero todo el mundo tiene complejos, lo principal es pedir ayuda y creer en ti. Hay que saber asumirse porque asumirse es quererse. Eso sí, las personas que quieran cambiar tienen que luchar por ello. Todos podemos, la fuerza está en uno mismo.

Sálvame, Las Campos, Cámbiame… ¿Hay algún proyecto al que dirías que no?
Tengo una norma: ser profesional y hacer lo que me toque intentando ser la mejor. Me gusta tanto la televisión que me cuesta pensar en un formato que no haría nunca, pero puede que exista.

¿Echas de menos el anonimato?
Sí, aunque creo que me he adaptado bien. Llevo mucho tiempo trabajando con gente famosa, como Jorge Javier Vázquez, y sé lo que supone. Pero también es verdad que jamás esperé el boom mediático que estoy viviendo. Una cosa es que te conozcan y otra este maremoto.

Tu cambio no solo ha sido físico, también has renovado tu look…
Sí, ahora es mucho más atrevido. Estoy bien porque me ha llegado en un momento en que me siento muy a gusto conmigo misma. He cambiado de estilista, ahora me lleva Antonio Núñez y me gusta mucho cómo estamos jugando.

Ahora que están tan de moda los realities… ¿Te atreverías con el tuyo propio?
Mi vida gira en torno a mi hija y nunca la sacaría en televisión. Tengo una vida muy sencilla que creo que no interesaría a nadie.

¿Te seguiremos viendo en Sálvame?
Sí. Aunque se incorpore Jorge, seguiré haciéndome cargo de la edición de los viernes.

¿Hay mal rollo realmente entre los colaboradores y Paz Padilla?
Se están generando muchas leyendas. Todos tenemos días buenos y malos, filias y fobias. Somos muy transparentes, no ocultamos con quién nos llevamos bien y con quién no, pero eso no significa que no podamos trabajar juntos. Llevamos muchos años compartiendo cuatro horas diarias de directo, si no pudiéramos soportarnos, se notaría.

¿Qué compañero de Sálvame crees que necesita un Cámbiame VIP?
Me encantaría mandar a Kiko Hernández, que es mi debilidad, para que Pelayo lo dejara para un desfile de Dolce & Gabbana. Y a Natalia Ferviú le encantaría cambiar a Chelo García Cortés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV