Anne Igartiburu celebra el 20 aniversario de ‘Corazón’: “Es justo que nos colguemos la medalla”

La presentadora conduce el directo desde su comienzo y vive como el primer día un espacio que en dos década sde emisión se ha ganado el respeto de la audiencia y los famosos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Todo empezó el 7 de julio de 1997, en el estudio número 7 de Prado del Rey, ¡y ella tenía 27 años! Anne Igartiburu parece tocada por un número que según la filosofía china favorece las relaciones; la suya con TVE es de fidelidad absoluta. “Es como ese novio con el que estás tan a gusto que nadie se acerca”, dice la presentadora, que celebra los 20 años de Corazón. 


¿Cuál es la clave del éxito?
No existe una fórmula mágica, pero hemos mantenido la misma línea editorial y el espectador sabe qué se va a encontrar cada día en el programa.

¿Recuerdas la primera emisión hace ya dos décadas?
Desde entonces ha llovido mucho… Hemos aprendido juntos y crecido profesionalmente. Fue un día importante, pero sobre todo estamos contentos de haber llegado hasta aquí con el apoyo incondicional del público y, cómo no, de los famosos que participan.


¿Has visto aquel primer vídeo?
No, no me veo nunca. Yo estaba haciendo un espacio cultural en La 2, no tenía ni idea de crónica social y me llamaron para hacer esto, que era lo que más me gustaba, un programa en directo.

Y ya van 6.000 ediciones. ¿No te cansas de presentarlo?
Es cierto que son muchas, pero también cada día es distinto y ser la responsable de dar la cara por todo un equipo que entrega lo mejor es una satisfacción. No me canso. Además, a veces tengo la oportunidad de cambiar de registro con galas o las Campanadas. Y yo siempre digo que sí.


¿Un momento para no olvidar?
Ha habido noticias en tiempo real que nos han llenado de energía y vitalidad, como las nominaciones de los Oscar o las bodas reales. Pero yo siempre me quedo con el espacio de hoy o el que haré mañana, que es el que vale.

¿Y algún personaje?
Todos son importantes, y algunos, como Antonio Banderas o Manuel Díaz, nos hacen las cosas fáciles por su cercanía a la hora de hablar de su vida pública y privada. A mí me ha apasionado Angelina Jolie, o Isabel Preysler, que confía en nosotros y es buena amiga. Pero hoy en día cualquier personaje que tenga algo que contar nos parece atractivo.


¿Cuánto ha cambiado el mundo del corazón? ¿Echas algo de menos?
No, no añoro nada. Los famosos han aprendido a contar su vida a través de las redes y otros medios, y nosotros nos hemos adaptado a esta nueva forma de comunicación. Y hoy alguien desconocido puede ser un tema a tratar.

¿Cambiarías algo?
Suelen decir que “cuando algo funciona bien, es mejor no tocarlo”. Pues eso es lo que pienso. Me parece importante seguir así, al fin y al cabo somos líderes.


¿Te sientes reconocida?
Sí, y el mejor reflejo está en la calle, en las cifras de audiencia y cuando te comienzan a dar premios por la labor profesional, como los Ondas, la Antena de Oro y tantos otros.

¿Cuál es el siguiente reto?
Soy muy de directos, de programas que hablen de personas y emociones. No sé qué pasará mañana, pero ahora estoy en el magazine más visto de la cadena, y por estos años es justo que nos colguemos una medalla.


¿Eres nostálgica?
Sinceramente creo que no es bueno serlo. Uno puede caer en la tristeza. Y el futuro crea ansiedades. Por eso, solo pienso en el presente, es lo que me llena.

¿Dónde está el límite para que tu 
vida pública no afecte a la privada?
Es una delgada línea. Yo intento defender y proteger a los menores. La clave está en simplificar y relativizar para que no me afecte.


En otoño regresa OT a TVE. ¿Te gustaría presentarlo?
Volverá a ser un gran formato, y es una oportunidad preciosa para cualquier presentador, pero no sé lo que me traerá el futuro…


¿Dónde te ves dentro de 20 años?
¡Huy! Ni idea, la verdad. Pero sí sé que seguiré poniendo ilusión en todo lo que hago.

Cuando Anne llegó a Telecinco para conducir Una pareja feliz (1994), ya había debutado delante de las cámaras en la cadena local de Arrasate y en ETB. Tras pasar por las autonómicas, Corazón se cruzó 
en su vida mientras presentaba 
El imperdible, cultural de La 2: “No recuerdo quién lo decidió pero fue 
un paso importante en mi carrera”. Ha combinado su trabajo diario con Maridos y mujeres, donde compartió protagonismo con Alonso Caparrós; cuatro ediciones del concurso ¡Mira quién baila!, galas y especiales Eurovisión y, desde hace 12 años, las Campanadas; cuatro veces con Ramón García y la última, con Jordi Cruz y Pepe Rodríquez, jurado de Masterchef.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV