‘Yo fui un asesino’: DMAX reconstruye el crimen de la catana

Han pasado 17 años desde que, con un sable japonés, José Rabadán estremeciera a la sociedad española tras matar a sus padres y a su hermana. En libertad desde 2006, cuenta lo que pasó y asegura estar rehabilitado.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ahora es bróker, está casado y tiene una hija, pero José Rabadán, conocido como el asesino de la catana, a los 16 años mató a sus padres y su hermana. Fue en 2000 en Murcia y pasó seis en un centro de menores y dos en libertad vigilada. Él asegura que está rehabilitado, pero… ¿por qué lo hizo?

DMAX responde a esta pregunta en Yo fui un asesino, un documental de Cuarzo Producciones en el que muestra su rostro y habla del horrible crimen. La primera entrega, el miércoles 29, traza una radiografía de su adolescencia, marcada por su afición a las artes marciales, las armas blancas, los videojuegos y el satanismo: “Abrí una puerta que no debía…”.

Dice no recordar lo que pasó: “Aquella noche llegué a la cama de mi padre, levanté el brazo y la espada bajó sola. No fui yo, fue mi cuerpo”.

Los psiquiatras lo definieron como “narcisista y sádico”, pero el juez aceptó el informe de la defensa, que alegaba psicosis epiléptica idiopática, para la que ya no se medica.

La segunda entrega, el jueves 30, incluye una charla con el psicólogo Javier Urra, defensor del Menor de 1996 a 2001, y muestra su vida en la comunidad evangélica que lo acogió: “Me he cuestionado si soy un monstruo, pero ahora tengo fe. Puedo ser un psicópata que intenta ayudar al prójimo”.

Un caso mediático

Tras el parricidio, Rabadán estuvo dos días desaparecido hasta que 
fue detenido en la estación de autobuses de Alicante. Los medios se volcaron con el crimen tratando 
de encontrar una explicación.
Durante sus meses en prisión 
recibía cartas de admiradores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV